Robert Casajuana, economista y Director de Inversiones institucionales de SLM, comenta las perspectivas macroeconómicas para el 2016 y a través de las cuales se puede realizar alguna estrategia de inversión para este año.

 
¿Qué perspectivas hay para el 2016 en los mercados con la volatilidad que tenemos?

A principios de 2015 ya decíamos que podía ser un año volátil y 2016 va a seguir esa línea o si cabe habrá más volatilidad. Yo me fijo en el largo plazo y en los fundamentales de la economía. Creo que a nivel macro la situación actual es mucho mejor que en el 2008 o 2009. Actualmente tenemos a Soros diciendo que estemos cerca de lo que pasó en 2008 y no creo que estemos en esa situación. De fondo tenemos una macro que va mejorando. Lo que ocurre es que China  como todos sabemos no está creciendo como se espera. El PIB tendencial está creciendo por debajo del 7% y 8% y crecer por debajo de eso dispara todas las alarmas. Entonces el factor chino va a jugar un papel importante durante todo el año. Hay otros temas que olvidamos como Grecia, en España todo lo que venga de Latinoamérica. En líneas generales va a ser un año de transición. No estoy negativo en cuanto a que vamos a continuar con este inicio de año. Las perspectivas de crecimiento siguen siendo altas. Estados Unidos ha subido tipos y cuando una economía se permite esto en definitiva te dice que está bastante saneada. Pienso que va a ser un año ligeramente positivo.

¿La tormenta de China podría ir in crescendo este año?

Tormentas en China como la de agosto o como la de enero podemos ver alguna más durante el año. No será todo el año con China con esta tendencia tan negativa. China su PIB tendencial está por debajo de lo que se espera, tiene un problema con el shadow banking, tiene un problema del cambio del modelo económico. Pienso que sus autoridades monetarias no tienen la experiencia de países como Estados Unidos o Reino Unido para sortear estas crisis. Eso le hace dar unas señales en los mercados a veces erróneas con movimientos como los de agosto con el yuan o subir los tipos y luego bajarlos. Eso da malas sensaciones al mercado. En el momento que China nos vuelva a mostrar algún tipo de actuaciones en este sentido que puede ser en otro mes podemos ver otras bajadas de este calibre.

¿Cuál podría ser el suelo del petróleo?

En el petróleo el año pasado acerté las previsiones en el precio en que podíamos llegar a 30 dólares. Para mis modelos 30 dólares debería ser el suelo. En una sesión o en unas semanas puntualmente podríamos bajar de ese nivel, pero para mí el rango en el que está el suelo del petróleo está entre los 30 y 35 dólares. Sí que hay un problema de demanda, va todo relacionado con lo que comentábamos antes. China ha sido un consumidor de materias primas en general espectacular. Esa demanda ya no la tenemos. Pero el problema que tenemos es de oferta. Al haber tanta demanda sobre todo de China y de otros emergentes intensivos en materias primas la producción se ha desbocado. Desde el lado de la oferta es de dónde tiene que venir la mejora de las materias primas. Tenemos el problema de que la OPEP para su lucha que tiene con el fracking para Estados Unidos, no baja cuotas de producción lideradas por Arabia Saudita. Otro problema es el tema Irán y Arabia Saudita. Otro de los puntos de volatilidad de este año vendrá por ese lado.

¿Qué se puede esperar para el Ibex 35?

Es una difícil pregunta. Tengo tres ejes en los que fijarnos para España. Uno es Latinoamérica. Brasil está mal y todo el tema de las materias primas le ha afectado. Ahí hay una correa de transmisión negativa para España. Luego Argentina también con el tema de la devaluación. Luego tenemos el punto político. En Bruselas quieren estabilidad. No quieren que tengamos otro problema como el que tuvo Grecia con Varoufakis. La presión a mi entender desde Bruselas para que se consiga un gobierno estable, con partidos como PP y PSOE, será muy alta (aunque no parece que vaya a suceder). Entonces mientras no haya una estabilidad política va a tener un efecto en los mercados. Estos dos puntos que ahora mismo son negativos están seguidos de otro punto que a veces pasa por alto. Y es que la economía española tiene unos fundamentales que han mejorado mucho. La macro española ha mejorado  mucho. El 50% de la deuda española está en manos de los inversores internacionales. El desempleo está en niveles altos, pero también viene de niveles importantes. Nos estamos acercando al 30% y ahora nos acercamos al 20%. Se está creando ocupación, aunque luego otro tema es si es de mejor o peor calidad. A nivel de exportación los productos españoles son cada vez más competitivos. Veo muchos datos positivos en la economía española y ciertamente no estamos aislados. No creo que sea un año de altísimas subidas, pero tampoco de altísimas bajadas.

Con las correcciones que hemos visto en sectores como el bancario, el de la construcción y el de las materias primas, ¿habría alguna oportunidad de inversión?

Sí, todo lo que son sectores cíclicos estaría con ellos. Evitaría sectores defensivos tipo eléctricas, energía y demás. Todo lo que son sectores que son intensivos en energía, como las líneas áreas, o los ligados al ocio y turismo también serían apuestas. El sector bancario aunque ha tenido una mejora y reestructuración, pero como se encuentra en el foco de posibles compras y fusiones no lo tengo tan claro. Diría que está en el banquillo a punto de salir al campo, pero aún no lo tenemos tan claro.

Con la subida de tipos en Estados Unidos, ¿se habría generado una oportunidad dentro de la renta fija estadounidense?

En la renta fija estadounidense apostaría por lo que son bonos flotantes. Estos nos dan rentabilidad ligada a los tipos del país de referencia. Como van a subir tipos, estos son unos tipos de bonos en los que entraría. No entraría en bonos soberanos, puesto que creo que los treasuries americanos están muy en precio. A nivel corporativo, de la parte alta del high yield. Creo que ahí hay valor y evitando el sector energético. Luego apostaría también por renta variable americana donde hay buenas perspectivas.