La deuda que tuvieron las CCAA con los proveedores ascendía a 8.900 millones. En torno a un 70% correspondía a la factura sanitaria. Sin embargo, hay alternativas como las que nos presenta Banca Farmafactoring.

 
¿En qué consiste exactamente su producto?
David Calvet, director general de Banca FarmaFactoring y Farmafactoring España. Nuestro producto se basa en la venta del crédito (true sale en inglés), lo que comúnmente se denomina sin recurso, esta cesión representa la transferencia de la titularidad del derecho de crédito del Cedente al Cesionario. Es un instrumento que otorga liquidez inmediata a un coste mínimo, destinado a empresas que ostenten derechos de crédito frente a deudores públicos.

¿A qué tipo de clientes va dirigido?
Jordi Ramirez, director comercial de Farmafactoring España. A todos aquellos proveedores de las administraciones públicas, tanto del sector sanitario como de otros sectores. FarmaFactoring España empezó dedicada a la adquisición de créditos del sector sanitario, sin embargo desde hace ya unos años, nos dedicamos a la financiación de créditos frente a cualquier tipo de Administración Pública en todos los países en que operamos: España, Portugal, Italia y, pronto, también en otros países del Este de Europa.

¿Qué alternativas ofrecen?
David Calvet. Por un lado, tenemos la cesión de créditos puntual. Se trata de una transferencia de los créditos vivos y/o vencidos en una sola cesión. Dichos créditos son trasmitidos a FarmaFactoring España por un importe fijo, conocido de antemano y sin ningún otro coste posterior, convirtiéndose FarmaFactoring España desde ese momento en el titular de los mismos, con una sola firma en notaría por contrato.

Por otro lado tenemos la modalidad de cesión de créditos recurrente. Son contratos con cesiones recurrentes donde se realiza la trasferencia periódica de la nueva facturación que el cliente vaya generando en el futuro con sus clientes públicos.

¿Podría ofrecernos algunos ejemplos para que nos quedara más claro?
Jordi Ramirez. Por supuesto. Imagine que hace más de ocho meses que la Administración Pública no le paga; usted necesita liquidez inmediata o, simplemente, desea mejorar sus ratios de balance, perjudicados por los largos e indefinidos plazos de pago de la Administración Pública. Con la cesión puntual sin recurso el cliente de FarmaFactoring España puede tener acceso a una financiación rápida y sin ulteriores costes aunque el deudor se retrase aún más en el pago.

O, por ejemplo, si su empresa quiere conocer exactamente cuándo va a cobrar sus facturas, con la operativa de cesión recurrente mensualmente la facturación que genera el cedente se envía a FarmaFactoring España y éste procede al pago de las facturas conformes en el día acordado.

¿Ofrecen las mismas soluciones en otros países?
David Calvet. Si, también ofrecemos nuestro producto en Italia y Portugal a través de Banca FarmaFactoring; así nuestros clientes con presencia en cualquiera de estos países pueden beneficiarse de la posibilidad de ceder sus facturas frente a las Administraciones Públicas a costes muy competitivos y con un único interlocutor, simplificando así el proceso negociador. Banca FarmaFactoring es uno de los líderes en Italia, España y Portugal en la gestión de crédito y servicios de factoring en las cuentas por cobrar deuda pública, y el único con capacidad de ofrecer soluciones conjuntas en los mismos. En 2015 el Grupo gestionó un volumen total de 6.286 millones de €, proporcionando financiación para casi 3.000 de ellos. Los principales indicadores confirman que el Grupo es sólido y su capital adecuado, mostrando relaciones de supervisión muy por encima de la media del sector.

¿Qué es la Asociación Española de Factoring y que aporta a Farmafactoring España?
David Calvet. Es al Asociación Española de Factoring. En ella se encuentran adscritas la práctica totalidad de las entidades de crédito de relevancia que ofrecen factoring a sus clientes. Pertenecer a la AEF  nos proporciona un foro activo de debate en el que analizar las necesidades del mercado, así como conocer las últimas tendencias del sector.

FFE actualmente está situado en el Top 10 de empresas dedicadas al Factoring. Farmafactoring engloba, como interlocutor único, a diferentes proveedores permitiendo una gestión administrativa más sencilla al Sistema Nacional de Salud y la Administración Pública en general.

Al ser sus deudores solo públicos, ¿son las entidades financieras tradicionales sus competidores?
Jordi  Ramirez.  Las entidades financieras interactúan con Farmafactoring, que, en un papel que, más que como competidor, actúa de modo complementario, dado que las entidades bancarias tradicionales no ofrecen, por lo general, productos auténticamente sin recurso para deudas comerciales de la Administración Pública. Nuestros clientes, generalmente compaginan su actividad habitual con sus bancos tradicionales con la de factoring asociados a Farmafactoring

¿Por qué se diferencian del resto?, dígame alguna característica de FFE
Jordi Ramirez.  Nuestro producto es 100% sin recurso y no consume CIRBE. Al considerarse una cesión de créditos sin recurso, el riesgo recae sobre el deudor. Lo que implica un efecto multiplicador en su capacidad de obtención de financiación bancaria tradicional. La capacidad de endeudamiento no se ve limitada por este producto. Por lo tanto, al no existir un riesgo asociado a nuestro cliente, no se le asigna ningún valor a su CIRBE. FFE adquiere las facturas yel cliente las da de baja de su balance, como contrapartida al pago que recibe de

FFE. Cesión 100% sin recurso: le permite darse de baja del balance las facturas acorde con los principios contables tanto español como IFRS y US GAAP ya que el cedente no responde de la insolvencia del deudor.

¿Cuánto riesgo implica para el cliente este tipo de operación?
Ninguno. Nosotros compramos todos aquellos créditos válidos para el deudor.

En el entorno actual de incertidumbre en casi todos los ámbitos de la sociedad, ¿cómo lo afrontan Vds y qué ventajas tiene su producto?
Nos encontramos en una situación de incertidumbre. Nuestro producto no es meramente un instrumento financiero, sino una herramienta de gestión de riesgos, que elimina totalmente la incertidumbre que puedan generar los acontecimientos políticos y económicos, ahorrando a las empresas, además, costes en la gestión de cobro. Los departamentos de gestión de riesgos de las grandes multinacionales valoran la capacidad de nuestro producto como forma de eliminar un riesgo que, en estos momentos, muchas valoran como elevado..