La renta fija ha dejado de ser lo que era con un bono español marcando mínimos históricos semana tras semana. ¿Qué le queda al inversor conservador? Buscar alternativas y quizás algo más de riesgo, aunque no necesariamente. Si usted apuesta por dividendos, sepa que también hay fondos de inversión que los reparten periódicamente, sin el handicap que supone invertir en acciones de manera directa.

Con motivo del lanzamiento de un fondo cotizado de la casa de Deutsche Bank ha saltado a la palestra una pseudodesconocida forma de inversión. La gestora alemana ha lanzado en la bolsa española el ETF db x-trackers Ibex 35® UCITS y la gran diferencia respecto del fondo que ya tiene registrado en España sobre bolsa española es precisamente el reparto de dividendo.


¿Cómo tributan estos fondos?

La última reforma tributaria llevada a cabo por el gabinete del ministro Cristóbal Montoro ha eliminado uno de los ‘privilegios’ de los que gozaba hasta hace poco como era la exención de tributación de los primeros 1.500 euros en rentas de capital.

En estos momentos, los dividendos, englobados en este apartado de rentas, tributarán entre el 19% si el importe es inferior a 6.000 euros y el 23% para cuantías superiores a los 50.000 euros a partir del año 2016 (el próximo año, y a raíz de la reforma fiscal, el gravamen es del 20% (21% este 2014) y del 24%). Es por ello que muchos expertos insisten en que, ante una negativa legislación fiscal, lo mejor es saber beneficiarse de las ventajas que ofrece un fondo de inversión como es la reinversión de estos dividendos en el mismo fondo o el traspaso del dinero de uno a otro para evitar rendir cuentas con Hacienda hasta el momento de la recogida total de beneficios. Esto queda ejemplificado en los conocidos como fondos de acumulación que tan sólo pagan ante el fisco una vez el partícipe decida vender el fondo.


Sin depósitos ni bonos…
…tan sólo queda el dividendo si estamos hablando de un inversor conservador. La cuestión es muy sencilla. En primer término, los depósitos han perdido todo su atractivo en nuestro país. Y para colmo el Banco Central Europeo ahonda más si cabe en esta ‘pérdida de encanto’. Los expertos aseguran que a menor tipo de interés (y la última rebaja los ha llevado hasta el 0,05%, mínimo histórico de la eurozona) menor rentabilidad para los ahorradores.

En el segundo caso, en el de los bonos. No hay nada nuevo bajo el sol. La relajación -para algunos excesiva- de los mercados de deuda periférica ha llevado al bono español a diez años a un mínimo histórico del 2,08%. O si hablamos, por ejemplo, de la rescatada Irlanda, su deuda a dos años ya ha pasado a tasas negativas, por debajo del 0% de rentabilidad.

Con este contexto, los inversores conservadores se están viendo obligados a asumir un mayor riesgo, como reconocía hace unos días José María Luna, director de Análisis de PROFIM Eafi. Lo cierto es que los fondos de inversión de reparto de rentas periódicas no suponen el mismo riesgo que la inversión en renta variable, con lo que se presentan como una interesante opción. Están diseñados para “aquel inversor que busca exposición a renta variable con menor volatilidad, menos riesgo”, reconoce Sebastián Velasco, director general de Fidelity para España.

Otro rasgo a destacar de este tipo de fondos es que su característica común, como es el reparto de rentas, es la única que necesariamente comparte puesto que pueden incluirse en prácticamente cualquier clasificación dentro de los fondos de inversión.


 
 

¿Qué ejemplos tenemos?

Fidelity Global Dividend Fund. Se trata de una cartera compuesta por unas 50-60 compañías entre las que predominan tres sectores fundamentalmente, como son “sanidad, consumo y financiero” que representan “más de la mitad del fondo”, tal y como afirma Velasco.

Con un 35% de la cartera invertida en Estados Unidos y otro 25% en Europa en lo que llevamos de año acumula una rentabilidad cercana al 10%.

Se considera dentro de aquellas carteras que invierten en base a ‘alto dividendo’.

DWS Covered Bond Fund. Invierte en bonos europeos cubiertos y denominados en euros. De ahñi que tenga un apalancado e inversión que supera el 130% en obligaciones, de las que las menos son a corto. Acumula una rentabilidad del 7,2% en el año con un pago de rentas con carácter anual.

Templeton Global Total Return. Con una rentabilidad similar al anterior, su cartera se centra en renta fija global. ¿Dónde? En bonos soberanos siendo las mayores posiciones del fondo la deuda de países como Corea, Uruguay o México, cuyos bonos conceden la mayor de las rentabilidad de hasta el 8%.

Es una de las referencias en su apartado de fondos a nivel mundial, con un gran patrimonio y cuenta con las cinco estrellas de Morningstar.

O si lo que busca es una opción más arriesgada PIMCO ofrece su fondo Global Investment Grade Credit Fund invertido en deuda corporativa. También podría incluirse en este apartado el Goldman Sachs Global High Yield Portfolio.

O ya acercándonos a la renta variable encontramos el fondo de DWS llamado Invest Top Dividend y cuyas mayores posiciones se encuentran en Estados Unidos, con un 36% de la cartera, aunque Europa representa otro 29%. De hecho, Roche es el valor que mayor peso tiene dentro de este portfolio, por delante de otros como Verizon, Novartis o la petrolera Royal Dutch Shell.

En lo que va de año acumula una rentabilidad del 10,8% y, según Morningstar, su reparto de dividendos se realiza de forma anual.

La última de las opciones es la de Pioneer con el European Equity Target Income, dentro de la renta variable alternativa. Y apuesta claramente por España. Su mayor posición es Repsol a la que destina el 3,5% de la cartera. También se encuentran ProsiebenSat Media, Deutsche Telekom, repite Novartis y la italiana Eni.

En su caso, el reparto de dividendos se produce dos veces al año.