Cuenta Dan Weil en MoneyNews que el primero en hablar del “indicador del calzoncillo” fue Alan Greenspan hace más de 40 años. 
Su teoría era bastante simple,cuando las ventas de ropa interior masculina se mantenían estables estábamos en un periodo de crecimiento económico. Si, por el contrario, se observaban caídas en la demanda de este tipo de prendas, la situación mostraba una contracción económica.

Al parecer en tiempos de escasez, la necesidad de reponer ropa interior masculina está muy abajo en las listas de prioridades para los consumidores estadounidenses.

El autor de la nota cree que esa teoría puede seguir utilizándose y cree que a tenor de los resultados de algunas cadenas de ropa interior en los últimos trimestres, no hay duda, la economía crece. De hecho, así lo acaba de confirmar el gobierno esta misma semana con la publicación de un crecimiento del PIB del 3,9% en el tercer trimestre.

Pero Weil se fija en los resultados de dos de las mayores compañías del sector, Hanesbrands y L Brands y asegura que la economía está en muy buena forma. No es de extrañar si es cierto que la economía estadounidense crece y va a seguir creciendo.

En el caso de Hanes, sus ventas crecieron un 17% con respecto en el tercer trimestre con respecto al mismo periodo del año anterior. Las ventas de L Brands, que comprende marcas como Victoria's Secret, PINK, Bath & Body Works, La Senza y Henri Bendel, las ventas subieron un 7% en este periodo.

El experto escribe que hay analistas como los de Morningstar que apuestan por la buena evolución de Hanes y L Brands.


Si quiere recibir alertas cuando el S&P 500 cambie de ciclo bursátil, pinche en el siguiente enlace.