Sniace está en medio de una nueva ampliación de capital por un importe de 11,6 millones de euros. Hablamos con el presidente de la compañía, Blas Mezquita, que nos cuenta por qué se ha puesto en marcha esta operación y cuál es el futuro de la empresa.
 
Estamos en mitad de la ampliación de capital que ya está suscrita en un 30% por los accionistas principales, ¿cuál es el objetivo de esta operación?
Aprovechar una buena coyuntura de mercado en los sectores de celulosa y fibras. Vamos a destinar un 25% de la misma a incrementar la capacidad de producción de la fábrica en un 15%. Por otro lado prevemos que la nueva normativa de la trasposición de la directiva europea de emisiones para las centrales de energía nos afectará y entendemos que tendremos que realizar alguna inversión para reducir nuestras emisiones y para ello irá un 25%-30%  de la ampliación y aproximadamente entre un 40-50% para mejorar nuestro circulante.

Félix Revuelta, presidente de Naturhouse y uno de sus accionistas principales ha suscrito el 10,1% de la ampliación y se ha comprometido a solicitar un 14% adicional. ¿Ha habido algún accionista nuevo, algún institucional o extranjero que haya mostrado interés por esta operación?
Pues todavía no. La verdad es que estamos en una fase inicial, hoy estamos en el ecuador. Sí ha habido inversores que se han dirigido a nosotros, pero no podemos avanzar que haya un inversor cualificado o conocido en estos momentos para cubrir esta ampliación de capital.

¿Usted va a acudir?
Acudiré en la parte proporcional de las acciones que tengo.

¿Está garantizada esta ampliación?
No. Creemos que el diseño que se ha hecho con la coyuntura actual la hace muy atractiva. Hay que recordar que la acción antes de la ampliación estaba cotizando a 0,28-0,30. Tras el anuncio ha bajado a 0,23 por el efecto dilución de la misma, pero creemos que suscribir una acción a 0,10 cuando la acción vieja está a 0,20 la hace muy atractiva.
Entendemos que no hacía falta garantizarla, al acudir los accionistas principales y lo atractiva que es en sí, pues no ha hecho falta garantizarla.

¿Cuáles serían los siguientes pasos?
Lo que es la fase más técnica es ver exactamente cómo quedan los derechos de suscripción y cómo se cubren en la primera vuelta. En el caso de que no  todas las acciones se cubrieran, los accionistas titulares pueden acudir a una segunda vuelta en la que se prorratearía esas acciones no suscritas. Y en el caso de que hubiera acciones sobrantes, habría una tercera vuelta que iría dirigida directamente a inversores. Sinceramente, yo creo que no vamos a llegar a esta tercera vuelta.

¿Van a hacer algún tipo de modificación en su plan estratégico actual?
En principio, lo que vamos a hacer es incluir el impacto que van a tener las inversiones que vamos a hacer en 2018. El resto, en principio, lo mantendremos como está en la actualidad.

Como ha indicado antes, un 15% de lo obtenido con esta esta ampliación se va a dirigir a mejorar la fábrica de celulosa que volvió a funcionar el pasado mes de noviembre, ¿cuál es previsión de producción para los próximos meses?

Como indicamos en el proceso de puesta en marcha, había dos fases. Una primera fase que era arrancar la fábrica de celulosa. Un 60% de la producción va a mercado, que es lo que está funcionando hoy en día y hay un 40% que está integrado con la fábrica de fibras y queremos arrancarla en el mes de octubre tras una inversión de aproximadamente 8 millones de euros para mejorar la flexibilidad de la planta y la calidad de sus productos. Nos permitirá estar al 100% a partir del mes de octubre. Esperamos que los ajustes y las mejores que se han hecho incidan en los resultados y tengamos unos ebitdas positivos.

En pocos días conoceremos el reglamento que afecta a las plantas de generación de vapor y combustión, ¿qué esperan y cómo se están preparando para ello?
Nosotros estamos incluidos en el Plan Nacional Transitorio y lo que esperamos es que se aclare cuál va a ser el sistema para reducir las emisiones de NOX de azufre de las plantas y ver exactamente qué tenemos que hacer. Lo que está claro es vamos a tener que reducir las emisiones; tenemos varios planes para hacerlo en función de lo que diga el decreto que estamos esperando que se produzca. Se ha ha hablado con los suministradores de equipo, se ha analizado si es conveniente comprar equipos o adaptar los actuales y en función de lo que definitivamente diga la orden ministerial haremos por una vía u otra.

¿Qué ocurrirá si no se cubre el 100% de la ampliación?
Primero que es una hipótesis que no contemplamos. En cualquier caso, lo que implicaría es que las inversiones que tendremos previstas habría que buscar una fuente de financiación alternativa o, incluso, si fuera posible, retrasarlas algo en el tiempo. Pero digo estoy convencido de se va a suscribir al 100%

Se ha hablado mucho de la deuda, principalmente de la privilegiada. ¿Se podrían comprometer estos compromisos que tienen con los acreedores?
La deuda que está aprobada por los juzgados y los acreedores, lo que implicaba es que la mayoría de los acreedores iban por la opción denominada 1 que implica una quita del 50% y el resto pagarlo en 9 años con dos de cadencia, lo cual estos dos primeros años –incluido el 2017-, no hay que hacer ningún pago. Con los acreedores privilegiados ya hemos alcanzado un acuerdo con la agencia tributaria y la seguridad social. Previsiblemente la semana que viene formalizaremos el acuerdo con el gobierno de Cantabria y también en estos casos se ha conseguido aplazamientos y fraccionamientos entre 6 y 10 años de la deuda que mantenemos.

Los pagos tenemos que comenzar a hacerlos en 2018 y esperamos que nuestra fuente de recursos –nuestro ebitda y nuestra fabricación y venta de productos- esté operativa al 100% tras arrancar la fábrica de fibrana en octubre.

Finalizaron 2016 con unas pérdidas de 7,8 millones de euros. Este 2017 con la ampliación de capital, ¿volverán a beneficios?
Nosotros hemos anunciado es que ha habido un retraso importante de la puesta en marcha de la fábrica. Estábamos pensando que en el primer trimestre o abril o mayo del año pasado estaría operativa la fábrica, que la fábrica de fibrana arrancaría antes de finales de año y al final lo que ha ocurrido es que no hemos podido arrancar hasta noviembre la fábrica de celulosa.

Esperamos entrar en beneficios cuando arranque la fábrica y esté al 100%, que esperamos que sea en octubre, con lo que estimamos que  este año todavía habrá unas pequeñas pérdidas de entre dos y tres millones de euros.

Esperamos entrar en beneficios a partir del mes de noviembre y las previsiones para 2017 de tener un beneficio de 10 millones de euros se trasladarán al 2018.

¿Qué perspectivas tienen para cada rama de negocio?
Pues francamente buenas. Desde que hemos arrancados los mercados de celulosa están alcistas y con una demanda fuerte. Cuando empezamos a vender nuestro producto el precio estaba alrededor de 880 dólares la tonelada. En estos momentos, estamos alrededor de 960 y también el mercado de fibra hemos visto que la demanda es alta y los precios son buenos. Nuestras proyeccciones para el futuro son positivas.

En una entrevista que le hicimos el pasado mes de noviembre preveía que el gas bajara de precio, que la madera se mantuviera estable y que los químicos subiera. ¿Es este el escenario ideal?
Siempre que las materias primas principales de la compañía bajen es un escenario bueno. Hasta ahora prácticamente se han cumplido las estimaciones que habíamos anunciado, el gas ha bajado, la madera está estable y los químicos sí han tenido alguna ligera subida. El escenario para nosotros es francamente buena.

Este año el mercado no les dado mucho apoyo en lo que se refiere a la cotización, se dejan alrededor de un 14%, ¿cree que cubrir la ampliación de capital sería un incentivo para este precio en bolsa?
Creo que una empresa que ha estado parada y que ha arrancado genera ciertas incertidumbres. Creo que la ampliación que hicimos a 0,10 el año pasado y que la acción llegó a cotizar a 0,15 a lo largo de este año ha llegado a cotizar a 0,36, con lo que hay unas plusvalías latentes para la gente que entró en la ampliación de cerca de un 300%. Es natural que la gente haya realizado parte de las ganancias y que a lo largo de este año se haya producido alguna bajada en el precio de la acción.
Yo lo que pienso es que después de esta ampliación y los ajustes que suele haber a partir de ese momento –acompañada por los resultados que esperamos ofrecer al mercado-, la acción  retome la senda alcista y que a final de año tengamos un recorrido y unas ganancias importantes en la acción.

QUIZÁ LE INTERESE LEER:
Sniace: "Creemos que podemos mejorar las perspectivas del plan de viabilidad en dos años"