El inicio del comunicado del Comité Federal del Mercado abierto (FOMC) es bastante claro. El documento comienza asegurando que “
la información recibida desde la última reunión de junio sugiere que la actividad económica se ha expandido a un ritmo moderado en la primera mitad del año. La condiciones del mercado laboral muestran una mejora en los último meses, como balance, aunque la tasa de desempleo continúa siendo elevada. El gasto de los hogares ha subida algo, y la política fiscal está restringiendo el crecimiento económico. La inflación, que está parcialmente recogiendo algunas influencias, se mantiene por debajo de los objetivos del Comité a largo plazo, pero las previsiones es que se mantenga estable”. (Ver comunicado
)

Apenas en 6 frases el Comité desgranaba una a una las razones que le han llevado a mantener inalterada las herramientas que está utilizando para sostener el crecimiento de una economía que aun camina con rodilleras. Los mercados respiran tranquilos porque al menos hasta la próxima reunión no se espera que la Reserva Federal inicie los trámites para comenzar a retirar esos estímulos.


Por el momento no se va a iniciar el tapering, es decir, empezar a drenar liquidez rebajando la cifra de compra de bonos mensual que ahora mismo está instalada en 85.000 millones de dólares al mes. Más madera para los mercados que siguen pescando ganancias en unos índices que, como el Dow Jones, han tocado máximos históricos.

Y todo en un día en el que los inversores han contenido durante unos minutos la respiración al conocerse que el PIB estadounidense había crecido un 1,7% en el segundo trimestre del año, muy por encima de la expansión que preveían los expertos.

Eso sí, una cifra que sigue lejos del umbral del 2% por tercer trimestre consecutivo y que es justo el que permite a la economía estadounidense crear empleo. Empleo e inflación, las dos principales obsesiones de la autoridad monetaria. con todo, los expertos esperan que los anuncios lleguen en septiembre, con lo que los inversores pueden irse tranquilos a descansar este verano. (Ver noticia)

De hecho, el comunicado indica que “para apoyar el progreso hacia una mayor cifra de empleo y estabilidad de los precios, el Comité ha reafirmado hoy la visión de que una altamente acomodaticia política económica seguirá siendo apropiada por un periodo considerable de tiempo incluso después de que finalice la compra de activos y se fortalezca la recuperación. Por eso, el Comité ha decidido mantener los tipos de interés excepcionalmente bajos en un rango que se mueve entre el 0 y el 0,25%”.

De hecho, han reiterado que este rango será efectivo mientras la tasa de paro se mantenga por encima del 6,5% y la tasa de inflación a largo plazo por debajo de 2%.