Arrancamos el último periodo del ejercicio en los mercados que siempre se toman con más ánimo que en otros momentos del año. Sin embargo, lo que nos dicen los números es que no deberíamos ser excesivamente optimistas si atendemos a la evolución de la última década dentro de la bolsa española.
 
Ahora sí, despedimos el tercer trimestre del año en el mercado español. Un trimestre que ha estado marcado por la digestión del Brexit que azotó al parqué madrileño con caídas del 9,6% en el mes de junio. Se ha cerrado, por tanto, este tercer periodo con un avance del 7,4% en el índice de referencia del selectivo nacional y ahora lo que hay que observar es qué va a pasar a partir de ahora.

Falta un trimestre que siempre es esperado para realizar las últimas compras por parte de los inversores. Siempre se quiere aprovechar el posible rally de final de año para sacar el último pellizco posible a las inversiones. Pero para antes lo que hay que visualizar es cómo ha sido la evolución del Ibex 35 últimamente durante este marco de tiempo. Simplemente sirviendo como ejemplo para intentar hacerse composición de lugar de lo que puede o no suceder.

En este sentido, lo que se observa en los últimos diez años de cotización es que el Ibex 35 ha tenido un comportamiento absolutamente plano de media. El rendimiento del índice es del 0,13% midiendo entre este tramo temporal, aunque en los últimos cinco años solo en una ocasión se han plasmado caídas en los últimos tres meses del año.

Comportamiento del Ibex 35 en el último trimestre del año


Siguiendo esta serie, lo que se atisba es que octubre suele ser un mes amable para el mercado español en términos de rentabilidad –tanto que en siete de las últimas diez ocasiones el Ibex 35 ha terminado este mes con ganancias y en algunos casos como el que se vio el pasado año, bastante importantes (+8,4%)–. Pero apartando esto, los dos últimos meses del año no han mostrado excesivo comportamiento positivo en esta década en la que nos encontramos.

De hecho, es noviembre uno de los peores meses del año para el conjunto del selectivo al margen de mayo o junio, en donde se suelen ver descensos más pronunciados si nos referimos en término medio. Pero, en promedio, es un periodo en el que o se ven caídas bastante abruptas, como la que vivimos en 2011 (-14,3%), o donde los beneficios son absolutamente tibios.

Comportamiento del Ibex 35 en noviembre


Para hacerse a una idea, de entre todas estas fechas medidas, el año 2014 fue el mejor de la serie, con una revalorización del 2,8%. Muy lejos del récord de otros meses teniendo en cuenta esta misma variable, donde se reflejaron alzas de hasta doble dígito (es el caso de la mayoría de los meses del año).

Sin embargo, y por dar algo de color más positivo a esta muestra estadística, diciembre sí tiene un mejor recorrido que los meses predecesores. El llamado rally de final de año se ha producido en siete de las últimas diez ocasiones, aunque en muchos supuestos con revalorizaciones no muy llamativas.

Con todo y con ello en este mes la media de subidas es del 0,3%. En el año 2010 es donde vimos una mayor tendencia alcista con un incremento del 6,4%, mientras que en 2015, con toda la crisis que llegó de la mano de China, vimos el mayor descalabro con un retroceso que llegó a alcanzar el 8,1%.

Comportamiento del Ibex 35 en diciembre


Lo que parece que nos deja la estadística bastante claro es que el último trimestre, si atendemos a los últimos años, suele ser de bastantes dudas para los inversores. Máxime con la situación que tenemos y con unas elecciones de Estados Unidos que pueden dar una inyección de moral o todo lo contrario; además de con una decisión de la Fed de cara al último tramo del ejercicio que puede mandar un mensaje de nuevo tensionador para las bolsas. Por ello, los números no son más que eso, pero sirven de ejemplo para conocer las tendencias.