Dice el dicho que “los últimos serán los primeros”. Nos preguntamos si se lo podremos aplicar también a los sectores que han sido más penalizados en los últimos meses en la bolsa europea. Empresas relacionadas con las materias primas, energéticas, bancos o automovilísticas han sido el blanco de las ventas este ejercicio pero, en medio de este cajón desastre, los expertos ven brillar algunas oportunidades de inversión muy concretas.

Automóviles: pasada de frenada

El escándalo por el falseamiento de las emisiones de Volkswagen ha arrastrado consigo al sector automovilístico europeo. Incluso las malas lenguas apuntaron a que otras compañías como Daimler y BMW podrían estar haber llevado a cabo la misma triquiñuela que el fabricante del “coche del pueblo”. Esto provocó la pérdida parcial de confianza por parte de los inversores y estragos en la cotización de algunas de estas empresas, aunque también sirvió para separar la paja del trigo.

Así, ahora Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, comenta que “el mercado ya está diferenciando entre Volkswagen y otras automovilísticas. Dejando a la compañía alemana de lado, el resto del sector sí estaría ofreciendo oportunidades de inversión de aquí a final de año y principios de 2016. De hecho, en la parte más alcista de las bolsas europeas, por abril, el sector automovilístico fue uno de los que mejor se comportó y, aunque ahora no esperaría tantas subidas, sí algo de recuperación”.

En cuanto a valores concretos, Nicolás López, de M&G Valores, comenta que “BMW está en unos niveles de precios muy atractivos en este momento”. Además, desde Deutsche Bank apuestan sin dudas por Daimler “porque el castigo que sufrió con la crisis de Volkswagen fue totalmente injustificado. Ellos dicen por activa y por pasiva que no tienen absolutamente nada que ver, con lo que entendemos que el mercado va apoyando poco a poco a la acción. Además, creemos que con la fortaleza del dólar va a crecer en EEUU y con la recuperación en Europa llevan tres meses seguidos vendiendo más vehículos en el Continente, tanto en Alemania, como en el resto de mercados. Sin ninguna duda Daimler sería una gran apuesta ahora”.


Bancos: comportamiento dispar
En Europa el sector bancario ha tenido un comportamiento heterogéneo debido a que se ven señales de recuperación, pero todavía hay muchas incertidumbres. Como explica Virginia Pérez Palominio, responsable de renta variable de Tressis SV, “en positivo tenemos sus buenas valoraciones, la reactivación del crédito, las mejoras en eficiencia por reducción de costes y los progresos en la rebaja de las tasas de mora, sin embargo, los retos para su negocio no son pocos; los tipos de interés continuarán bajos durante mucho tiempo, sus márgenes serán estrechos y la competencia elevada, además de que el tema regulatorio puede continuar ejerciendo presión”. Por ello, hay que ser muy selectivos en este sector.

En España se palpa una cierta tendencia de los expertos a declinarse a favor de los bancos más domésticos “como Liberbank o Bankia”, escogen desde Tressis SV. Por el contrario, se muestran especialmente recelosos con Santander por su sobreexposición a Brasil. Como explica Diego Jiménez Albarracín, responsable de renta variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank, “Brasil está inmersa en una terrible recesión, dado que su economía puede caer entre un 3% y un 4%, y si las materias primas no mejoran, entrará en esa espiral de impagos, menor actividad y caída en el crédito y eso va a hacer que Santander vaya a tener que provisionar y se incumplan los planes de negocio previstos”.



Materias primas: la recuperación aún está lejos
José Luis Cárpatos admite mostrarse bastante escéptico con el sector de materias primas, pues considera que “aparte de ligeros rebote, no creo que tenga buenos años debido a la ralentización de China y la subida del dólar. Mientras el PIB de China siga bajando, no veremos el suelo en el mercado de materias primas”. Sin embargo, las empresas son muy conscientes de este negro panorama, por lo que están tomando medidas y “sus esfuerzos por reducir el exceso de capacidad productiva y el control de gastos darán sus frutos”, confía Virginia Pérez Palomino. Por todo ello, la selección dentro de este sector ha de ser, si cabe, más exhaustiva. La experta de Tressis SV se muesta “optimista con Acerinox de cara a 2016 por la fortaleza de la demanda final de acero inoxidable en EEUU y Europa, su liderazgo en eficiencia y compromiso con la racionalización de costes, la estabilización de los precios del níquel y las menores importaciones desde China”.



Energéticas: con el petróleo intentando hacer suelo
El sector de energía tocará suelo cuando el petróleo deje de caer y parece que el final de la caída del crudo no estaría lejos, pues quien inició esta caída, Arabia Saudita, ya está mostrando problemas para pagar presupuestos. Aunque hay otras fuerzas que ejercen presión bajista, como la debilidad de China y que Irán pueda lanzar mucho crudo al mercado tras el levantamiento de las sanciones”, dice José Luis Cárpatos. 

Si confiamos en un repunte del precio del petróleo y en que las empresas han tomado las medidas necesarias para capear la crisis, “las mejores opciones son Royal Dutch Shell y Total, tanto por técnico, como por fundamentales, pues tienen un PER por debajo de la media del sector y una rentabilidad por dividendo superior al 5%”, indica Carlos Rodríguez, analiza de Estrategias de Inversión.

precios petroleo


Lea el artículo completo en nuestra revista. Descárguese el pdf aquí
Si no es suscriptor, suscríbase aquí