El sector de materias primas ha pasado de ser el peor de la clase a sobresalir….y con nota. De hecho, los activos considerados refugio son los que pueden presumir de haber tenido un mejor comportamiento al calor de la reciente volatilidad experimentada en los mercados. Pero ¿sigue siendo buen momento para estos activos?
 


Desde que en 2012 la materias primas comenzaran su corrección, ha sido un camino sin freno, especialmente aquellas que huelen petróleo. Sin embargo, aunque el recorte ha sido importante para la mayoría, lo cierto es que la volatilidad que hemos visto desde comienzos de año ha provocado una huída hacia los activos de mayor refugio y, por ende, la subida en precio de los mismos. Tanto es así que tanto oro como plata consiguen revalorizaciones de doble dígito en lo que llevamos de año.

 

 

Evolución anual metales preciosos

 

 


El último informe de ETF Securities señala que los metales industriales “seguramente registrarán un déficit de oferta este año, todavía operan muy por debajo del coste marginal y además, el subsector parece estar formando un suelo técnico”.  A todo ello se une el hecho de se haya reducido la oferta de materias primas – alude al Zinc, níquel y cobre – sin que parezca que vaya a ir acompañada de una reducción de la demanda pues China parece haber mantenido estables los niveles de crecimiento de la misma.

¿Y los metales preciosos? Pues depende. En lo que se refiere al oro, dependerá en mayor medida de la política que lleve a cabo la Reserva Federal. Cuando más tarde el organismo que preside Janet Yellen en subir tipos de interés, mejor para el oro. Claro que, teniendo en cuenta la situación que tenemos en Europa, no parece que la demanda por este activo vaya a poner freno.  (Ver: El oro tiene razones para subir pero ya ha subido demasiado)

Gráfico con el balance del BCE y el oro

 

 

 

Balance BCE y oro


¿Y respecto a la plata? El metal cotiza en niveles en los que cotizaba en 2009 y todavía cuenta con potencial si pensamos que llegó a cotizar en torno a los 140 dólares durante los peores años de la crisis. La infravaloración que presenta respecto al oro hace que muchas miradas estén puestas en este activo. Sólo un dato: la proporción entre el valor del oro y la plata ha llegado a un nivel que actualmente se sitúa en los 76,84 puntos (dividiendo precio oro entre el precio de la plata).  Un dato que se ha colocado por encima de 80 en tres ocasiones desde el año `95 y después volvió a caer, favoreciendo el rebote de la plata.

Oro vs plata. Fuente: Infobolsa

 

 

Oro y plata

 

 


Desde un punto de vista técnico, está clara la reacción al alza de ambos metales. Aprobados, y con nota, en los Indicadores técnicos, es la plata la que muestra clara ventaja frente al oro con puntuación de sobresaliente y con todos los filtros en verde para seguir subiendo.

Indicadores técnicos sobre materias primas

 

 

 


¿Cómo aprovecharnos de esta tendencia? La opción es hacerlo directamente, a través de ETFs que repliquen el activo o a través de fondos de inversión que  tengan el activo como referencia, con la diversificación que ello supone.  Algunos de los fondos que invierten en estas materias primas han recuperado parte del terreno perdido a lo largo del ejercicio pasado. (Ver: El oro saca brillo a la rentabilidad de los fondos)  No hay que olvidar que fue el sector que peor comportamiento tuvo a cierre de 2015. De los fondos que cotizan en la categoría Morningstar que tienen como referencia al sector oro y los metales preciosos, lo cierto es que todos presentan rentabilidades superiores al 40% en lo que llevamos de ejercicio.

Rentabilidad fondos de oro. Fuente: Morningstar

 

 

 

 


Si nos quedamos con los más rentables, mirando las carteras que lo componen en su mayoría son mineras que incluyen entre sus actividades la prospección, extracción y tratamiento tanto de oro como del resto de metales preciosos.