La economía de EEUU ha vuelto a crecer un 0,6 por ciento el primer trimestre, por encima de esperado según datos facilitados del Departamento de Comercio. Mientras tanto en lo que va de año hasta Abril el índice de acciones de EEUU MSCI USA muestra una caída de 4.68 por ciento frente a menos 9.84 del mundial MSCI World y menos 10,92 por ciento de MSCI Europe.
Así, Gonzalo Rengifo Abad, director general de Pictet Funds en Iberia y Latinoamérica, considera que aunque estamos en escenario de fuerte desaceleración ó crecimiento muy escaso, de momento no es de recesión, aunque las valoraciones de las acciones han de ajustarse a expectativas de beneficios los próximos años. Así, en EEUU la política monetaria está absolutamente orientada a resolver la crisis, pero no resulta suficiente por sí sola y se han hecho necesarias medidas fiscales para poner 165 mil millones de dólares en manos de los ciudadanos, si bien es probable vayan a ahorro más que a gastos. Sin embargo, aunque el consumo interno en EEUU se esté desacelerando, los próximos dos años es previsible un aumento de gastos en infraestructuras. EEUU va mejor (Daniel P. Becker y Philip J. Sanders, gestores de Pictet Fund (LUX) US Equity Selection). Aunque la política monetaria más agresiva de la Reserva Federal y el establecimiento de un plan de incentivos fiscales hayan animado en cierta medida a los inversores esto ha sido contrarrestado por las implicaciones negativas para los beneficios de la rápida desaceleración del crecimiento económico en EE.UU. y el continuo deterioro del ciclo del crédito mundial. En este entorno durante el primer trimestre los títulos de valor han generado mejores resultados que los de crecimiento, tanto en el segmento de gran capitalización como en el de pequeña capitalización. Así pues es conveniente una selección de títulos, con especial énfasis en sector de salud, como los casos de las biotecnológicas Gilead Sciences y Genentech. Sin embargo determinados valores en sectores de tecnología de la información y consumo discrecional se han llegado a comportar peor como Apple, Google, Adobe Systems, Las Vegas Sands e International Game Technology, al igual que Grupo CME y Goldman Sachs, en el sector financiero y ha sido conveniente infraponderar ambos sectores. La volatilidad del mercado puede continuar mientras los inversores sopesan las positivas consecuencias de las medidas agresivas adoptadas por la Fed frente a una temporada difícil de publicación de resultados. Los obstáculos a corto plazo son importantes, como crecimiento económico más lento, crédito más escaso, descenso del valor de las viviendas y precios de la energía a niveles históricamente altos. Además el aumento de los precios de las materias primas está amenazando los márgenes de beneficio de las empresas en sectores muy diversos. Al mismo tiempo el rescate histórico de Bear Stearns y la actual capacidad de las entidades no bancarias para acceder a la ventana de descuento de la Fed son indicios de un esfuerzo coordinado para reducir el riesgo sistémico, que debe dar frutos. Los continuos recortes de tipos de interés deben ayudar a sanear los balances de las firmas financieras, aunque llevará tiempo. En este contexto incierto las acciones de crecimiento de gran capitalización pueden experimentar una revalorización relativa favorable dado que el “crecimiento” se ha vuelto cada vez más escaso. Mientras tanto conviene centrarse en empresas de crecimiento estable y defensivo, reduciendo posiciones en empresas tecnológicas. Normalmente, a raíz de una recesión, se produce un cambio de estilo hacia estrategias de valor, pero la dinámica de rentabilidad relativa favorable hacia acciones de crecimiento de 2007 sigue prácticamente intacta. Estos títulos siguen vendiéndose a uno de los más bajos precios relativos desde hace mucho tiempo. En cualquier caso convienen las compañías bien posicionadas, de crecimiento sostenible, con aumento de cuota de mercado y exposición a economías internacionales de más rápido crecimiento, lo que puede ayudar a atenuar la debilidad de la economía americana, que el mercado ha subestimado. Pictet & Cie Pictet & Cie considera que las pérdidas en EEUU parecen limitadas de momento a préstamos de bancos inversión -aumentadas por valoraciones contables a precios de mercado-. Pero las turbulencias financieras son suficientemente serias como para que la oficina económica de EEUU pueda llegar a declarar una recesión este año. De hecho la recuperación puede tardar si los bancos persisten en limitar sus préstamos aunque, aún con menos recursos propios, cuentan con cierta flexibilidad para proporcionarlos. Mientras tanto la confianza del consumidor en EEUU ha llegado a mínimos desde la invasión de Irak en Marzo de 2003. Sin embargo es previsible que la crisis sea de duración limitada entre otras razones por el soporte del gasto público. De hecho las crisis han sido cortas y limitadas desde 1945. Las autoridades en EEUU han actuado con inteligencia Además las autoridades en EEUU han actuado con inteligencia -aunque aún no se ha producido el típico mecanismo de transmisión monetaria, pues no se han visto aún reducciones en la rentabilidad de la deuda empresarial- es previsible que los tipos de interés se reduzcan adicionalmente un uno y medio por ciento hasta Junio. Otras medidas incluyen la admisión de activos crediticios de máxima calidad de bancos de inversión para obtener acceso a la ventana de descuento de la Reserva Federal, la asunción de ésta de riesgo por valor de 30,000 millones de dólares en activos de Bear Sterns y la disposición del gobierno ha actuar como garante último de los entes hipotecarios Fannie Mae, Freddie Mac y Federal Home Loan Board. Además el dólar barato –se ha llegado a cambiar a 0,64 por EUR en Marzo- está favoreciendo la exportación de productos y servicios de EEUU, si bien el deterioro de esta economía generalmente afecta a la demanda de importación de otros países. A ello se añade un paquete de medidas fiscales por valor de 1,5 por ciento del Producto Interno -125 mil millones de dólares- que puede tener efectos hacia el verano. Oportunidades de compra de valores industriales en EEUU En EEUU es previsible una mejora en verano/otoño y a largo plazo los valores financieros pueden mostrar progresos a medida que la crisis de crédito de signos de haber concluido. Además la debilidad entre valores industriales puede ofrecer oportunidades de compra, dado que éstos se benefician de la debilidad del dólar y la previsible inversión en infraestructuras. Por su parte los sectores defensivos ofrecen potencial limitado, los valores relacionados con salud se encuentran con noticias adversas en año electoral y las valoraciones no son atractivas en consumo no cíclico.