Olivier Le Braz, responsable de desarrollo de negocio de Rothschild & Cie Gestion para España, analiza la actualidad del mercado europeo y algunas de las posiciones de los fondos de la gestora. 

 
 
El 2016 ha comenzado muy mal para el mercado europeo. ¿Consideran que las bolsas ya han caído suficiente y están baratas?
El comienzo de este año y la segunda mitad del 2015 han sido complicadas por la caída del precio del petróleo, el frenazo chino y la subida de tipos en EEUU. Esto ha creado incertidumbre en los mercados y caídas fuertes. Pero nosotros no creemos que esto sea una nueva situación económica  y seguimos viendo un punto de entrada en los mercados, ya que tenemos una visión contrarían. En Rothschild & Cie Gestion decimos que los mercados alcistas siempre nacen de un pesimismo tremendo, crecen con más optimismo y mueren dentro de una burbuja de euforia. Ahora estamos en la primera parte del proceso, por lo que queda mucho por ver en 2016.

¿Dónde pueden encontrar refugio los inversores ante tanta volatilidad e incertidumbre?
Ya no hay safe-heaven (activos seguros) en los mercados financieros; sabes que ya pierdes dinero en fondos del mercado monetario, en los de renta fija. De hecho, el 25% de la deuda soberana del mundo da rendimientos negativos. Además, en renta variable hay mucha volatilidad. No hay una receta mágica, pero hay instrumentos que permiten proteger las carteras y otros como los fondos de retorno absoluto que protegen el capital y dan una rentabilidad positiva.
 
Entonces, ¿hay que asumir riesgo si se quiere obtener rentabilidad?
Está claro. Sin riego no hay rentabilidad. No obstante, que haya riesgo no implica rentabilidad. Hay que tener mucho cuidado con esto porque a lo largo de los últimos 30 años ha habido instrumentos que han dado buenos resultados, pero que van a darlos malos en los próximos 5 años.
 
Draghi promete que en marzo tomará más medidas si son necesarias. ¿Hasta dónde cree que podría llegar el BCE?
Nos gusta lo que ha hecho Mario Draghi hasta ahora porque intenta poner confianza en los mercados sin utilizar todas las armas que tiene. Ahora puede hacer más cosas en los tipos de los depósitos del BCE pero, para nosotros, no es necesario, aunque sí es una manera de dar confianza a los mercados y volver a integrar la liquidez a los mercados y a la economía real
 
Ustedes tienen varios fondos, que además están comercializados en nuestro país, cuya gestión es de convicción, como el Rothschild Conviction Euro. Precisamente en este fondo vemos que tienen posiciones en Caixabank y Banco Popular. ¿Qué les parece el sector bancario español?
El sector bancario español ha sido complicado en 2015 y principios de 2016. La incertidumbre sobre los márgenes de los bancos va a desaparecer porque España va a ser el país que más crecimiento va a tener en la zona euro este año. Además, la creación de empleos y la bajada de préstamos morosos van a mejorar la situación general y de estos bancos. Vemos que Popular sólo se paga a 0,6 veces sus fondos propios.


Société Générale lanzó un profit warning para este año, justificado por las condiciones de mercado difíciles y una regulación más estricta. ¿Han modificado la posición que tienen en el banco francés en el fondo Rothschild Conviction Euro tras este anuncio?
Es uno de los pesos importantes de nuestra cartera y la semana pasada tuvimos una reunión con el top management para analizar estos datos. No fue exactamente un profit warning, fue un error de comunicación. Lo que sucedía es que el objetivo de core equity del 10% se iba a aplazar. Esto, dentro del contexto que conocemos, no nos inquieta. Las cifras y el management el core equity pasó a finales de 2015 a 10,9% frente al 10,1% del año anterior y el precio del riesgo dentro del balance de SG ha bajado de 61 a 50 puntos de base. Con lo cual, otra vez más, hay una apreciación por venir que nos parece importante. Además, hemos aprovechado estos movimientos del mercado importantes para reforzar nuestra posición.
 
En su fondo R Conviction Convertibles Europe tienen bonos de bancos europeos (Credit Agricole,  Caixabank). ¿No temen el riesgo de estos productos?
En nuestros fondos hacemos stock pincking, tanto de acciones, como de bonos y bonos convertibles. No tenemos  bonos convertibles de Deutsche Bank, que es la entidad que se ha visto afectada estas pasadas semanas, pero sí de otras entidades en las que vemos un análisis fundamental muy bueno, una volatilidad muy importante y somos contrarían.
 
¿Qué diferencias ve  entre la industria de fondos de Francia y la española?  Y ¿qué planes tienen para España?
Hay una diferencia importante porque los inversores españoles han sido acostumbrados a tener unos depósitos bancarios con tipos muy altos pero, tras la bajada de los tipos, se encuentran sin activos seguros de ahorro y rentabilidad. Por ello, hay que tomar riesgo en las carteras, algo a lo que los inversores franceses están más acostumbrados.

Otra diferencia es que el sistema francés es un poco más abierto en cuanto a arquitectura de fondos, aunque estamos viendo que cada día se están lanzando más plataformas de fondos y el mercado se está abriendo muchísimo.

En cuanto a nuestros planes para España, a parte de la gama de fondos de convicción, el año pasado lanzamos una plataforma de fondos UCITS de retorno absoluto con unos resultados muy buenos. Estos fondos van a ser una clave para entrar en el mercado español con transparencia y rentabilidad. Este año vamos a lanzar un nuevo fondo UCIT de retorno absoluto global macro. Además, creemos muchísimo en la gestión Strategic Beta, que nosotros llamamos Risk Based, que consiste en construir una cartera dando un peso en riesgo a los componentes. Esto permite tener unas carteras muy robustas y conservadoras, como busca el inversor español.