El próximo 23 de junio es la fecha escogida por el Gobierno de David Cameron para el referéndum en el que la sociedad británica deberá decidir si quiere o no seguir dentro de la Unión Europea. El consenso todavía se muestra muy dividido y los mercados parece que no lo cotizan con demasiada relevancia. Vamos a ver si hay motivos para la preocupación y lo vamos a ver con Paul Morán, profesor del IEB.

Todavía tenemos más de 2 meses para que Reino Unido vote si quiere permanecer o no en la UE. Las apuestas todavía están muy divididas y yo quería preguntarle si hay riesgo real de que Reino Unido salga de la Unión Europea o no.

Yo creo que hay mucho riesgo, porque hay una gran historia en Gran Bretaña de votar en contra de la integración europea y en este momento, después de los informes de los Cinco Presidentes de la Unión Europea, que quiere más integración para solventar los problemas del euro, inmigración y crecimiento económico, los ingleses en este momento están pensando seriamente salir del proyecto europeo.
Tiene una larga historia y no solamente es Inglaterra, porque si vemos el gráfico vemos que hay países como Dinamarca, Suíza etc., que no están en el euro y, además, Reino Unido ha votado contra el Pacto Fiscal y además no está en Schengen, por lo que cualquier europeo que pasa por Inglaterra debe pasar por el aeropuerto y mostrar el pasaporte. Solo tienen un pie dentro en estos momentos. Esto es muy serio y hay muchas probabilidades de que salgan de la UE.

Una de las visiones más críticas que hay acerca de esta salida de Reino Unido es que se pone en entredicho este proyecto de Europa, que en tanto tiempo se ha intentado crear y, además, daría voz  a que otras regiones puedieran tomar la misma  decisión si Reino Unido abandonase la UE. Yo quería preguntarle qué sería lo más negativo si Reino Unido saliese de la UE.

La satisfacción que le daría a Marine Le Pen o al Movimiento 5 Estrellas en Italia o a los movimientos antieuropeos en los Países Bajos. Ayer en los Países Bajos hicieron un pequeño referéndum, en el que solo un 30% ha votado, pero lo ha hecho mayoritariamente contra un acuerdo comercial con Ucrania.

En los referéndums mucha gente no sabe en qué está en contra y lo hace en la forma de estar en contra el gobierno. En estos momentos los votantes no están contentos porque no tenemos crecimiento económico, los salarios no están subiendo y parece que el proyecto europeo está en crisis. Con todos esos factores, la gente vota en contra, muchas veces contra la integración.

En este momento, con el terrorismo y el miedo a la inmigración, las personas en Gran Bretaña piensan que Europa está sufriendo varias crisis de manera simultánea y que no parece un proyecto muy bonito de cara al futuro. Si Reino Unido sale de la Unión Europea, animarán a que grupos tanto dentro de Francia e Italia se lancen a protestar y tener condiciones particulares y después ya no tendremos una especie de Mercado Común o una política de inmigración común o de defensa contra el terrorismo. Tal vez eso sea lo más grave para Europa

A nivel de regiones, ha comentado algunas de las regiones que podrían verse favorecidas por el hecho de que el Reino Unido saliera, el año pasado en España hemos tenido un Referéndum en Cataluña, abogando por la independencia. ¿Cuáles son las regiones que podrían salir favorecidas?

Es curioso que las regiones que no tienen gobiernos o parlamentos autónomos superfuertes se han mostrado a favor de la Unión Europa, como por ejemplo Escocia. Si RU sale del Euro ellos dicen, queremos otro referéndum porque nosotros sí queremos estar en el euro. Esto puede provocar este resultado como contrafuerza. También va a provocar problemas en Irlanda del Norte, porque los católicos están rozando la mayoría e Irlanda del Norte va a ser muy afectado. Ellos dicen, vamos a celebrar un referéndum nosotros para estar en Europa.

Lo mismo pasa a lo mejor en Gibraltar, porque si la gente no se puede mover entre Gibraltar y España porque ya no estás en la Unión Europea, a lo mejor, por razones económicas, si Reino Unido sale, Gibraltar va a votar por estar en la UE. Todo eso provoca, en distintas regiones, por diferentes razones realmente son más pro europeos que los grandes países como he dicho antes como en Francia con Le Pen, que tiene un movimiento fuerte y también en los Países  Bajos tienen partido antieuropeos, mientras que en estas regiones son realmente proeuropeos.

Los catalanes a lo mejor quieren salir de España, pero no quieren salir de Europa ni del Euro.

El minisitro de Exteriores anunció que en caso de consumarse el Brexit se cerrarían las fronteras con Gibraltar.  Reino Unido es el cuarto destino de exportaciones de España y el mayor emisor de turistas. A nivel social, ¿que podría implicar una salida de RU de la UE?

Cuando vas a Estados Unidos, China o Turquía te piden el visado y nunca fue un problema para el turismo. Yo creo que el turismo en España va a seguir aumentando, sobre todo con tantos problemas que hay en Grecia, Turquía o el Magreb, entonces yo creo que el mejor destino para vacaciones es España y es lo que vemos en las estadísticas.

No solo turismo de playa, ya que, en las grandes ciudades en España, el turismo de fin de semana está creciendo como en el caso de Madrid, Barcelona y Bilbao. Pero para las personas que trabajan en Inglaterra, desde el momento en que RU  salga de la UE pierden todos sus derechos laborales. En principio deben volver a pedir un permiso de residencia. Esto es muy grave para los británicos casados. Un británico casado con una española y la española está allí trabajando, ¿qué hace?. Esto genera incertidumbre.

Esto se traslada a las empresas, porque hay muchas que han invertido en Inglaterra y hay muchos exportadores. Es curioso, en Reino Unido, solamente tienen déficit exterior con Alemania y España, ya que con los otros 25 países exporta más de lo que recibe. Entonces todas esas personas españolas trabajando en Reino Unido van a ser afectadas. ¿Cuáles son sus derechos laborales, cuáles van a ser las tarifas y obviamente, cuál va a ser el valor de la libra desde el momento en que sale?

Cuando hablábamos hace unos años de la situación que vivía Grecia o en España cuando se produjo la crisis de la deuda., lo primero de lo que se hablaba en cuanto se consumase la salida del euro, era la devaluación de la moneda. ¿El hecho de que Reino Unido haya decidido mantener la libra a pesar de pertenecer a la UE les puede favorecer en ese sentido?

Especial Megatendencias de Inversión
El nuevo orden internacional vira hacia las megatendencias empresariales y de inversión. Descubre el futuro para los inversores.
Cuando se devalúa la moneda es que los inversores internacionales tienen serias dudas sobre tu economía y sobre el futuro crecimiento y el hecho de que ellos salgan del proyecto europeo significa un choque económico muy grave. Como he dicho antes, los trabajadores, las empresas y la inversión van a ser seriamente afectados y Inglaterra va a crecer menos. Uno de los aspectos en concreto es que las empresas no están invirtiendo en Inglaterra y no están abriendo fábricas, porque tú cuando inviertes una cantidad de dinero ahí y sabes que luego se va a devaluar tu moneda, pierdes el retorno de tu inversión.

Se han reducido las inversiones y se ha depreciado la moneda. Por otro lado, con esta incertidumbre, Reino Unido tiene la gran ventaja de tener su propia moneda y su propio banco central y como no están en Europa no están en la Supervisión bancaria. Para un país como Grecia, Portugal o España, salir del euro supone recomponer todas esas agencias y habría serias dudas sobre los bancos en estos 3 países. En principio los bancos en Reino Unido son bastante solventes y no necesitan rescate, por tanto, los bancos pueden mantenerse con sus propias fuerzas.
Los inversores, como están empatadas las encuestas, se están mostrando cautos a la hora de invertir en Reino Unido.

Esto por el lado de Reino Unido, si hablamos por el lado de la UE, Reino Unido aporta entre unos 6.300 y 7.500 millones de euros a los presupuestos comunitarios, en caso de salir, se producirían cambios. Se habla de que pudiese aceptar el proyecto de Noruega, que no pertenece a la UE, pero sí que aporta a los presupuestos, o de Suiza ni pertenece y tiene que aprobar cada acuerdo comercial. ¿Cuál ve usted más probable?

Ninguno de los políticos a favor o en contra del proyecto europeo ha explicado muy bien cómo se van a desarrollar esas negociaciones. Cuando empieza a hablar de eso, se comienza a ver que Noruega está desfavorecida, porque debe aceptar todas las leyes europeas y pagar por entrar al mercado, pero no tiene voto. Entonces, normalmente en Europa, cuando yo trabajé en la Comisión Europea, cuando cambiamos las leyes vemos el modelo alemán, francés y británico y realizas una mezcla entre las 3.

En este momento hay muchísimo respeto a la posición de Reino unido dentro de los Consejos de Ministros y de adaptar a su plan de libre comercio etc. Entonces ellos tienen esta voz. Si cogemos Canadá, ellos dicen que vamos a negociar un acuerdo muy rápido, pero Canadá está en el proceso, durante los últimos 7 años, de elaborar un acuerdo de libre comercio con Europa, porque esas cosas tardan muchísimo. Hemos visto en la Organización Mundial del Comercio, como llevamos casi 12 años intentando reafirmar un pacto de libre comercio, el famoso acuerdo de Doha.

Inglaterra pesa mucho en la prensa por su historia, pero solo es un 1% la población global y ekl 3% del PIB global. Cuando negocia con China está totalmente desprotegida al no contar con la UE atrás.

Vemos eso en el mundo del acero, en donde las compañías de acero en Gran Bretaña están en bancarrota porque Inglaterra ha querido libre comercio con China, obligó la UE a no poner las mismas tarifas sobre el acero que Estados Unidos, son mucho más bajas, y hemos visto los resultados. Ellos tienen un problema muy grande de que tienen que rescatar su industria. Entonces, Inglaterra tiene un peso muy importante en el mundo, pero si sale de la Unión Europea pierde muchísimo.

Del otro lado, como la Unión Europea es el mercado más grande del mundo con 500 millones, con una renta per cápita bastante alta, entonces nosotros perdemos ese peso de Inglaterra y esos modelos ingleses y después a lo mejor Francia toma más poder en la UE y es más proteccionista.

¿Cómo podría afectarle a las empresas españolas con actividad en Reino Unido el Brexit?

Reino Unido va a perder económicamente. Va a sufrir un shock. Cualquier persona que vende vino o cualquier otro servicio en Inglaterra, el consumo va a ser menor. El mercado no va a ser mucho más tratico. Con la devaluación de la libra esterlina, la inversión pierde todavía mucho más.

En el corto plazo van a ser seriamente afectados. Entonces, hay muy pequeñas cosas, porque tardan muchísimos años, hay tantas regulaciones supranacionales que se mueven bien. Por ejemplo, los derechos en los aeropuertos, Entonces, quién puede aterrizar en tu aeropuerto en qué momento, todo eso está en el aire. Todas las empresas lo tienen que pensar y renegociar una serie de pactos y todo eso provoca una incertidumbre enorme y en este momento la gente pierde dinero.

Le quería preguntar si en este escenario es mejor estar en compañías de fuera de Reino Unido o si podemos tener presencia en el país con una cartera global?

Yo creo que en este momento es más evidente de ver los perdedores. En ese sentido, los perdedores obviamente son las instituciones financieras en Londres. La City realmente es la capital financiera de toda Europa. En ese sentido, Europa no va a dejar que los ingleses vendan su productos por toda Europa, por lo que ese centro podría desplazarse a Frankfurt y Dublín, que son lugares  más baratos. El BCE saldría favorecido de que Frankfurt sea la capital financiera de Europa. Las instituciones financieras serán afectadas.

Además, en Reino Unido hay muchas empresas mineras y muchas de petróleo. Además de tener el choque de los bajos precios de las commodities hoy en día tienen este problema. Además todas las empresas de consumo. Yo no veo ningún ganador como país o como persona de no estar en la Unión Europea. Ellos hablan a lo mejor de inmigración y regulación, pero como sabemos, cada país tiene su regulación laboral y que, en términos de inmigración,  Inglaterra beneficia que personas muy bien cualificadas de la UE, trabajen allí. Además hay estudios que señalan que pagan en impuestos más del o que reciben en transferencias del Estado.

De este modo, Reino Unido perdería por todos estos aspectos.

Pero el problema es que, como bien sabemos en España, el nacionalismo, es muy fuerte. Es una emoción fuerte para querer tu país sobre tu historia y cada uno piensa que tiene que tender su independencia. Por otra parte vivimos en un mundo globalizado y no podemos hacer pactos con China, Estados Unidos o Rusia y no podemos hacer frente a problemas como el Ucrania si al Unión Europea no está unida y no hacemos sanciones todos. Entonces este es el dilema: que en las personas pesan más sus emociones que su cabeza.
 

Próximos Webinarios gratuitos

Estrategias de Inversión realiza 4 webinarios nuevos para los usuarios de Estrategias de Inversión. Aprende a poner un Stop, valores que más nos gustan en la bolsa, Indicadores Técnicos.

¡No te lo puedes perder!

Descubrelos pinchando aquí. 

Pide información