Casi una semana después de que la FED anunciara que finalizaba su programa de estímulos monetarios seis años después de ponerlos en marcha, siguen las reacciones de las firmas de análisis. La última, BofA Merrill Lynch.

En concreto, David Woo, el director de análisis de tipos de interés y análisis de la firma estadounidense acaba de publicar un informe en el que desarrolla cuáles van a ser los principales impactos de esta decisión.

Para Woo el fin del QE tiene dos implicaciones importantes para los mercados y la principal es que a partir de ahora se rompe el paradigma de que unos malos datos económicos son buenos para las bolsas, tal y como ha ocurrido en los últimos años. La perspectiva de que unas malas cifras justificaban el programa de estímulos llevaba a los inversores a seguir apostando por la renta variable.

“Ahora que la FED ha terminado oficialmente el QE en nuestra vista el coste de la FED para retornar a este programa es considerable. Creemos que esto significa que las cosas deberán ponerse mucho peor para que la autoridad monetaria salga en su ayuda. Es más, ahora que el mercado está esperando una subida de los tipos dentro de un año la capacidad para seguir mejorando el forward guidance ahora es limitado”, explican.

tipos y desempleo


Esto significa que si las malas noticias van a ser tratadas por el mercado como malas noticias, implicará una mayor volatilidad en los mercados y un mayor riesgo”, aseguran.

Aseguran también en la firma que la política de los últimos años de Estados Unidos para abaratar el dólar ha obligado a sus socios comerciales a adoptar políticas similares. “Además, ya que Estados Unidos son los principales inversores del mundo, esto ha significado que se han convertido también en transmisores del QE al resto del mundo”.

“Nuestro equipo de derivados también creen que los riesgos de que algunos mercados entren en shock están aumentando debido a la reducción de los balances de los bancos, lo volubles que se han vuelto los mercados debido a los HFT, una subida en las ventas a corto plazo y el momentum”, aseguran.

La subida del dólar y la correlación con la renta variable

Los expertos explican que “de muchas maneras la agresiva política acomodaticia de la FED en los últimos seis años ha reducido la necesidad de que otros bancos centrales hagan lo mismo. Ahora que la autoridad monetaria ha terminado el QE, la obligación caen en ellos y esto ayudará mucho al dólar. Esto significará que la divisa estadounidense estará más correlacionada con la renta variable que con los tipos de los bonos cuya subida estará muy condicionada por la política de otros bancos centrales”, aseguran.

El banco prevé que el EURUSD para finales de 2015 se sitúe en el 1,20 y una subida del USDJPY hasta 115. Aprecian en la firma que las posiciones especulativas con el dólar han alcanzado máximos.

correlación usd y renta variable



Si quieres recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.