Ricardo Comín, director de ventas para Iberia y Latam de Vontobel, repasa la actualidad económica y bursátil de Estados Unidos. 
 
¿Cree que la corrección está a la vuelta de la esquina en Estados Unidos?
“En el corto plazo, cualquier cosa puede pasar. En Estados Unidos hay crecimiento, se está incrementando el nivel de los salarios gracias a la segunda fase de la recuperación americana y las estimaciones de consumo no las teníamos desde el año 2008. Todo esto nos dice que el mercado americano puede seguir creciendo.

Otra cosa son las ayudas, llámese un petróleo barato, un dólar bajo… y ahora puede ser que en Europa, con un petróleo más barato, un QE y un euro más barato puede hacer que el dinero empiece a moverse”.

Los últimos datos de empleo en USA fueron muy positivos. ¿Considera que esto podría repercutir inminentemente en una subida de tipos?
“Seguimos convencidos en que se producirá en la segunda parte del año y de manera muy progresiva. Los americanos saben perfectamente que enfriar muy rápidamente el crecimiento puede ser muy peligroso. Sobre todo mirarán la inflación en los salarios”.

El Nasdaq ha vuelto a sobrepasar sus máximos históricos en los 5.000 puntos. ¿Hablaría de burbuja?
“No. La anterior burbuja se produjo porque la gente no sabía cómo valorar la burbuja de las puntocom. Todo el sector de tecnología en USA está mucho más consolidado”.

Apple acaba de presentar su reloj tecnológico, iWatch. ¿Siguen con ella en cartera?
“La volvimos a incorporar en cartera porque nos interesa mucho la división de medios de pago, el conocido como Apple Pay.

Puede ganar mucho dinero porque es muchísima población la que tiene sus aparatos y esto generará mucho dinero de entrada, no márgenes brutales, pero nos hace mantenerla en cartera”.

Estados Unidos está mirando la implantanción del QE en Europa. ¿De qué manera puede afectar?
“Ya está afectando porque está cayendo la divisa euro. A los principales donde exporta no está afectando, sin embargo, pero a USA le ha surgido un competidor.

El segundo aspecto es que al haber una entrada de dinero masiva en Europa puede repercutir en compra de deuda americana al estrecharse los diferenciales de deuda europeos”.

¿Cree que el euro seguirá cayendo frente al dólar? ¿Afectará a las compañías de Wall Street?
“Las empresas plenamente exportadoras pueden llegar a sufrir porque tienen que exportar más caro.

Y, lo segundo es que con un dólar más fuerte los americanos pueden importar más con lo que empresas americanas pueden beneficiarse de una divisa más fuerte”.

¿Caerá aún más el barril de petróleo?
“Un escenario normal, algo que no siempre se produce, estaría entre 50 y 70 dólares el barril”.