Se lo hemos contado en numerosas ocasiones, la Robótica es la mejor oportunidad del siglo XXI. Algunas gestoras se han lanzado a invertir en las compañías que serán protagonista en próximos años, por algo que es evidente: el peso cada vez mayor de este tipo de tecnología en el día a día de las personas. En 2015 la facturación global del mercado de robótica y servicios relacionados alcanzó los 71.000 millones. Se espera un crecimiento en torno al 19% hasta 2019 con un valor de mercado de 135.000 millones. ¿Por qué no invertir en el futuro?
 

Recientemente entrevistaba a un gestor especializado en Robótica y le preguntabas por qué era mejor invertir en robótica que en cualquier otro sector. Su respuesta no se hizo esperar: “Cuando termine el siglo XXI todos los trabajos que prácticamente actualmente desempeñan los seres humanos, serán realizados por robots o software de inteligencia artificial”. De hecho, la clave de la robótica es la inteligencia artificial. José Antonio Andrés Ruiz, gestor de Esfera Robotics reconoce que no podemos dejar de lado la que será la mayor oportunidad del siglo XXI.

Este experto reconoce que, aunque la inteligencia para desarrollar la mayoría de tareas que hacemos los humanos todavía no está desarrollada, el ritmo con el que este proceso se desarrolla en la actualidad es muy alto y hay muchas empresas, sobre todo en Estados Unidos, invirtiendo miles de millones en esta nueva tecnología.

De hecho, el gasto mundial en robótica en 2025 podría rondar los 67.000 millones divididos entre gasto militar, industrial - con aproximadamente 1,2 millones de robots requeridos para aplicaciones, como soldadura, ensamblaje y manejo de materiales; mercados comerciales, algunas aplicaciones médicas nuevas como robots quirúrgicos y aquellos robots utilizados para entretenimiento, limpieza, educación, seguridad y aplicaciones en el hogar, según el Mercado Global de Robótica.
 

 


Así pues, las áreas que podrían beneficiarse de un mayor crecimiento en la próxima década sobre estos mimbres, según ETF Securities -  serían los drones –que alcanzará un nicho de mercado de 14.000 millones de euros en 2025–; la investigación –con una captación de 1.000 millones de dólares hasta 2020–, la salud –cuya capitalización alcanzaría los 18.000 millones de dólares en 2022–, la agricultura –que sumaría 16.300 millones de dólares en 2020–, la impresión 3D –con una cuota de mercado de 14.600 millones de dólares para el 2019–; y el consumo –área en el que se espera un crecimiento robótico hasta los 12.200 millones de dólares–. Eso sí, no todo estará exento de riesgo pues hay que recordar que esta tecnología está aun en sus primeras fases y que “en industrias como el 3D, por ejemplo, nos encontramos con una gran cantidad de tecnologías de las cuáles aún no se sabe cuál va a prevalecer. Es decir, que en la robótica habrá ganadores y perdedores y que para apostar hay que tener mucha información”, explica Karen Kharmandarian, gestor de Pectet Robotics.

Con todo, habría interés en empresas como Parrot, Aerovironment, y Northrop Grumman en la industria de drones. También en el área de investigación estarían compañías como KUKA, Rethink Robotics, ABB o Universal Robots, que podrían experimentar un potencial de subida en los mercados para el largo plazo. En la industria de la agricultura firmas como John Deere, Agrobot o Lely, con fuertes perspectivas para el futuro. Igualmente en la impresión 3D, como 3D Systems o ARCAM, que además de las subidas que ya han acumulado todavía tendrían opción de mejora. Y, por último, negocios como iRobot, dentro del segmento del consumo.

Comparación de los retornos de ETFs de ishares (azul), ETF Securities (verde) y Pictet (morado)

 

 

 


Ahora la cuestión está en ver cuándo los robots van a sustituir al ser humano en todas las funciones que ahora desarrolla. Se espera que ese momento llegará en 2050, según el gestor de Esfera Robotics FI. En el mes de abril este fondo cumple un año y ha retornado una rentabilidad de más del 7,8% a sus inversores. Lockheed Martin, Amazon, Itutitive Surgical o iRobot son algunas de sus principales posiciones.

El Pictet Robotics es otro de los fondos con presencia en España desde octubre de 2015. Un fondo que invierte sólo en empresas relacionadas con la robótica, inteligencia artificial y automatización. De manera que de 200 empresas del universo de inversión el fondo selecciona 40 a 60 acciones, incluyendo grandes y diversificadas como ABB y Siemens, que proporcionan estabilidad y flujo de efectivo y pequeñas y medianas que desarrollan tecnologías o servicios, muchas de EEUU, que lidera la nueva generación de robots y Japón, por su experiencia en automatización industrial.

Por último, la gestora estadounidense BlackRoc IM tiene un fondo cotizado registrado en España sobre el tema: iShares Automation & Robotics UCITS ETF que en los últimos tres meses ha retornado rentabilidades de doble dígito. Del mismo tipo, ETF Securities lanzó el índice  Robo Global Robotics & Automation al considerar que en estos niveles de desarrollo de la industria es complementamente imposible seleccionar compañías “por lo que proponen seguir a su índice, que se ha triplicado en los últimos diez años de vida”, Richard Lighbound, CEO de Robo Global de ETF Securites.  (Ver: ETPs sobre robótica. El mayor volumen mensual invertido desde su lanzamiento) . Un índice al que sigue el ETF del mismo nombre.  (Ver: Entrevista con Richard Lighbound)

Te interesa leer:

Si el futuro es el coche sin conductor, apueste por estas tres compañías
Ideas disruptivas para invertir en la próxima década