Al Ibex 35 le cuesta mucho llegar a los 10.600 puntos porque básicamente depende de los blue chips, no obstante, tanto en el corto, como en el largo plazo, su tendencia es alcista. En el largo plazo estamos en mitad de la nada, porque tiene una resistencia en los 11.000 puntos y un soporte en los 10.000.

En el corto plazo, aunque hay más volatilidad, hay más oportunidades de Trading, porque el Ibex se mueve entre los 10.680 y los 10.457 puntos. El objetivo riego/rentabilidad es más ventajoso en el corto plazo.

Los resultados de ACS tuvieron buena acogida, pero son relativamente buenos. Mejoró el beneficio, pero la venta de activos disminuyó. Aún así, confío en la compañía y ahora está pujando por un contrato en Colombia. Desde un punto de vista fundamental, debemos ser cautos y ver más inversiones y proyectos. Ahora bien, desde el punto de vista técnico, a pesar de estar cerca de máximos anuales, no ha perdido la directriz alcista y no hay nada que nos haga pensar que no atacará los 32 euros. Tiene un soporte importante en 30,85. Aunque lo rompiese, no tendríamos una señal fuerte de cambio de tendencia, pero sí sería un indicio.

El caso contrario a ACS es de OHL, pues el beneficio ha caído, pero ha mejorado el Ebitda. Han saltado los niveles de stop en 32,90, pero creo que es una buena inversión para este año. Lo que podemos hacer es esperar a que vuelva a 33,3 y esperar que suba a 34 euros.

Sacyr me gusta mucho y creo que capeó muy bien la crisis del Canal de Panamá. Ahora tiene perspectivas de futuro para su negocio, especialmente para el área de construcción industrial y concesiones de infraestructuras que deberían reflejarse en la bolsa. Desde el punto de vista técnico, la directriz alcista se mantiene y no debería perder los 4,8 euros. No veo descartable volver a los 5 euros en el corto plazo.