Miguel  Ángel Bernal, profesor del IEB habla en la Bolsa de Madrid sobre la situación de la banca y las previsiones que hay sobre el sector. 
 
Deutsche Bank saltó a los titulares de la información económica. ¿Hay miedo a que pueda quebrar un banco sistémico como Deutsche Bank y cómo se haría el rescate?
Deutsche en ningún momento va a quebrar. Es un banco estable, saneado pero otra cosa es la cuenta de resultados pero hay que hacer diferencia entre cliente  del banco y accionista. Al cliente le diría que esté muy tranquilo pero otra cosa es el problema de la rentabilidad. Nos preguntamos muchos cómo van a hacer las cuentas de resultados porque tienen tipos a cero, Europa que no acaba de despegar, y todo eso más Basilea III que refuerza la solvencia… Porque en estas variables, el tema de Deutsche es el de todos los bancos.

¿Está el sector realmente sobredimensionado?
Los grandes como BBVA, Santander o Caixabank no se les ve demasiado interesados en adquirir pues ya tienen una presencia bastante amplia en España y están optando por salir fuera. Sí creo que puede haber sorpresas en banca pequeña, ahí sí puede haber y sobre todo recordemos que ahora tenemos un banco central y un mecanismo único de supervisión con lo que ahí puede haber sorpresas de entidades adquiridas no sólo entre bancos domésticos sino también transfrontera.

Lo más complicado será incrementar la cuenta de resultados. ¿Qué pueden hacer?
Lo primero estamos viendo algunos movimientos. No estamos acostumbrados a ellos pero en banca está presente cada vez más el tema de las comisiones. Además, la banca está reorientando hacia producto fuera de balance, como fondos de inversión, pólizas de seguro…etc. Creo que hay poco que rascar en este sentido.

La banca en muchos casos está sobredimensionada. Entonces me da la sensación de que está cerrando oficinas y reduciendo el personal y será la tónica habitual.  

¿Ampliarán capital  también?
La ampliación llegará más por las exigencias que pueda haber. Ahora no estamos pensando, salvo contexto económico adverso, que aumente la morosidad pero creo que sí veremos algún banco ampliando capital y desde luego nos tenemos que acostumbrar a que veremos bancas ampliando capital, como la italiana.  Pero no sólo eso, también habrá instrumentos híbridos.

¿Qué ocurrirá con las exigencias del BCE con los activos en Turquía, México o Brasil?
El BCE en estos momentos lo que hará será un nuevo análisis a la gran banca porque el tamaño ahora mismo de un banco se escapa a lo que podemos imaginar. En ese sentido, el Banco Central hará estas pruebas pero, a diferencia de otras veces, no los publicará. Creo que los inversores también lo están teniendo en cuenta ¿qué pasa con Brasil, México o Turquía? Lo que se deduce es que el tratamiento será exigente porque preocupa Brasil, Turquía tiene un déficit de balanaza por cuenta corriente tremenda.

Si hablamos de Mifid2 ¿Cómo puede afectar a la banca?
Mifid en sí es una revolución porque hasta el momento lo que consideramos como Mifid1 ponía mucho acento en quién emitía el activo. Ahora se da una vuelta de tuerca y se pone el acento en los  comercializadores. Aquí habrá un tratamiento para los productos estructurados, fondos de inversión estructurados, las compañías de seguros con pólizas de ahorro y los fondos de pensiones se incorporan a esta normativa.

Es un cambio de tablero absoluto. Es redefinir el terreno de juego y lo primero que tengan que hacer bancos y entidades de crédito es incrementar los costes porque la trazabilidad del cliente, la documentación que se tiene que tener, encarece el producto.

A partir de ahora lo primero que tendrá que decir la entidad es si es dependiente o independiente. El cliente conocerá lo que  gana exactamente el banco por el producto que vende o comercializa. Los independientes están vigilando la bondad del producto y lo que está ocurriendo. El independiente no tendrá retrocesión por comisiones pero cobrarán por el asesoramiento y eso es un cambio muy radical en el panorama español porque aquí nunca se ha cobrado por asesoramiento.
A partir de ahora te sientas con el asesor y te hará una planificación financiera. Además tienen que revisar continuamente los productos que se le ofrecen.

 La banca en la sombra… ¿existe o no?
Se está desarrollando peor ahora mismo la situación de crédito ha tendido a normalizarse. Tenemos plataformas de crodwfunding, crodwlending, el mismo MARF, que es un canal de financiación más allá de la banca…nos hemos acostumbrado a que hay emisiones y además creo que este mercado va a tener más desarrollo porque está preparado para otro tipo de emisiones, como las titulizaciones, y de otros mercados.

La banca en la sombra la tenemos, están creciendo y creo que de momento tienen buena salud y con buenas perspectivas para seguir creciendo.

Hemos comenzado la entrevista hablando de Deutsche Bank y vamos a terminar hablando de Italia, porque también su banca tiene problemas y han pensado incluso en crear un banco malo. ¿Será del estilo de la Sareb o cómo se articulará esto?
Por lo que se conoce, que  es más bien poco, hay un montón de crédito a pymes que es preocupante y las declaraciones es que la banca está mal. Lo primero, ya que pide transparencia para la banca, es que Italia diga lo que pasa en sus bancos. Y sobre todo explicar  cómo harán el banco malo, unos días hablan de un aval por parte del Estado, otros días dicen que habrá emisiones…Supongo que no tenga nada que ver que Mario Draghi sea italiano que dentro del MOU haya italianos porque hay mucha gente que no ve la importancia de tener en estos centros a españoles.