La sugerencia del inversor Carl Icahn generó la mofa de muchos analistas de Wall Street pero… ¿Podrían llegar los títulos de la compañía a ese nivel que se atrevió a señalar?
Su dimensión es espectacular. Gigante. La capitalización de Apple sube como la espuma del mar en días de tormenta. A medida que el tiempo ha ido avanzando, la firma con sede en Cupertino ha visto como su potencial ha ido subiendo casi sin techo hasta ser la cotizada de mayor tamaño de Wall Street.

Así pues… ¿Cuál es el recorrido que puede tener Apple a partir de ahora? Esta es una de las dudas que más subrayan los analistas a día de hoy. Sobre todo porque su crecimiento en bolsa sigue imparable. De hecho, este debate lo relanzó Icahn cuando, hace tan solo unos días, aseguró que las acciones de Apple podrían llegar a los 203 dólares, frente a los poco más de 101 dólares en los que se mueve ahora.

A través de una carta cuyo destinatario principal era Tim Cook, CEO de la compañía, argumentaba que el negocio de la enseña de la manzana seguirá creciendo a todo tren, superando las estimaciones de ventas, lo cual haría que pudiera seguir expandiéndose a nivel empresarial al tener en caja más de 100.000 millones de dólares.

Cotización de Apple en los últimos 12 meses
Cotización de Apple en los últimos 12 meses


El inversor de Queens explicaba que para conquistar esos niveles sería necesario que la empresa californiana ampliara, más aún si cabe, su programa de recompra de títulos propios, que ya el año pasado incrementó a petición del citado activista. Sin embargo, no está muy claro que Apple vuelva a moverse en torno a ese tipo de estrategia.

Así pues, la cuestión es si las acciones de la compañía podrían alcanzar esa cota. Desde un punto de vista fundamental y en el medio plazo, según el consenso de analistas, es imposible. No hay opción. Los expertos creen que el valor tiene un potencial de subida de algo más del 9% hasta los 110,48 dólares, mientras que el 76% de los bróker recomiendan tener una estrategia de tomar posiciones.

Por el contrario, en base a un análisis más profundo y si se amplía el programa de recompras, surgen las incógnitas, aunque se antoja complicado a algo más de un año vista. Teniendo en cuenta la consolidación y la expansión del negocio de Apple, podría haber cierto grado de optimismo.

Según datos del consenso, el beneficio por acción de 2014 llegaría a los 6,34 dólares, para 2015 de 7,28 dólares y para 2016 de 8,05 dólares. Sin embargo, los analistas ven una caída en su negocio en 2017, dado que cifran sus ganancias en 7,04 dólares por acción, lo cual sería una caída del beneficio en más del 12% con respecto al año anterior.

Pero si nos fijamos en datos de previsión de ventas, obtenemos la misma respuesta. Para final de este ejercicio se estima 108.603 millones de dólares, 202.839 millones de dólares para 2015, 215.385 millones de dólares para 2016 y, por último, 202.251 millones de dólares para 2017. Es decir, un descenso en la facturación.

Se puede decir que el consenso de analistas tiene cierto temor a que el negocio de Apple se quede enquistado. Atascado. Lejos de encontrar una estrategia de innovación que haga que la compañía siga creciendo en términos empresariales. Esa es, por consiguiente, el principal desafío de la empresa tecnológica.

Parece que su modelo seguirá teniendo éxito en los próximos años y eso debería, en principio, tener reflejo en los mercados. Pero con la capitalización que ha alcanzado, un escenario de subida de tipos y el fin del tapering, podría antojarse complicado que llegara a doblar su valor en bolsa al menos, en el medio plazo.