Continúa la tendencia del capital de los últimos meses. Mientras el dinero sigue acudiendo a los desarrollados, los fondos han acelerado su salida de los emergentes, sobre de China.

Los ganadores, por tanto, vuelven a ser tanto Estados Unidos como Europa, que ha recibido entradas netas de dinero por trigésimo quinta semana consecutiva, según los datos de EPFR que recoge Citigroup.

Entre los mercados desarrollados, los fondos estadounidenses han recibido un total de 7.100 millones de dólares netos, mientras que a Europa han llegado un total de 2.200 millones de dólares en ese periodo.

Los países emergentes han sufrido una salida de dinero por décimo octava semana consecutiva. En general, se han ido 3.000 millones de dólares. Desde junio de 2012 a febrero del año pasado, los mercados emergentes recibieron entradas netas de dinero por un importe de 69.000 millones de dólares. Es decir, que el dinero que tardó en año y medio ha tardado en salir ahora un año.

En concreto, la semana pasada salieron 3.000 millones de dólares de los mercados de capitales de los países emergentes. Esto supone, según los cálculos de Barclays, un 0,4% del total de los activos bajo gestión (AUM). Los más perjudicados en ese tiempo fueron, los llamados Fondos globales emergentes, seguidos de los asiáticos, con salidas netas de 1.300 millones de dólares y 1.200 millones de dólares. Europa del Este y Latinoamérica vieron salidas más moderadas, de 293 y 192 millones de dólares.

Es curioso que mientras que durante muchas semanas, China se escapaba de esta huída de los países emergentes, su mercado de capitales ha experimentado salidas netas de fondos durante cuatro semanas consecutivas ya. En concreto, en este último mes se han ido 929 millones de dólares.

En opinión de los expertos de Barclays, el sentimiento negativo sobre China se ha convertido en uno de los principales obstáculos para los emergentes, sobre todo en lo que tiene que ver con los inversores retail. En la firma creen que la reciente debilidad de la divisa China (CNY) podría haber contribuido a este sentimiento negativo.

La renta variable sigue siendo el activo favorito por los fondos. Los datos de EPFR muestran cómo en la semana que terminaba el día 26 de febrero se produjeron entradas netas de 2.900 millones de dólares en fondos de bonos y de 8.200 millones de dólares en renta variable.

Sin embargo tampoco se libran los fondos de bonos emergentes, que la semana pasada sufrieron salidas por un importe de 1.800 millones de dólares, o lo que es lo mismo, un 0,8% de los activos bajo gestión (AUM).

flujos de fondos