Video análisis mensual sobre las políticas monetarias de los principales bancos centrales. 

Esta semana tenemos reunión de la FED. ¿Esperan alguna sorpresa?
No. Sabemos que con la subida de tipos a finales de 2015 parecía que se iniciaba un recorrido de paulatinas subidas de tipos muy progresivas pero que podrían ser 2-4 en 2016 pero debido a la volatilidad de los mercados internacionales, China y el petróleo no creo que Yellen esté en la posición de subir tipos otra vez. Esto no significa que por su economía no pueda hacerlo – pues está creciendo a ritmos saludables, está a pleno empleo y la inflación no está presionando al alza – y creo que el dólar, a pesar de que ha perdido valor contra el euro, continúo pensando que cuando lleguen las subidas de tipos, el dólar cogerá fuerza contra el euro.

¿Qué tendrían que hacer los bancos centrales para que los mercados sigan subiendo?
Para continuar fomentando las subidas en los mercados, los bancos centrales no pueden sentirse presionados para que muevan los tipos de interés al calor de lo que hacen los mercados. Tienen que mostrar estabilidad y consistencia en política monetaria. Ahora ha pasado a ser contractiva con la subida de tipos, obviamente no puede estar ajena a los mercados, pero para mí la consistencia en política monetaria será importante para dar tranquilidad a los mercados y abstraerse del nerviosismo inmediato.

¿Qué valores se beneficiarán de una (progresiva) subida de tipos en EEUU?
Los valores españoles que se benefician de eso son los valores que tienen actividad en suelo americano, en EEUU, y lo que hacen es tener ingresos en dólares americanos y cuando se hace la consolidación de ingresos todo lo que tiene en dólares, al subir el valor de la divisa, les beneficia. Tenemos varias compañías, Grifols tiene aproximadamente un 65% de actividad en EEUU por lo que sería una beneficiada; Ferrovial tiene un 40% de facturación en EEUU y sería otra apuesta y por último, BBVA tiene un 41% en EEUU y México pero una parte de la entrada le viene por la dolarización de la economía mexicana.

¿Qué le parece el movimiento del BCE la semana pasada?
El movimiento del BCE es un movimiento de mucho calado. Estamos pensando que los diferentes instrumentos de política monetaria que tiene a su alcance los ha incrementado – baja el tipo de referencia al 0%., rebaja al -0.4% la facilidad de depósitos, ha incrementado la inyección mensual a 80.000 millones y ya elevó el número de activos elegibles. Por otro lado, ha dado salida a la segunda fase de las TLTRO que es la barra libre de liquidez para la banca europea. Un paquete de medidas muy en la línea de la asertividad de Draghi y sólo veo un problema: no es que no tenga efecto en la economía real, es que el alcance no es inmediato. En EEUU tuvimos seis años de QE y en Europa sólo llevamos uno. El problema que veo sería más en el sentido de que el Tridente de Draghi – Política monetaria, política fiscal y reformas estructurales de los Estados miembros – no vaya en la misma dirección cuando tiene que hacerlo.  Es ahí donde tengo la duda.

¿Cree que estas medidas supondrán un nuevo “bache” para los mercados?
Esto no supone un bache para los bancos pero lo pone más difícil. Cuando tenemos un entorno de tipos de interés a 0%, al banco le cuesta más sacar un rendimiento a través de la inversión crediticia pero Draghi nos dio una de cal y otra de arena pues por un lado anunció la penalización del 0,4% en los depósitos de los bancos en el organismo monetario pero por otro lado, activó la TLTRO II en la que los bancos no sólo pueden conseguir recursos para conseguir inversión crediticia sino que además hará el cambio de la TLTRO1 a la II. Los bancos que actualmente en su balance tiene más inversión crediticia, el montante a pedir puede ser mayor.  Un apoyo más de Draghi a que los bancos tengan más inversión crediticia.

Tras comenzar a cotizar los derechos de la ampliación de capital de ArcelorMittal ¿Acudiría a la operación?
El montante de la ampliación de capital es importante, hablamos del 36% de la capitalización que tiene ahora mismo la compañía. El efecto dilución es muy alto para los actuales accionistas con lo que si no vas a la ampliación, tendrás este efecto. Para los que ya son accionistas que tendrán los derechos que se generan de las acciones viejas, sin duda iría pues el efecto dilución no puede dañarnos. Si no eres accionista, tal y como está el precio del derecho, te quedas neutro con lo que si crees en la compañía porque ha tenido una mejora importante en precio, puedes comprar acciones pero no porque la ecuación de canje salga mejor.