- Recientemente BME anunció un acuerdo de colaboración con CSS para ofrecer una plataforma multi-jurisdicción de reporting regulatorio. ¿Nos puede explicar en qué consiste este proyecto?

Esta colaboración es un producto de un análisis muy en detalle que hicimos sobre la situación del reporting regulatorio, donde entendimos la forma en la que las entidades están respondiendo a las exigencias de los cambios normativos. Para empezar, sabemos que las obligaciones regulatorias llegaron para quedarse y que están evolucionando. Ante esta situación las actividades no dejan de invertir en proyectos, y recursos, de forma recurrente, con soluciones tácticas y puntuales a los cambios que se están planteando. Aquí vimos una necesidad que encaja con nuestra vocación como proveedor de servicios de redtech para ayudar a las entidades a afrontar estos cambios.

No era realista plantearnos desarrollar una solución desde cero, especialmente porque creemos que debe ser una solución global y muy completa. Nuestra labor fue analizar exhaustivamente la oferta de soluciones que hay en el mercado y nos decidimos por un partner con una experiencia global y un recorrido dentro de la industria del reporting regulatorio. Esta solución que planteamos con CSS es una herramienta muy fiable y flexible y tiene una cobertura multiregulatoria muy amplia. Nuestro servicio se diferencia en que no queremos ser un proveedor más, sino que la propuesta va acompañada por un servicio de gestión del cambio y, a la vez, de mutualización de los costes. Es decir, nosotros nos encargamos de mantener a la entidad actualizada sobre los cambios regulatorios, sobre el impacto en su operativa, y todos los costes derivados de los cambios regulatorios se comparten entre los participantes de la plataforma. El resultado es que las entidades reducen los esfuerzos y los recursos invertidos en los cambios regulatorios y en la interpretación de la norma.

- Otro de los servicios que lanzaron hace unas semanas es una nueva plataforma de Big Data para el servicio TCA & Best Execution. ¿Qué aportará esta nueva solución?

La plataforma que teníamos de TCA & Best Execution ya cubría las necesidades más importantes de mediación de la calidad de los mercados y la calidad de ejecución. En este caso, la razón principal por la que nos planteamos desarrollar esta nueva plataforma es una razón tecnológica. Tiene más que ver con la posibilidad de incluir más mercados y activos financieros para el análisis. La cantidad de información que generan hoy en día los mercados es enorme. La única forma de abordar esta magnitud es emplear las últimas tecnologías de big data y computación distribuidas.  Hemos aprovechado todas las lecciones aprendidas de estos años de servicios, todo el feedback que hemos recogido de nuestros clientes. Con esta plataforma, de la que estamos muy orgullosos, damos un salto cualitativo en cuento a la capacidad de bucear en toda esta información y la calidad de la gestión de la información.

La nueva plataforma ofrece un interfaz web desde el que se puede crear todo tipo de informes personalizados, filtra la información, se agrega la información de distintas maneras y de esta forma la entidad puede identificar fácilmente dónde tiene problemas en la calidad de ejecución y puede plantear soluciones concretas para abordarlo. Otra cosa que hemos aprendido durante estos años es que las entidades tienen mucha dificultad a la hora de facilitar la información necesaria, sobre todo de facilitarla con un grado de calidad aceptable. Gran parte de todo el esfuerzo en esta nueva plataforma gira en torno a esto, a la validación, reconciliación y el enriquecimiento de esta información, utilizando nuestra base de datos de mercados y de datos de referencia. Esto permite que las integraciones sean mucho menos costosas y que se mantengan los altos estándares de calidad.

Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.

- ¿En qué otros proyectos trabaja BME Inntech? ¿Qué es lo más relevante de su actividad este año?

2020 está siendo un año especialmente intenso. Han surgido dos retos importantísimos a nivel organizativo. Lo primero es la situación del teletrabajo a causa del covid y luego la adquisición de BME por parte de SIX. En cuanto al teletrabajo, es verdad que fuimos capaces de resolverlo rápidamente ya que estábamos bien posicionados dada la naturaleza tecnológica que tenemos en Inntech. No solo nos hemos adaptado a trabajar todos desde casa, sino que hemos aprovechado para acelerar la implantación de las nuevas metodologías en las que ya estábamos muy avanzados. Ahora, todas las tareas pasan por tableros digitales, herramientas colaborativas… Creemos que todo este movimiento nos ha ayudado a mejorar en los procesos y el nivel de exigencia. Respecto a la adquisición de SIX, supone un reto apasionante. Estamos en un proceso de integración para conocer y aprovechar todas las sinergias que tenemos ambas compañías y lo que vemos es que surgen muchas oportunidades a medio y largo plazo. A final, todo esto va a redundar en ofrecer a los clientes un catálogo de servicios globales, muy completo y potente.

Pero a parte de estos hitos, seguimos avanzando en nuestro porfolio de servicios. Seguimos evolucionando tecnológicamente y creciendo nuestros servicios de wealthtech a través de Openfinance y los servicios de bróker online. Estas son áreas donde la experiencia de nuestros equipos es muy valoradas por los clientes. Les estamos ayudando a avanzar en la digitalización de su negocio. En todo el área de soluciones que facilitan el acceso al mercado, entre otras, estamos finalizando un proyecto importante con la Bolsa de Valores de Colombia, donde aportamos nuestra tecnología para el acceso a sus mercados. Con este proyecto, además, fortalecemos nuestra posición en Latinoamérica, donde ya tenemos muchos proyectos y una estructura específica.

En temas de innovación y nuevas tecnologías hemos trabajado muy intensamente. En los dos últimos años, hemos conseguido lanzar algunos servicios en producción, basados en blockchain. Otros en inteligencia artificial. Estamos trabajando en distintas iniciativas más disruptivas que esperamos que salgan a la luz pronto. Adema, hemos participado en el lanzamiento de F10 en España. Es uno de los primeros frutos de operación entre SIX y BME, por el que planteamos crear un ecosistema fintech en España. Y no solo eso, sino que además lo enlazamos con el resto de la red que F10 tiene en el mundo.

- ¿Nos puede hablar sobre la importancia creciente de la tecnología en los mercados financieros? 

Todas las funciones relacionadas con los mercados financieros están muy automatizadas, a través de sistemas tecnológicos, desde los sistemas internos hasta la interacción final con el cliente a través de distintos dispositivos, con apps muy sofisticadas que utilizan cada vez más los datos de la propia interacción para personalizar y facilitar el servicio y que el servicio acierte realmente con las necesidades realmente del cliente. Esto está ocurriendo en todos los ámbitos, pero el sector financiero está muy maduro y el nivel es muy alto. Se trata de funciones muy críticas y que exigen alta capacidades tecnológicas y esto nos lleva a un proceso de mejora continua y de actualización, de analizar continuamente nuevas opciones, las ventajas que podemos encontrar en las nuevas tecnologías. Y no solo eso, sino también revisar y replantear los modelos de negocio. Trabajamos cada vez más con equipos multidisciplinares, donde la visión de negocio y la tecnológica se comparte. Tenemos, además, laboratorios más experimentares, de blockchain, inteligencia artificial o analytics, donde hay especialistas en nuevas tecnologías. Pero, sobre todo, creo que la clave es tener muchísimo contacto con los clientes, con sus necesidades, y tener un enfoque global y abierto de colaboración con todo el ecosistema de entidades.

Las bolsas se la juegan.

El Rally de fin de año y rotación de sectores , las bolsas se la juegan en Diciembre y Enero.

El FMI prevé un rebote del crecimiento mundial del 5,2% en 2021 y del 4,2% para 2022. Según sus estimaciones, el PIB de las economías avanzadas se elevaría un 3,9% el próximo año y un 2,9% en 2022 y, dentro de éste, la zona euro repuntaría un 5,2% y un 3,1% en línea con lo que haría EEUU. No se puede prever con exactitud si los crecimientos del próximo año rondarán estas cifras, pero traerán consecuencias.

Los movimientos corporativos, la evolución de las divisas y las politicas de los bancos centrales moverán y mucho los mercados, ya que los inversores institucionales van a rotar carteras hacia sectores con más potencial y menos riesgo.

Descúbrelo aquí