Kommer van Trigt, Director del Equipo de Inversión en Renta Fija Global de Robeco, analiza los cambios en política monetaria del BCE y la Fed y las oportunidades de inversión en deuda pública y crédito a nivel mundial. 


La Fed ya ha subido tipos una vez este año y se esperan hasta tres subidas este ejercicio. ¿Considera que serán suficientes?
Sí, dependerá algo de los datos de los próximos trimestres. Por el momento las cifras de inflación son modestas así que la FED tiene tiempo para normalizar los tipos de interés oficiales. Por otra parte, si nos fijamos en lo que ya ha sido descontado para 2018, son dos subidas de tipos las que el mercado ha descontado, así que diríamos que en términos generales el mercado se da por satisfecho. Y también es importante recordar que en un año la Fed no se parecerá en nada a la actual, ya que tendrá un nuevo equipo que vendrá a reemplazar a sus actuales responsables liderados por Mrs. Janet Yellen. En definitiva, todo son razones para que hagamos un seguimiento muy de cerca de la situación.
 
En Europa el BCE mantiene una política monetaria laxa, aunque hay voces que apuntan a que podría subir los tipos antes del final del QE. ¿Ve factible este escenario? 
Sin duda. Obviamente el BCE ha iniciado la normalización de su política de tipos. Desde el 1 de abril la cantidad que comprará en los mercados se reduce de 80 a 60 mil millones de euros al mes, y también ahora es posible para el BCE adquirir deuda del Estado con tasas de vencimiento a dos años. Así que, sí, es posible que en algún momento los tipos de interés oficiales sean revisados y se suban. Es evidente que, para países como Alemania, los tipos oficiales actuales son muy bajos, pero para otros países son convenientes. Por ello pensamos que por ahora el BCE se va a centrar en su política de reducción gradual de las compras mensuales netas de activos financieros, sobre todo porque también tienen restricciones, límites técnicos, en sus compras de activos con diferentes vencimientos, sobre todo en Alemania, y quizás la subida oficial de tipos deba esperar algún tiempo….
 
Nos sorprendería que fuera este año, quizás a comienzos del próximo, como pronto. Dependerá de los datos disponibles. En la actualidad los datos económicos son bastante buenos para la zona euro, mejores de los esperado. Y no vemos a corto riesgos de inflación, y el desempleo en Europa continua más alto que en EEUU y UK, así que el ECB dispone de margen de tiempo para la subida de tipos.
 
Entre los fondos estrella de Robeco se encuentra el Global Total Return Fund. Nos llama la atención que la mayor parte de la cartera de este fondo invierte en bonos de máxima calidad crediticia, AAA, como la deuda alemana o estadounidense, ¿Dónde encuentran valor en este tipo de deuda?
Bueno, realmente no es que veamos una gran oportunidad en los bonos alemanes, especialmente en un entorno donde el BCE tiende a normalizar los tipos, tenemos que ser cautelosos, digamos que el porcentaje que tenemos invertido en bonos emitidos por Alemania y los EEUU no nos dice mucho, sobre todo porque activamente re conducimos la dirección, la sensibilidad de los tipos de interés de nuestra cartera utilizando los futuros de los tipos de interés. Pero es verdad que nuestra exposición a otras categorías de inversión, de menor calidad crediticia, es en la actualidad menor de lo que ha sido en años pasados, y esto es una consecuencia del hecho de que, en la actualidad, la búsqueda de valor en los mercados de renta fija es difícil de encontrar. Por supuesto existen oportunidades ahí fuera, y si se buscan y eres selectivo se encuentran áreas donde hay valor, estoy pensando en bonos emitidos por instituciones financieras, deuda local de mercados emergentes. Pero en general creemos que, con la actual volatilidad y los mercados bajos, es bueno ser cauto por ahora, y poder entrar cuando las valoraciones sean más atractivas.
 
¿Tienen bonos españoles en cartera?
Tenemos algo de exposición a España, pero también a Irlanda, a Italia. Pero, en términos generales, digamos que los años en los que los bonos emitidos por los países del sur de Europa ofrecían un gran valor me temo que han pasado, y esto debido, entre otras razones, a la política de compras del BCE.  De hecho, pensamos que, si el BCE retira de forma gradual la red de seguridad a estos mercados, los fundamentales volverán a ser más importantes y será más atractivo invertir en bonos del estado español que en bonos del estado italiano, ya que estamos preocupados por el crecimiento futuro de la economía italiana, no ha habido ningún crecimiento en los últimos años, no se han realizado reformas, y si comparas con España, es más previsible el crecimiento. Por supuesto todavía subyacen problemas de fondo, como el déficit presupuestario, pero en términos generales España es una   apuesta más segura. En términos generales nuestra exposición al mercado de bonos gubernamentales de los mercados periféricos en Europa es mucho menor que hace dos o tres años.
 
¿Considera que puede haber una burbuja en la deuda high yield?
Los diferenciales están por debajo de la media. Si miramos los niveles históricos, el actual nivel de riesgo para los bonos de alto rendimiento no es muy alto. Sí vemos algunas tendencias preocupantes, sobre todo en los EEUU, en dónde las compañías se están apalancando de nuevo, hay mucha actividad corporativa de compras y adquisiciones, se están emitiendo bonos para pagar los dividendos o financiar esa misma actividad de compras y adquisiciones. En Europa es diferente, el apalancamiento es más difícil.  En general creemos que estos ajustados niveles de los diferenciales se pueden mantener en los niveles actuales por un tiempo, y la sensibilidad hacia futuros ajustes de la Fed no debería ser muy alta, es factible que los diferenciales se queden en los niveles actuales, pero es difícil de prever si se van a ajustar de manera más agresiva. De hecho, dentro del universo del crédito preferimos los bonos emitidos por compañías de seguros, bancos, porque se benefician del hecho de que los rendimientos se van moviendo gradualmente hacia arriba, y las curvas de rendimiento se están extendiendo, de modo que la diferencia entre los rendimientos a largo plazo y los rendimientos a corto plazo se hace mayor, y esto es positivo para esas instituciones, por lo que la exposición al crédito que tenemos en nuestros fondos quizás no es grande en términos porcentuales, pero en puntos de riesgo si es significativo ya que el 8% de la exposición que tenemos en finanzas está concentrada en bonos, bonos subordinados emitidos por aseguradoras y financieras.
 
Hemos visto un sell-off en la deuda mexicana a raíz de la elección de Donald Trump como Presidente de los EEUU. Sin embargo, ustedes observan oportunidades de inversión en deuda pública y crédito mexicanos, ¿por qué?
Bueno, merece la pena adoptar un estilo inversor contrario cuando se producen movimientos extremos del mercado. Al salir elegido Donald Trump se produjeron fuertes reacciones en los mercados financieros de México. Por ejemplo, los bonos emitidos en dólares por las compañías mexicanas fueron penalizados severamente, de hecho, tuvimos la oportunidad de beneficiarnos de estos bonos, los compramos, y en la actualidad hemos obtenido beneficio de ellos nuevamente, pero todavía nos sigue gustando la exposición en los mercados de deuda local mexicanos, vemos que el banco central de México está tomando medidas de forma muy responsable, está enfrentando la inflación, lo que es muy importante por la depreciación del peso, y no podemos vislumbrar que vaya a repuntar este año la inflación, por lo que podría haber espacio para reconsiderar una flexibilización de su política, no en los próximos meses quizás, pero a lo largo del año. Esto es comparable de alguna forma a lo que ocurrió antes en Brasil, Rusia y países en donde los bancos centrales tuvieron que intervenir para defender sus monedas y, debido a ello, el rendimiento se movió violentamente y el valor volvió a estos mercados, y si los fundamentales acompañan, como inversor debes considerar si entrar en ellos.
Como hemos comentado, el valor en los mercados de renta fija no está en todos los sitios, pero en general pueden ofrecer oportunidades interesantes.

¿En general le gustan los mercados emergentes, por ejemplo, en Asia?
Si, parte de nuestra cartera esta invertida en deuda emergente local, pero por puesto, al hacerlo tienes también que tener exposición a la divisa ya que, si tienes cubierta la exposición a la divisa, entonces el valor desaparece, luego conviene dejar abierta la exposición a la divisa. Esta es también la razón por la que no vamos a adoptar posiciones excesivas en empresas, que, al final del día, también quieren limitar las bajadas. En definitiva, vemos oportunidades, sobre todo en los mercados de deuda emergentes, especialmente los que tienen alta beta, como Brasil, Rusia y quizás México.