Con unos tipos de interés que están deprimidos y una situación económica que sigue siendo moderado, hablamos con Martina Álvarez, directora de ventas de Fidelity acerca de una de las alternativas en este escenario: el Fidelity Global Dividend. 

 

¿Por qué en estos momentos se hace atractiva la inversión en dividendos?
Por dos motivos. Primero porque estamos en un entorno de tipos de interés bajos y crecimientos económicos contenidos, con lo que las rentas que se obtienen de las acciones son atractivas. Por otra parte, estamos positivos con la bolsa en general con lo que para un inversor que empiece a construir parte de su cartera en torno a las bolsas, las acciones de dividendo son una forma atractiva de entrar en ese mercado ya que tienden a ser más defensivas.

¿Cómo se sitúa la renta variable con reparto de dividendo frente a otras clases de activos?
Lo que hemos visto es que desde la crisis financiera de 2007 los activos financieros están dando menos rentas, no hay que ver depósitos, deuda pública o la deuda corporativa. Sin embargo, las acciones son de los pocos activos que han visto sus rentas aumentar y además en todas las regiones, tanto EEUU, como Reino Unido y Europa, lo que las hace más atractivas en el entorno actual de mercado.

 ¿Es propicio en el escenario de tipos bajos en Europa?
El mensaje de los bancos centrales ha sido claro: seguirán apoyando el crecimiento económico. Y eso lo hacen con inyecciones masivas de dinero, que permite a las empresas financiarse a tipos más baratos y, por ende, maximizar sus beneficios. Con lo que seguirá apoyando a las empresas pero en general a las de alto dividendo.

¿Por qué es bueno un enfoque global a la hora de invertir en dividendos?
 Hay que mirar globalmente porque cada región y sector nos aporta fuentes de dividendo muy diferentes. Por ejemplo, hay que mirar a EEUU o Reino Unido para tener rentabilidades altas pues son las regiones que hasta ahora han pagado un dividendo más alto. Pero si queremos un dividendo sostenible y creciente en el tiempo, tendríamos que ir a Europa o Japón, con lo que la diversificación geográfica es la que permite tener una cartera de dividendos altos, crecientes y sostenibles en el tiempo.

¿Qué filtro hace el gestor para seleccionar las acciones por dividendos?
El gestor busca tres criterios: dividendo alto que sea sostenible y creciente. Para ello se apoya en un equipo amplio de analistas que buscan las empresas que cumplen estas tres premisas.

¿Se puede clasificar en algún tipo de gestión?
En general en Fidelity se nos conoce por el análisis bottom-up y para ello contamos con un amplio equipo de expertos que antes de invertir en cualquier empresa se miran los balances, se reúnen con el equipo de dirección para entender su política de dividendo.

El 80% de las compañías que lo componente tienen una capitalización de más de 10.000 millones ¿es un criterio de criba de compañías?
Tanto Fidelity como el gestor pueden invertir desde empresas de pequeña capitalización a gran capitalización. Sin embargo, una de las claves está en la preservación del capital y las empresas de mayor capitalización bursátil son las que permiten tener menos volatilidad y mejor enfoque de riesgo.

En cuanto  a activos, ¿cómo está diversificada la cartera?
El Fidelity Global Dividend- lanzado hace cuatro años- cuenta con más de 4.000 millones de activos bajos gestión lo que permite llegar a un gran número países y regiones pero también de sectores. Actualmente está apostando principalmente por sector consumo, de salud y financieras de alta calidad.

¿Por qué?
Los motivos son muy diferentes. En el caso de consumo es porque tiene exposición a mejores beneficios empresariales y cierta exposición al ciclo. En el caso de salud, es porque tienden a ser empresas más defensivas, que pagan tradicionalmente más dividendo y permiten exposición a megatendencias como la innovación o demográficas.

Me llama la atención que están infraponderados valores como Apple, Facebook o Google ¿no ven sostenibles los dividendos?
Es cierto que el gestor suele tener infraponderado al sector tecnológico y es porque tiende a encontrar empresas con dividendo sostenible y creciente en el tiempo en otras empresas de otros sectores. Aun así tiene un 10% de la cartera en ese sector buscando empresas globales y de alta calidad.

¿En qué estrategia – reparto o acumulación – encajaría este fondo de rentas?
Existen varios tipos de estrategias. Por una parte las estrategias cuyo enfoque es el dividendo, por lo que discriminan aquellas que no paguen dividendo alto.  Y además por otra parte están las que tienen en cuenta el dividendo dentro de su cartera global pero no es el único factor por el que se diferencia. El Fidelity Global Dividend se apalanca en lo mejor de ambas estrategias: busca un dividendo alto siempre y cuando la empresa pueda seguir pagándolo cuando la empresas siga creciendo.

Para adaptarnos a las necesidades de todos los clientes el fondo cuenta con varias clases, tanto de acumulación como de reparto en divisa cubierta y no cubierta.

¿Trabajan con algún objetivo de rentabilidad concreto en el fondo?
El gestor se ha puesto un objetivo ambicioso que es batir el dividendo del MSCI World en un 25%, lo que supondría recibir un dividendo en torno al 3,3%. Pero también me quedaría con que a medio plazo el objetivo es conseguir objetivos superiores a los del índice de referencia pero con mucha menos  volatilidad.