Unos minutos después de dar el toque de campana en la  Bolsa de Madrid, Carlos Buesa, presidente y fundador de Oryzon visita el plató de Estrategias de inversión para hablarnos de los próximos proyectos de la compañía.  

¿Qué esperan con esta OPV?
Como hemos dicho, Oryzon al salir al primer mercado español se plantea estar en una plataforma que nos permita hacer rondas de financiación en proyectos de crecimiento. Oryzon es un proyecto de crecimiento, tenemos una primera molécula que ha sido licenciada con gran éxito a la multinacional Roche el año pasado pero tenemos una segunda que esperamos probar en humanos para el tratamiento del Alzheimer y esto requiere financiación y el mejor sitio para encontrarla son los mercados de capitales.

¿A qué inversor pretenden llegar?
Obviamente cuando estás en bolsa todo el mundo puede entrar pero hacemos una señalización y es que es un proyecto ideal para inversor de medio-largo plazo con potencial de crecimiento alto. Tiene un riesgo tecnológico, algunos episodios de volatilidad pero estamos convencidos de que a medio y largo plazo será un proyecto de mucho valor con lo que todos los accionistas son bienvenidos pero es un proyecto idóneo para estos accionistas con vocación de tecnología, upside y tiempo.

Las biofarmacéuticas acaparan mucho la atención en el mercado americano. ¿Hay algún fondo extranjero que se haya interesado en esta colocación?
Tenemos muestras de interés muy vívidas por parte de distintos fondos. Oryzon lleva tiempo haciendo road show continuo en EEUU. Ahora la empresa es conocida y tenemos muestras de interés y confiamos en que a corto plazo tendremos fondos presentes en nuestra compañía.

¿Estarían interesados en entrar en el Nasdaq? ¿En qué plazo?
El Nasdaq es un sitio de referencia para cualquier biotecnológica mundial por las características que tiene este mercado, por lo tanto, hemos dicho que en el medio plazo tenemos voluntad de salir al Nasdaq, no nos ponemos plazo, depende un poco del sentimiento del mercado, pero esta estrategia es la que están siguiendo cada vez más empresas europeas con lo que no estamos planteando nada extraño.

Tienen Licencia con Roche, ¿hasta cuándo dura?
La licencia no tiene límite de duración. Hemos recibido 21 millones de dólares, hay posibilidad de recibir varios cientos más si hay unos hitos de desarrollo, comercialización y ventas que se cumplen y tenemos la opción de tener dos royalties de doble dígito sobre las ventas netas. Un programa que está bien encarrillado y ahora la compañía está dirigiendo sus esfuerzos a proyectos 100% propios: como el Ory2001 para el tratamiento del Alzheimer.

Con esta licencia ¿Qué prvisión de ingresos tendrían?
Con el contrato que hemos firmado Roche se encarga del desarrollo clínico de la molécula. En el acuerdo se describe cómo hay una serie de pagos que vienen dados en función de los desarrollos clínicos que controla Roche por lo que el calendario lo controla Roche y nosotros no podemos más que pensar que Roche es experto en desarrollo de fármacos y además de forma rápida, con lo que esperamos que sea pronto.

También trabajan en otra molécula. ¿Alguna en fase III?
No. Ahora mismo empezamos con una en Fase I para el tratamiento del Alzheimer, que es un mercado potencial en muchos miles de millones de dólares y ahí aportamos una aproximación novedosa y que seguiremos desarrollando hasta el punto de llegar a Fase I y Fase II.

Por último, se comenta mucho en los mercados que una de las empresas de la competencia Pharmamar.
Es una empresa fantástica. Es más farma que biotecnológica, vende directamente en Europa sus fármacos con lo que es un bonito referente en Europa. Nosotros somos más modestos, somos biofarmacéutica – con el objetivo de llevar los fármacos de Fase I a Fase II y de ahí encontrar el socio adecuado para cada ocasión. Quizás en un futuro, si crecemos nos podemos plantear crecer verticalmente y llegar al mercado nosotros mismos pero en estos momentos creo que tenemos que centrarnos en hacer lo que sabemos hacer bien.