El año en el que ‘el Calvo de la Navidad’ ha abandonado Loterías y Apuestas del Estado, la casa que le lanzó al estrellato, para soplar las ‘cifras’ desde su mano de los miles de niños por los que lucha una conocida ONG
, es también el año en el que la crisis y, sobre todo, el paro, han logrado la pócima perfecta para paralizar al país alrededor del sorteo de Navidad.


Hoy, 22 de diciembre
, la suerte se juega en el Teatro Real de Madrid donde se repartirán en total 2.240.000.000 de euros y dando por sentado que se han vendido las 160 series de 100.000 billetes cada una de ellas (200 euros por billete –o faldón- y 20 euros por décimo).

Premios por serie. Loterías y Apuestas del Estado (FUENTE: Loterías y Apuestas del Estado)

FUENTE: LOTERÍAS Y APUESTAS DEL ESTADO

Asuman que lo más probable es que hoy no empiece una nueva vida para ninguno de ustedes, pero si tuvieran esa gran suerte, ¿qué hacer si realmente nos ha tocado el ‘gordo’? 

Lo primero es buscar a un asesor financiero, bien sea EAFI o gestor dependiente de un banco, para que nos guíe en el proceso de ser ‘un nuevo rico’. No debe ser tan fácil cuando EFPA, la Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera, calcula que 3 de cada 4 ganadoras de la lotería conserva cinco años más tarde mucho menos dinero del que les tocó en el bombo.

Este año es, además, el año de las retenciones por parte de Hacienda. Desde el pasado 1 de enero, los premios de Loterías y Apuestas del Estado tienen un gravamen especial del 20% para los premios que superen la cantidad de 2.500 euros, De este modo, si nos tocan 400.000 euros correspondientes a un décimo premiado con el ‘Gordo’, el importe del premio después de impuestos sería de 320.000 euros, según explican desde EFPA.

Una duda muy normal es saber si hay que volver a pagar por ello. La respuesta es no. Las cuentas se ajustan con Hacienda en el momento del cobro del dinero y “no se debe debe incluir de nuevo en la declaración del IRPF del año 2013” y que se presentará el próximo 2014.


¿Invertir en bolsa es una lotería?
No saben de lo que hablan si piensan esto… Luis Francisco Ruiz, director de Análisis de Estrategias de Inversión, hace una clara distinción entre la bolsa e invertir dinero en un boleto de lotería: las matemáticas marcan esa diferencia. “La esperanza matemática de un décimo de lotería de navidad es la siguiente: si cada décimo de lotería cuesta 20 euros y el sumatorio de las probabilidades de obtener cada premio por su importe son 14 euros (ver tabla inferior) nos queda una esperanza matemática de – 6 euros. Es decir que cuando compramos un décimo el valor promedio esperado es perder 6 euros”, explica el experto. (Ver: Esperanza con ilusión y esperanza con fundamento 2013)

FUENTE: Elaboración propia

 
De hecho, mientras a más de uno le esté doliendo el bolsillo de pensar el dinero que se gastó para no obtener nada a cambio, el negocio para Loterías es redondo. “Otro cálculo curioso es que si la empresa de juego estatal consigue vender todos los décimos de lotería de navidad le quedaría un margen bruto por este sorteo de 1.080 millones de euros, una cifra nada despreciable”.


¿Dónde recomiendan los expertos invertir el ‘gordo’?
Si tuviésemos solo un disparo para 2014 sería renta variable y para diversificar, renta fija, que ha corrido mucho y vía precio ya no es la fiesta de los dos últimos años, pero sigue siendo interesante por diferenciales”, asegura David Sánchez, analista de fondos de inversión de Inversis Banco.

La renta variable es, sin duda, el activo estrella para el próximo año. Desde PROFIM Eafi, Belén San José, recomienda destinar un 40% de los 320.000 euros que nos tocasen en equity diferenciando entre un perfil más conservador, para los que aconseja fondos de renta variable globales, “como el Fist Eagle (International Amundi SICAV) y, aquellos más arriesgados, podrían apostar por renta variable japonesa o china expuesta al consumo, como el Robeco Consumer Trends”.

“Encontramos mucho atractivo en renta fija periférica y renta variable española, conservadora y a medio plazo. Empresas con buenos fundamentales y buenas perspectivas a medio plazo”, reconoce Pablo Nortes, analista de Tressis.

San José destinaría otro 40% a fondos mixtos defensivos o de renta variable. “Dentro de esta parte de la cartera, sería conveniente poner un poquito en convertibles, como el Salar o el Pareturn Cartesio Equity”, fondo que acumula un 21,2% de rentabilidad en el año, según Morningstar.

El 20% restante se reparte entre un 10% para fondepósitos, “como el Gesconsult Corto Plazo o el Aviva Corto Plazo”, y otro 10% se iría a la manida “deuda periférica” de España e Italia, principalmente. El fondo por el que apuestan es el Amundi Fontesoro.