La semana pasada: De nuevo las bolsas se comportaron de manera negativa. A finales de semana se publicó un informe de paro en EE.UU. excepcionalmente malo que fue la gota que colmó el vaso. La Fed volvió a inyectar liquidez en el interbancario puesto que los bancos volvieron a mostrarse reticentes a la hora de prestarse dinero los unos a los otros. · Tasa de paro: Sin lugar a dudas, el dato más relevante de la semana pasada fue la publicación del paro americano de agosto, que se situó en niveles alarmantes. Aunque la tasa se mantuviera en el 4,6%, es la primera vez en cuatro años que se destruyen puestos de trabajo en términos netos. Pero las principales caídas fueron las del sector manufacturero, sobre todo en la industria de la construcción, poniéndose de manifiesto una vez más la crisis en el mercado inmobiliario. La semana que entra: La volatilidad seguirá siendo protagonista La siguiente semana nos encontramos ante una situación igualmente complicada, en el que la volatilidad continuará caracterizando los mercados. Sin embargo, en el caso de que el temporal no haya sido más que una crisis de confianza, las medidas tomadas por los bancos centrales podrían ser suficientes, al menos en Europa. En EE.UU. el consenso baraja más de un 70% de probabilidad de que la FED baje tipos de interés el próximo 18 de septiembre. La duda está en si lo hará en 25 o en 50 pb. Continua la duda: ¿Crisis o recesión? · Después de estas caídas, solo cabe analizar la situación. La economía global, aunque en menor medida que lo estimado previamente, seguirá creciendo de forma robusta, al igual que los beneficios de las compañías. Sin embargo, el mercado parece estar descontando una ajuste a la baja de los resultados empresariales muy por debajo del escenario más pesimista, algo que en principio parece exagerado. · Tras los últimos recortes, los principales índices vuelven a cotizar a PERs muy atractivos indicando que vuelven a existir oportunidades de inversión en el mercado -incluso descontando un escenario de crecimiento de beneficios 0% en 2008-, algo a tener en cuenta para cualquier inversor de renta variable. No obstante, tal y como se encuentra el fondo de mercado, a corto plazo invertiríamos en carteras muy bien diversificadas sectorialmente y con baja exposición a inmobiliarias y financieras. Sin perjuicio de que la información contenida en el presente documento haya sido obtenida, o en su caso, esté basada en fuentes de información fiables a nuestro juicio, Self Trade Bank (denominación social Boursorama, sucursal en España) no garantiza la exactitud de la información contenida en el presente documento. Self Trade Bank no acepta responsabilidad alguna por cualquier pérdida derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en el presente documento. Self Trade Bank no se hace responsable del tratamiento fiscal de los productos de inversión. Self Trade Bank asume que antes de que se lleve a cabo cualquier tipo de inversión, usted/ustedes han solicitado el asesoramiento fiscal, legal o de otro tipo que sea pertinente, y que han tomado en consideración los riesgos de la inversión y las implicaciones fiscales de las pérdidas o ganancias derivadas de los productos de inversión mencionados en este documento. Este documento no constituye una oferta para comprar y/o vender valores o llegar a cualquier tipo de acuerdo. Los ejemplos de riesgo potencial y rentabilidad son ilustrativos y no deben ser considerados como límites máximos de pérdidas y ganancias. La información y cualquier opinión aquí contemplada se refieren a la fecha del presente documento y están sujetas a cambio. Las rentabilidades utilizadas en los ejemplos son rentabilidades históricas sin garantía de que se puedan repetir en el futuro.