Pedro Coelho, director de gestión pasiva y ETF para España de UBS espera que este año se estreche la rentabilidad entre estos índices y las bolsas desarrolladas y apunta que las historias de éxito en la actualidad llegan en su mayoría de las tecnológicas asiáticas.

¿En un momento como el actual con los mercados de Estados Unidos y Europa con signo alcista, por qué invertir en mercados emergentes usando un enfoque pasivo?

Invertir en mercados emergentes usando un enfoque pasivo es invertir en un fondo UCITS, con todas las características de un fondo de estas características y con la ventaja de invertir en un ETF (fondo cotizado) como la liquidez, su cotización de forma diaria y la transparencia que aporta frente a otros vehículos de inversión. Invertir en emergentes es hacerlo en índices globales, muy líquidos, muy diversificados tanto por países como por sectores. En estos ETF de mercados emergentes, las áreas más importantes son América Latina, Europa emergente y Asia, con mayor peso de esta región, que es donde están las mayores historias de crecimiento. Sobre todo en China y sus tecnológicas, historias de éxito que van a continuar en los próximos años.

Invertir en estos mercados es muy distinto a lo que era hacerlo hace diez o veinte años, en el que la inversión recaía en energéticas, industriales y sobre todo, en compañías estatales. Ahora esto ha cambiado y las mayores posiciones son tecnológicas, bancos y consumo discrecional, que son sectores que están liderando el crecimiento en todos los mercados.

En 2017 los índices mundiales de bolsa se han revalorizado, ¿cuál cree que va a ser la evolución de los índices de mercados emergentes en este 2018?

Esperamos que los mercados emergentes, que todavía tienen una rentabilidad en los últimos diez años bastante por debajo de los mercados desarrollados, se aproximen o estrechen su rentabilidad respecto a los mercados más desarrollados. En los mercados emergentes asistimos a una evolución natural de sus economías, de los indicadores fundamentales, de las condiciones de vida y al aumento del consumo interno. Todos estos factores los capturamos a través de nuestras estrategias.

¿Hacia dónde se dirigen los flujos de renta variable?

En 2017 hemos visto una entrada masiva de capitales en mercados desarrollados como el S&P 500, en menor medida en la renta variable europea y también ha entrado capital en los mercados emergentes. Si creemos que se va a producir un estrechamiento en las rentabilidades entre mercados maduros y emergentes es porque también tenemos confianza en que va seguir entrando capital en los emergentes.

A partir de junio el MSCI incluirá 222 acciones chinas de clase A a su índice de mercados emergentes. ¿Qué repercusión tiene esto para los mercados?

Es un tema muy interesante como el de los flujos de capital. Es un índice que se actualizará con respecto al peso de China y su mercado de renta variable dentro de la economía global. Es verdad, que la capitalización de los mercados emergentes es inferior al tamaño de sus economías. El peso de los mercados emergentes en los índices globales de renta variable es sólo del 13% y sus economías representan mucho más en términos de PIB. Esta incorporación de las acciones chinas al índice aún tendrá un efecto muy limitado, pero es una tendencia y representa la mayor importancia de la economía china dentro de la economía mundial.

En renta fija, ¿cómo se gestiona la liquidez?

En renta fija tenemos muchos productos nuevos de gestión pasiva, también de mercados emergentes. La innovación es un tema importante en la industria de gestión de activos y es algo que encontramos a día de hoy en ETF, porque se están creando índices nuevos, formas nuevas de manejar la liquidez… Los ETF también son un instrumento que aumenta de forma indirecta la liquidez en renta fija de mercados emergentes porque permite más dinamismo en el mercado, que el precio de diferentes bonos se pueda descubrir de forma más fácil, pero también las propias transacciones de mercado secundario de las acciones de ETF permiten entradas y salidas más rápidas. Estamos asistiendo a maneras nuevas de manejar la liquidez, a través de una combinación de índices, temas de duración más corta o incluso con la inversión por factores en renta fija, que permiten identificar cual son los activos más líquidos e invertir sólo en una selección de activos líquidos de renta fija.