Álvaro Blasco, director de ATL Capital, habla sobre el momento actual en el que se encuentran los mercados, además de los valores que tienen mayor relevancia en estos momentos.
 
¿Qué es lo que le falta a nuestro índice para terminar por despegar?

La verdad es que llevamos doce meses con caídas continuas donde ha habido efectivamente momentos de dientes de sierra con recuperaciones considerables, pero al final siempre hemos ido más abajo en los últimos meses. Faltan alicientes y son difíciles verlos. Por un lado el BCE nos ha anunciado recientemente toda una batería de medidas que incluso han sobrepasado las expectativas que teníamos. Por tanto del BCE pocas sorpresas podemos esperar. Y por otro lado ahora va a empezar lo que es la publicación de resultados, de los que esperamos ahora es que los resultados europeos puedan tener un crecimiento del 1%, por lo que pocas son las expectativas que tenemos. También es cierto y lo comentamos mucho que ante la baja expectativa de subida de resultados en este primer trimestre, quizá tengamos bastantes sorpresas positivas que puedan servir un poco de acicate. Por otro lado, aunque hoy por hoy tenemos que reconocer que nuestra situación política no ha incidido para nuestro índice, porque han ido como cualquier europeo lo ha hecho mal, vamos a ver qué avances podemos tener y si realmente se consigue un acuerdo para no tener que ir a nuevas elecciones o si tenemos que ir a nuevos comicios. En cualquier caso eso nos puede aportar un pequeño añadido de volatilidad que quizá en una recuperación del mercado nos deje descolgados.

Otro tema es la fortaleza del dólar con respecto al euro después de las últimas palabras de Yellen. ¿Si esta dinámica se mantiene cuáles son las cotizadas españolas que pueden verse más afectadas?

Mirando el lado más positivo es que en esta situación nuestras compañías grandes, medias e incluso algunas pequeñas son multinacionales y tienen un porcentaje de facturación fuera de España elevadísimo y muchas de ellas con una cierta dependencia al dólar o monedas muy ligadas al dólar. Por tanto, esta depreciación que hemos visto de dólar en estas últimas semanas creo que puede beneficiar a todas nuestras compañías y si nos centramos en el Ibex a todas aquellas que tienen posiciones importantes fuera de España o en Estados Unidos como Iberdrola, Santander o muchas otras.

Europa sigue pendiente de la decisión del Reino Unido de salirse o no de la Unión Europea. ¿Cómo puede afectar esto a las compañías con intereses allí como Santander o Iberdrola?

La verdad es que en el caso hipotético de que Reino Unido saliese de la Unión Europea, indudablemente aquellas empresas españolas que tengan intereses en Reino Unido van a tener dificultad. Cuando leemos las ideas que tienen unos y otros podrían mantenerse y no sufrir, pero yo creo que en principio siempre habrá un componente negativo para aquellas empresas que tengan intereses en el Reino Unido.

¿Qué opinan del sector bancario español? ¿Lo ven atractivo después de las caídas que hemos visto hasta ahora?

Realmente como atractivo es que el sector financiero español tiene cotizaciones muy por debajo de su valor en libros. Eso hace a las entidades atractivas. Otra cosa es que nosotros seguimos viendo deterioro en las entidades financieras porque mientras los tipos de interés estén a estos niveles es muy difícil que los bancos puedan ganar dinero y por tanto pensamos que van a seguir mermando los beneficios. Hemos visto recientemente la publicación del margen bruto de explotación que ha bajado de forma significativa. El margen de intereses se ha ido deteriorando y hemos visto también que el nuevo crédito no es suficiente para cubrir el crédito que va a venciendo a lo largo de cada mes. Por tanto el sector financiero va a seguir en una situación compleja y con bastante volatilidad pero para aquel inversor que piense para el medio y largo plazo creo que es una buena oportunidad de tener financiero en cartera. Ahí yo tendría Santander o BBVA y en los pequeños y medianos bancos, centrados en nuestra actividad en España, creo que todavía les va a costar bastante remontar de la situación que tienen. Ahí siempre recomendamos Bankinter y creo que es una entidad para tener en cartera.

¿Las últimas correcciones de Inditex podrían abrir la puerta a tomar posiciones viendo cómo está evolucionando la compañía?

Creo que sí. Siempre que hablamos de Inditex decimos que el único problema que tiene es que está cara. Nosotros pensamos que los múltiplos son elevados, pero la expansión que tiene Inditex a lo largo del mundo le va a seguir permitiendo crecer en sus cifras. El comercio online está empezando a funcionar ya con volúmenes muy significativos, por lo tanto nosotros sí tomaríamos posiciones en Inditex en la que esperamos que los resultados sean bastante buenos. Es verdad que hay un factor de climatología, donde no hemos tenido un invierno excesivamente crudo este año que pueden haber dañado sus ventas, pero las cifras adelantadas que hemos ido conociendo nos hace pensar que va a volver a dar un buen resultado y que por tanto es un buen momento para tomar una posición.

Le quería pedir opinión sobre Sacyr después de escuchar rumores sobre que podía deshacerse de su participación en Repsol aunque ha sido desmentido por la compañía. ¿En concreto que se puede señalar de Sacyr?

Pienso que Sacyr en lo que es su actividad normal lo está haciendo bien está creciendo. Lo que es la propia construcción sigue muy deteriorado. Nosotros Sacyr el problema que tiene es su participación en Repsol, porque el dinero que tuvo que solicitar a las entidades financieras para financiar está compra está sujeta a una serie de cláusulas. Entonces con una cotización de Repsol tan castigada como la que hemos estado viendo en estos últimos doce o más meses siempre es un problema que tiene a Sacyr en el borde del filo de tener que aportar más garantías para mantener el crédito vivo y sin problemas. Siempre es un problema de batalla cada vez que vemos bajar precios del crudo que automáticamente arrastran a todas las petroleras y por supuesto Repsol no es una excepción, pues vemos que Sacyr sufre. Nos tenemos que acostumbrar por ahora a que va a seguir siendo así.