Guy Lerminiaux, director de inversiones de renta variable de la gestora Degroof Petercam, apunta que los mercados será un poco más volátiles en cuanto los bancos centrales vayan normalizando su política monetaria y señala que el euro no afectará a la renta variable europea si no supera los 1,40 dólares. Destaca su apuesta por la bolsa italiana y destaca en España a Cellnex, Amadeus y Grifols.

Wall Street sigue instalada en los máximos y con valoraciones muy abultadas. ¿Cree que estamos cerca de la formación de techo y de las posteriores correcciones en los mercados de renta variable?

Creo que los mercados serán un poco más volátiles. Hemos visto los tipos de interés subir un poco, ya hemos visto en enero algo más de volatilidad. El año pasado fue extremadamente baja. En el mercado americano no hubo un solo mes negativo, esto no ha pasado nunca. Espero algunos meses negativos este año, pero creo que el mercado continuará en una tendencia alcista, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Uno de los riesgos que el consenso ve este año es el alza de la inflación, lo que generaría subidas de los tipos de interés. ¿Cómo ven esto en Degroof Petercam?

Es cierto que quizá la inflación ha alcanzado su nivel más bajo y hasta ahora a pesar de, digamos, unos datos económicos mejores de lo esperado, no vemos un repunte agresivo de la inflación, no vemos que los salarios vayan a subir con fuerza, por ejemplo, hay dudas en torno a todo el debate de la productividad a pesar de que el desempleo está siendo muy bajo. Pero esperamos en efecto que la inflación se recupere lentamente, lo que significa que en Estados Unidos superará el nivel del 2%, lo que significa que en Europa iremos hacia el nivel del 1,5%. Y esto significa de hecho para los bancos centrales que tendrán la oportunidad, especialmente en el contexto de un mejor crecimiento económico, de incrementar los tipos de interés. Ya lo han hecho en Estados Unidos y se espera que ocurra en Europa en algún momento el año que viene. Los tipos de interés se moverán lentamente pero, de nuevo, los bancos centrales sin duda no pondrán en peligro los balances de, por ejemplo, muchas compañías aseguradoras y bancos y esto será un proceso muy gradual cuando los tipos de interés se muevan muy lentamente.

¿Cómo cree que puede afectar las subidas del euro a la renta variable europea? ¿En qué niveles ve a la divisa europea?

El año pasado ya vimos que el euro se fortaleció más de un 10% respecto al dólar y tuvo un impacto en el comportamiento de la renta variable europea. Vimos las estimaciones de beneficios empresariales de los analistas bajar en la segunda mitad del año ligeramente. Así que si, por ejemplo, el euro sube en torno a un 10%, podemos esperar una reducción del 2-3% para las compañías europeas en general. Esto es negativo. Ahora, no debemos dramatizar. Antes del QE en 2015, el euro estaba en 1,40 frente al dólar, ahora estamos a 1,25, así que está más débil que lo que estaba antes del QE y el nivel del 1,25, cuando hablo con las compañías, no es muy negativo. Es negativo para las compañías con un poder de fijación de precios débil pero para las compañías fuertes aún no es un problema. Podría convertirse en un problema si superamos el nivel de 1,40 pero no es lo que esperamos este año, esperamos que el dólar se mantenga en torno a los mismos niveles y probablemente termine el año en torno a los niveles actuales.

Las tecnológicas consiguieron importantes revalorizaciones en 2017, pero el consenso apunta a los bancos como uno de los sectores punteros este 2018. ¿Qué sectores le gustan más?

Nos gustan los bancos. Empezaron a gustarnos hace dos años porque vimos que las valoraciones eran realmente atractivas y vimos en Estados Unidos que los tipos de interés podrían subir. En Europa, en anticipación en lo que pasará el año que viene, hemos visto que los bancos ya han mejorado en bolsa. También hemos visto que el panorama de los beneficios empresariales y las previsiones de dividendo para los bancos serán probablemente mejores de lo esperado, así que los bancos siguen siendo un sector interesante. La tecnología ha sido hasta ahora un sector interesante, especialmente en Estados Unidos. En Europa, la tecnología es un sector pequeño pero algunas de las compañías tecnológicas que tenemos lo han hecho bastante bien. Por ejemplo, en España tenemos Amadeus. Creo que es una buena compañía tecnológica y lo está haciendo bien en el mercado. Y seguirán haciéndolo porque muestran un buen crecimiento en un mundo en el que el crecimiento hasta ahora ha sido débil. Ahora estamos viendo algo más de crecimiento pero las compañías tecnológicas continuarán haciéndolo bien en el contexto de un mayor crecimiento.

El FTSE MIB de Milán es el índice europeo que mejor lo está haciendo en el comienzo de año, mientras que el FTSE 100 de Londres es el que peor lo está haciendo. ¿Donde ve mayores oportunidades de inversión en las bolsas europeas?

Todavía nos gusta Italia. Es nuestra posición más sobreponderada, es el país donde hemos invertido más en los dos últimos años por dos razones. En primer lugar, Italia estaba muy barata. Como ya sabemos, con la crisis del euro todo el mundo creía que Italia sería un gran problema; después tuvimos los bancos, que todavía tienen algunos préstamos problemáticos con los que tienen que lidiar; después tuvimos las elecciones, que siempre son una incertidumbre. Pero las compañías, muchas compañías, lo están haciendo bien y por ello creo que Italia, e incluso esté año ya es unos de los mejores mercados, creo que será uno de los mejores mercados este año. Al contrario que Reino Unido. Estamos muy infraponderados en el FTSE por la simple razón de que todo el tema del Brexit y la divisa es muy complicado para las compañías. Quiero decir, si creemos que la divisa se va a debilitar mientras el FTSE 100 lo hará bien, hay muchas grandes compañías exportadoras pero, si esto no pasa, entonces deberíamos mirar a las compañías más pequeñas, porque entonces la economía doméstica podría hacerlo mejor. Pero actualmente parece que la economía británica está quedándose por detrás de la economía de Europa Continental, que no era el caso hace unos años. Tenemos una situación que es algo complicada para la economía doméstica británica. La mayor incertidumbre para la divisa no es fácil de asumir si se quiere invertir grandes compañías británicas. Por ello, estamos infraponderados en renta variable de Reino Unido.

El Ibex 35 se revaloriza un 4% en 2018. ¿Cómo ve la bolsa española en este momento?

La bolsa española ha estado algo dubitativa con el tema político en Cataluña. Vosotros lo conocéis mejor que yo. Debo decir que, para nosotros, fue una oportunidad para comprar un poco más en España. Creo que las compañías no van a descarrilar por el tema político. No esperamos que la situación política vaya a ser muy diferente de como solía ser. Desde esta perspectiva, cuando hay debilidad en el mercado español, hay oportunidades. Dicho esto, es un mercado con muchas compañías que están reguladas, compañías en sectores como utilities, telecomunicaciones, que no son sectores fáciles. Son sectores en los que actualmente no es fácil crecer y, por ello, es una parte del mercado en la que no invertimos. Algunos de los bancos, algunas de las compañías más pequeñas, algunas compañías específicas, algunas de las compañías con mejor crecimiento, ahí tenemos exposición a compañías como Grifols, es una posición importante y está haciéndolo muy bien, desarrollándose a través de adquisiciones. Otra compañía que nos gusta mucho es Cellnex, la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones. Esta compañía seguirá creciendo, haciendo adquisiciones, y este es el tipo de empresas que nos gustan y también las hay en España.