Una vez más a través de los artículos de opinión que les muestro en esta sección trataremos de averiguar qué podría ocurrir en los próximos días en los mercados de renta variable internacionales ya que la incertidumbre general podría tornarse en confianza si atendemos a los datos extremos de sentimiento de mercado actual  y a la teoría de la opinión contraria que tanto respetamos desde nuestra empresa.
 

Dentro de los distintos métodos que se pueden utilizar para realizar un análisis bursátil podemos encontrar el análisis de sentimiento del mercado el cual se emplea para medir cuando el mercado de renta variable se encuentra en un momento de inflexión localizando las zonas de precios en los que la confianza, la incertidumbre o el miedo inunda el mercado.

Estos sentimientos se complementan con los grados extremos de confianza y miedo que serían la complacencia y el pánico.
Por otra parte se encuentra los estudios de análisis técnico, los cuales permiten hacer una idea al inversor sobre la posible evolución del precio de un activo en función de las zonas de control que se puedan localizar empleando para ello formaciones chartistas. Para completar los distintas herramientas de análisis y estudio que los inversores tienen a su disposición podemos hablar de una tercera alternativa como son los estudios con osciladores e indicadores técnicos los cuales facilitan la comprensión de los mercados tratando de prever los momentos de sobrecompra y sobreventa.

Sin embargo, el estudio del sentimiento del mercado nos da una información extra más y es que nos permite conocer y valorar de una forma precisa el momento en el que nos encontramos en función del sentimiento de los inversores globales del mercado
Cuando nos encontremos en situaciones extremas de sentimiento de mercado debemos prepararnos para actuar en la dirección contraria del movimiento actual establecido aplicando de esta forma la teoría de la opinión contraria de los mercados de valores. Esta teoría nos dice que cuando el mercado muestras claros síntomas de confianza, relajación y autocomplacencia es cuando nos encontramos cerca de una situación de posible techo de mercado mientras que cuando nos encontramos en un entorno de mercado bajista que trae consigo situación de miedo o incluso pánico global entre los inventores de renta variable, estaremos muy cerca de la formación de un suelo con su consecuente rebote alcista.

Para medir el sentimiento de los inversores en los mercados de renta variable tenemos un indicador muy interesante que nos refleja de forma numérica el miedo o la confianza existente en cada momento y su interés reside en su forma de cálculo. Para su construcción se tienen en cuenta hasta 7 indicadores diferentes basados fundamentalmente en datos de amplitud derivados de las líneas Avance-Descenso de los índices americanos como son McClellan volumen o los new high-new low anuales o la distancia a zona de control.

También se utilizan para su cálculo datos basados en sentimiento de miedo de los inversores, en este caso utilizaremos los diferenciales entres inversiones de bajo riesgo en bonos y alto riesgo en Renta variable o los diferenciales que existen entre las inversiones en renta fijo de bajo riegos como los bonos soberanos y las inversiones de alto riego en los High yield.

Por ultimo también usaremos para el cálculo final del SENTIMIENTO CNN indicadores de volatilidad como el VIX y los ratios put call empleados como cobertura de carteras en los momentos de miedo.



Con todos estos datos ya tenemos la configuración del indicador y podemos sacar un dato numérico que se mueve entre 0-100 siendo miedo niveles por debajo de 25 y confianza datos por encima de 75. Pero lo realmente interesante aparece cuando los datos están en niveles debajo de 15 para miedo y encima de 80-85 para la confianza.

De esta forma visualizando en dato numérico podremos valorar el sentimiento de los inversores en cada momento y si yo les digo que este viernes hemos alcanzado un dato de 17 puntos en el índice de sentimiento CNN ustedes podrán sacar una conclusión sobre qué es lo que podría pasar en la próxima semana.

El dato que marcó este indicador el pasado viernes es de auténtico miedo y eso hace que aparezca ante nosotros una interesante oportunidad de trading de corto plazo para la próxima semana en los mercados de renta variable.
Cuando el miedo aparece dentro de un entorno positivo de Mercado debemos tomar ese dato como una oportunidad de compra que deberíamos desaprovechar.

En la gráfica abajo adjunto les voy a mostrar las últimas veces desde el año 2014 que este indicador ha estado por debajo de 20 y por lo tanto nos ha mostrado una interesante oportunidad de trading alcista.



Las señales generadas por este indicador desde el inicio del 2014 hasta el día de hoy han sido 7 contando con la señal que actualmente se está generando y que es motivo de nuestro artículo de hoy , aunque evidentemente en este caso no sabemos cómo podrá terminar.
 
En todas estas señales hay un denominador común y es que el dato de miedo cayó por debajo del nivel de 20 y posteriormente termino saliendo de esa zona crítica recuperando las sensaciones de neutralidad en el sentimiento inversor. La diferencia reside en determinar si la señal de miedo se produjo en un proceso correctivo dentro de una tendencia alcista clara y definida como son los casos 1,2 y 3 o las señales de miedo se generan en entornos correctivos más profundos que podrían ser considerados como cambios tendencia bajistas como en los casos 4,5 y 6.
 
La diferencia reside básicamente en la profundidad del proceso correctivo y para el análisis de este proceso tan solo debemos medir la relación de la curva de precios con su media de largo plazo. En el caso actual o caso número 7 podemos decir que nos encontramos en una situación muy parecida a los números 1,2,3 y por lo tanto serían los procesos de miedo más fáciles de trabajar en lo que a reacción se refiere.
 
En cualquier caso y atendiendo a los datos históricos mostrados en estos últimos 2 años y 10 meses, debemos decir que ya sea una corrección sencilla o compleja el resultado final siempre fue el mismo, y es que en cada uno de los 6 casos anteriores el resultado fue muy positivo para los intereses compradores de los operadores.