Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, hace un repaso completo de la actualidad, de cuáles son los eventos que hay que seguir próximamente, así como explica algunas oportunidades de inversión.
 
Si hay un tema que ha influido últimamente es la FED y la posibilidad de que suba los tipos de interés durante el verano. ¿Cree que es el momento idóneo y cómo podría canalizarse en los mercados?

Creo que ahora mismo tenemos dos factores que están afectando tanto en Europa como en Estados Unidos y ambos están relacionados con la Fed. Los datos macroeconómicos americanos han mejorado mucho. En este segundo trimestre la economía norteamericana se ha mostrado sólida y tiene la suficiente fortaleza como para encarar una subida de tipos de interés. Por otro lado tenemos que las expectativas con la Fed han cambiado. Hace escasas tres o cuatro semanas el mercado daba por hecho que la Fed subiría tipos a finales de año y ahora tenemos que se está descontando con más de un 50% de posibilidades que se suban bien a mediados de junio o bien en la reunión de julio. Tampoco descartaría septiembre para subidas de tipos de interés. Todo esto a Wall Street le está sentando bien porque entiende que una economía suficientemente fuerte va a aguantar una subida de tipos de interés. En Europa está sentando está sentando muy bien a través de dos vectores. Primero, a través de las divisas, donde el euro-dólar ha caído 500 puntos básicos pasando del 1,16 al 1,11. Esa caída ha beneficiado a sectores exportadores y a la renta variable europea. En segundo lugar, el sector bancario también está ayudando. En general se apoya de la subida de los bancos de Estados Unidos que aplauden una política monetaria más restrictiva, que pueden ampliar los márgenes, también se beneficia de una subida de la inflación. También tenemos el nuevo acuerdo con Grecia. En Europa hemos tenido unas noticias parciales que han favorecido al sector bancario. Con todo esto estamos viendo que los índices americanos y europeos han roto el rango de consolidación lateral en el que se han movido todo el mes de mayo. Creo que ahora mismo se está formando un impulso alcista que tiene más recorrido a corto plazo a ambos lados del Atlántico.

Otro de los asuntos más comentados es el repunte del petróleo por encima de los 50 dólares. Niveles que no tocaba desde noviembre del pasado año. ¿Qué se puede esperar ahora del petróleo sobre todo teniendo como telón de fondo la reunión de la OPEP en pocos días?

Pienso que la reunión de la OPEP no va a ser determinante. El petróleo sube con fuerza en paralelo a una apreciación del dólar, lo cual en teoría no favorece al petróleo, pero lo que está cotizando el mercado del petróleo es un cambio de las perspectivas que había sobre los fundamentales. El mercado esperaba que la sobreoferta del petróleo durara hasta finales de 2017 y se está adelantando mucho la fecha en la que el mercado va a llegar al equilibrio. En definitiva, el mercado va a llegar a un equilibrio entre la oferta y la demanda entre seis y nueve meses antes de lo que estaba previsto. Eso hace que el petróleo esté en los niveles actuales. Prueba de nuevo de que en esta reunión no se vaya ni a reducir ni a congelar la producción. No vamos a ver un petróleo en los próximos seis meses en los 70 o 75 dólares. Pero creo que en general hemos ganado entre cinco y diez dólares de manera estructural para este año.

Por último le quería preguntar por Repsol, que se acerca a los 12 euros y lleva desde mínimos estableciendo máximos crecientes, sobre todo desde el repunte del petróleo que comentábamos anteriormente. ¿Ve oportunidad en la petrolera española?

Lo hemos comentado en alguna ocasión. Repsol es de los valores que más ha rebotado en los últimos meses. Era una inversión de riesgo pero que se ha demostrado muy atractiva. Quizá en estos niveles sea una opción. No vamos desde luego en los próximos meses un rebote parecido al que hemos visto en los últimos meses. Nada parecido. Ahora, que esta mejora del precio del petróleo mejore estructuralmente a Repsol sí que lo creo. Me parece interesante para tener una exposición limitada en una cartera.

También cada vez nos estamos acercando más al referéndum sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea. ¿Sería partidario de evitar valores españoles con exposición a Reino Unido, como Santander, Mapfre o Iberdrola, hasta que se celebre la consulta?

Creo que lo más sorprendente el enorme descuento que lleva la ampliación aparejada. Más del 46% desde el cierre del pasado viernes. Hoy en el peor momento ha caído un 25%. Tengo muchas dudas. Tomando referencia lo que hizo Santander cuando hizo la ampliación de capital, desde la fecha que anunció la ampliación de capital hasta tres meses después el valor llegó a recuperar un 20% cubriendo todo el gap bajista que presentó con el anuncio de la ampliación, pero un año después bajaba un 30%. A mí en el largo plazo lo fundamentos del Popular no me parecen atractivos. Es un valor que no tendría en cartera. Ahora bien, que tras una ampliación de capital pueda haber un rebote y el valor en cuestión de semanas pueda estar por encima de los niveles actuales de manera momentánea no lo descarto. Fue lo que pasó con Santander. No me atrevería a hacer un diagnóstico claro.

Por otra parte, Banco Popular ha sorprendido con el anuncio de otra ampliación de capital por 2.500 millones de euros. ¿Qué recomendación hace sobre este valor?

En general no sería partidario ni de comprar ni de vender valores con el motivo del Brexit. No ha sido un gran catalizador para esos valores el tema del Brexit. Creo que no va a haber Brexit, como así lo demuestran las encuestas y pienso que esto sí nos pueden dejar oportunidades pero no en valores españoles con exposición a Reino Unido. Veo oportunidades con la libra esterlina, que ha sido una de las divisas más castigadas este año y que sí descontó la posibilidad del Brexit y ahora se está recuperando con fuerza en paralelo con el buen momento que atraviesa la economía del Reino Unido. Creo que tomar posiciones en el cruce de la libra frente al euro puede ser una buena estrategia de cara a las próximas semanas y meses.