Alvaro Blasco, director de ATL Capital, analiza las compañías que han presentado resultados este jueves, así como otras que están siendo noticia estos días. 

La aseguradora Mapfre ha reconocido que en 2016 mejoró su beneficio un 9,4%, hasta los 775 millones. ¿Qué destacaría de las cuentas de la aseguradora?
Las cuentas de Mapfre han sido verdaderamente positivas. Fuera de las cifras vemos avances muy importantes en España, pues un 30% de sus primas viene de nuestro país, con una subida del 7%; también hemos visto una subida fuerte en el beneficio de Brasil, aunque también alguna cifra negativa esta pata de negocio; lo ha hecho bastante bien en EEUU, que es su tercer mercado. Además, el resto de mercados de América del Sur tiene progresiones significativas. Por todo ello, creo que estamos ante el momento en el que Mapfre debería romper y consolidar los 3 euros, pues las perspectivas para este ejercicio son muy positivas.
 

Gas Natural ganó un 10,3% menos en 2016 y espera cerrar 2017 con unos beneficios entre 1.300 y 1.400 millones y mantener el dividendo. ¿Qué le parece Gas Natural?
Las cuentas han reflejado lo que la compañía venía comunicando en los últimos tiempos, por lo que no ha habido sorpresas por la reducción del beneficio. El 2016 ha sido un año complicado para la compañía, pero para 2017 tenemos un mercado completamente diferente, en el que creo que aumentará la facturación y, dado que seguimos con buenos resultados y buena política de dividendos, sólida y atractiva para el inversor, Gas Natural es de los valores que no deberían tener grandes fluctuaciones en el mercado y es una buena oportunidad para quien busca dividendos.
 

¿Cree que a Popular no le queda otra salida que acabar adquirido por otra entidad o acabará haciendo una ampliación de capital para seguir por libre?
Es difícil saber qué estrategia adoptará el señor Saracho cuando tome las riendas de la entidad. Los resultados del 2016 tienen la particularidad de que han intentado meter el máximos de partidas posibles de provisión para dejar las cuentas más saneadas posibles. Dicho esto, Saracho explorará todas las vías posibles para Popular, pero una operación de concentración en el sector en la que Popular llegue a un grupo es una posibilidad, ya que el valor en libros es exiguo, lo que puede resultar interesante para el tomador. Otra vía podría ser una ampliación, entre 2.500 y 3.000 millones, en un momento en el que muchos accionistas están ya cansados de tantas ampliaciones que no han solucionado el gran problema de la entidad: la elevada morosidad con una cobertura que no está en niveles óptimos.

El camino de la ampliación es complicada y la posibilidad de hacer un “banco malo” con los activos inmobiliarios parece que no está en el punto de mira del señor Saracho, por lo que lo más probable es que algún grupo financiero tome el control de Popular.
 
Si Popular realiza una ampliación o si es adquirido por otro banco, ¿cómo les interesa posicionarse a los inversores: estar dentro, fuera, ponerse cortos?
Si estuviera fuera de Popular en estos momentos, yo me esperaría, pues si hay una ampliación de capital tendrá que ofrecer un descuento muy importante para hacer llegar a nuevos accionistas y, entonces, sería una buena oportunidad para entrar en Popular. Por otro lado, si hubiese una operación corporativa, es posible que perdiéramos la oportunidad de cobrar alguna prima, pero también lo dudo.

Si ya soy accionista, ahora no es momento de vender. Si llega la ampliación, habrá que valorar el descuento y si es interesante o no diluir mi participación. Por otro lado, si se hace una operación de venta de la entidad, el accionista podría ganar la entrada en una entidad más sólida por ratios, aunque también le costaría dinero de alguna manera.
Este podría ser uno de los últimos pasos que diera ya Popular.


Este viernes tendremos encuentro digital en nuestra web con el presidente de Quabit, en medio de la ampliación de capital, ¿a usted le parece interesante el nuevo plan estratégico de la compañía?
El plan estratégico es realista e interesante. El inversor español vuelve a pensar en el ladrillo y una forma cómoda de entrar en el sector y obtener buenas rentabilidades puede ser perfectamente a través de Quabit y de esta ampliación de capital. Sería prudente, ya que se trataría de una inversión a medio y largo plazo, en la que tener paciencia, y el que entre con la idea de una operación rápida, le puede salir bien o mal.

La inversión en Quabit tiene que ser con idea de medio-largo plazo, aunque puede ser una buena para participar en el sector inmobiliario sin llevar una participación muy elevada de mi cartera de renta variable.

Este viernes a las 12:00 Félix Abánades, presidente de Quabit, responderá a las preguntas de los usuarios de Estrategias de Inversión en un encuentro digital. Participe en el siguiente link
 

El EURUSD está ranquando entre 1,07-1,06 dólares, con un continuo tira y afloja entre EEUU con Trump, y Francia con Le Pen. ¿Qué pronósticos guarda para la divisa europea?
Estamos viviendo unos momentos apasionantes e importantes en la historia de las divisas. Por un lado tenemos la posibilidad de que el crecimiento y el proteccionismo de EEUU lleve a una subida más rápida de los tipos y haga más atractiva la inversión en renta fija o liquidez en el mercado americano.  El flujo de compra de dólares podría ser de tal calibre que podría acercarnos a la paridad o incluso sobrepasarla.

Por otro lado tenemos una Europa con varias citas electorales para este año que nos darán volatilidad y cierta debilidad a nuestra moneda. Así pues, se puede juntar un momento de debilidad del euro con un momento de subidas de tipos en EEUU, por lo que creo que el par EURUSD va a estar más tendente a la paridad. Hay que decir que cuando el EURUSD está a 1,04, ocurre algo, como un rebote importante de otras divisas o un debilitamiento del dólar que creo que se debe a estrategias que realizan los Bancos Centrales alrededor del mundo para mantener un cierto equilibrio en el cambio de divisas y no dañar tanto las economías.