Diego Jiménez, responsable de renta variable del centro de inversión de Deutsche Bank, explica cómo se encuentra el panorama actual y el aspecto que presentan algunas de las cotizadas de mayor actualidad.
El encuentro de la Fed, como señalaba, se antoja como el principal catalizador en estos momentos. ¿Qué prevén para los mercados tanto si se lanza un mensaje agresivo como si es más suave? ¿Creen que se realizará la primera subida de tipos?

Lo que nosotros pensamos es que los tipos de interés no se van a mover en esta reunión de septiembre y van a esperar hasta octubre. Creemos que hay razones que hacen más plausible este cambio en octubre y no en septiembre. La principal es la estabilidad de los mercados. Yellen siempre ha estado muy preocupada porque los mercados financieros estén tranquilos. Ahora con toda la volatilidad que hay va a ser suave. Mostrarán que les preocupa esta volatilidad, la situación en China o Brasil, y que prestarán atención en todos los indicadores antes de tomar medidas drásticas.

Por otro lado, parece que en los mercados globales empieza a calmarse el tsumani chino de las últimas fechas. ¿Podríamos vivir más turbulencias en relación al gigante asiático en las próximas fechas? Sobre todo porque puede que los datos que conozcamos no acompañen…

Realmente el gobierno chino ya está dando pasos. Los pasos que parecen adecuados para estimular su economía y poner otra vez en aceleración ese crecimiento. Nosotros pensamos que no va a haber oleadas de volatilidad principalmente porque hay muchos hedge fundos o private equities, que están apostando en contra tanto de China como de las materias primas y esas posiciones bajistas llevan mucha volatilidad porque son ventas masivas que hacen que los precios de esos activos cambien mucho.

En relación al Ibex 35 lo estamos viendo bastante inestable sobre todo comparado con otros índices de Europa. ¿Por qué se está quedando rezagado en estas subidas?

Además de toda la volatilidad que estamos recibiendo por el tema de la Fed o el tema de China, le preocupan otras cosas que realmente no preocupan tanto en el resto de Europa. Una de ellas es Brasil y el estancamiento de su economía. Eso hace mucho daño a muchas empresas españolas que habían apostado su crecimiento al país latinoamericano. Y sin duda el otro es la incertidumbre política con esos procesos electorales que tenemos abierto, tanto el de Cataluña como el de las elecciones generales que hablan de un mapa político con cierta inestabilidad y eso el inversor, sobre todo el internacional lo nota y prefiere otros mercados más tranquilos como el italiano.

Seguimos con España. Hemos conocido los resultados de Inditex. ¿Cómo valoran estos resultados y cómo valoran a la empresa de cara al futuro?

Los resultados desde luego son excepcionales, como desde luego nos tiene acostumbrado Inditex. Lo que más nos llama la atención es el crecimiento en todas sus áreas de negocio. España, pese a decrecer, solo representa un 17%. Baja del 20%. Sorprende muchísimo el espectacular crecimiento en Asia en un trimestre que parecía que desaceleraba. La verdad es que también sorprende ese mantenimiento de márgenes. Tiene un margen cercano al 60%. Nos sorprende positivamente la evolución del negocio online y creemos que la compañía sigue siendo la mejor sin duda de su sector en el mundo. Es una empresa que todo el mundo trata de imitar y nadie lo consigue. Las perspectivas son buenas. Es cierto que está cotizando a unos múltiplos muy exigentes, pero nosotros creemos que va a seguir cumpliendo con esos múltiplos. Aunque no aconsejamos tomar posiciones en la compañía sí aconsejamos mantener.

También quería preguntarle por Sacyr. Últimamente vemos como sigue cayendo y parece no haber encontrado suelo. ¿Qué puede ocurrir con este valor?

Sacyr nos tenía acostumbrado a muy buenas noticias antes de verano y la verdad es que el flujo se está tornando negativo. Lo principal que le afecta es la caída del precio del crudo. Gran parte de sus ingresos vienen del dividendo que reparte Repsol, con lo que los menores ingresos de Repsol y la imposibilidad de mantener su dividendo le hagan mucho daño, y luego estamos viendo como muchas compañías constructoras españolas están consiguiendo muchos contratos a lo largo y ancho del mundo y Sacyr se ha quedado parada en ese frente.

¿Qué opinan de Técnicas Reunidas?

Nosotros pensamos que con el castigo que sufrió hace unos días después de una mala recomendación de analistas sí era un momento de entrar en la compañía. Hemos visto como Técnicas Reunidas es una de las empresas con mayor prestigio en las construcción de cualquier infraestructura petrolífera. También está consiguiendo contratos en áreas separadas de esta actividad como pueden ser las plantas desalinizadoras o de ciclo combinado y Reuters decía que podían conseguir un contrato de 3.000 millones de dólares con Arabia Saudí. Lo que observamos es que a pesar del desplome del precio del crudo el libro de pedidos de Técnicas Reunidas no ha sufrido apenas. Eso quiere decir que los mercados a los que está expuesto son aquellos en los que las industrias petrolíferas van a seguir creciendo esté el crudo al precio que esté. Entonces pensamos que es un valor que como llegó a estar por debajo de 40 euros es prácticamente un regalo. A partir de 45 o 46 euros podríamos decir que estaría más o menos en precio, con lo que todavía tiene cierto potencial.

¿Cómo posicionarían la cartera ante este clima de incertidumbre que hemos desgranado?

Nosotros llevábamos reduciendo exposición a riesgo desde marzo después de un maravilloso primer trimestre en renta variable y la verdad es que el tiempo nos ha dado la razón con toda esta volatilidad que ha venido. Eso ha provocado que las bolsas estén bastante más bajas que lo que terminaron el primer trimestre y creemos que ahora es buen momento de poder aumentar nuestra exposición a renta variable. Hemos aumentado nuestra exposición a mercado europeo. Pensamos que la bolsa alemana ha sufrido demasiado con el tema chino, pero también pensamos que simplemente el crecimiento de Europa va a hacer posible que las grandes empresas alemanas crezcan. Asimismo nos gustan las bolsas periféricas. Decimos que España nos preocupa un poco más por esa incertidumbre política, pero nos gusta mucho la bolsa italiana y qué duda cabe que la bolsa americana, si no en plan general (índices) sí nos ofrece muchas oportunidades en forma de empresas.