Firman 2014 con subidas de doble dígito. Enagás, Iberdrola y Red Eléctrica se colocan entre las tres compañías que más cerca están de sus máximos anuales. Pero ¿sigue habiendo potencial en el sector?

Ayer mismo el presidente de la patronal Unesa, Eduardo Montes hablaba de que la reforma energética aprobada hace un año ha supuesto un “trauma muy real” para las eléctricas, que se ha traducido en un impacto muy serio en sus cuentas de resultados. Sin embargo, viendo tanto las cifras que ha publicado el sector como la evolución de la cotización en lo que va de año, a quien pensará todo lo contrario.

Para muestra, un botón. Red Eléctrica suma un 28% en lo que va de ejercicio, frente al 27% que eleva Enagás el precio de su cotización o el 16% que sube Iberdrola. Casualmente, son tres de las compañías que menos distancia tienen respecto a sus máximos anuales. Y es que son estas algunas de las “beneficiadas” por la reforma aprobada por el Ejecutivo. Pero ¿sigue habiendo potencial en las tres compañías?

Vayamos por partes. Por valoración, lo cierto es que a pesar de las subidas, las tres cotizan a un PER por encima de las 14 veces, que se encuentra por debajo de la media de compañías del selectivo español y de la media de su sector.  Enagás ha sido de los clásicos de la bolsa española. Primero por su remuneración al accionista - actualmente su rentabilidad por dividendo está en el 5.2% - y además porque ha sido vista como uno de los “refugios” de la bolsa española. La estabilidad de sus cuentas, que no han mostrado reacción alguna de la reforma aprobada por el Ejecutivo, que en los últimos años ha rondado los 400 millones anuales, han sido dos de los motivos que han llevado a la energética a los primeros puestos en las recomendaciones para el último trimestre.

Son muchas las casas de análisis que incluso anticipan una mejora del pay out, porcentaje de lso beneficios que se destina a retribuir a los accionistas, que actualmente está en el 80%. Una mejora del beneficio que “debería estar derivada de una mayor eficiencia energética interna y de menores costes de compras”, explica Renta 4.

Desde un punto de vista técnico, siempre que se mantenga la resistencia en los 25.1 euros, el objetivo estará en los 22.7 euros, explica el último informe de Cortal Consors sobre el valor. Sólo la superación de los 25.1 euros, el objetivo se ampliaría hasta los 25.9 euros y, posteriormente, hasta los 26.4 euros. Técnicamente, el índice de fuerza relativa (RSI) se encuentra por debajo de su zona de neutralidad de 50. El indicador de convergencia/divergencia de medias móviles (MACD) se sitúa por debajo de su línea de señal y es positivo.

Gráfico de Enagás


Lo mismo de Enagás se podría aplicar a Red Eléctrica. Se coloca a tan sólo un 4% de sus máximos anuales, en los 65.16 euros. Y el valor también es una mezcla entre retribución al accionista con fuerte subida en bolsa en lo que va de año. Su rentabilidad por dividendo se coloca en el 4% y ha sido la compañía que más miramiento ha tenido con sus accionistas en los últimos años, pues esta año ha incrementado hasta los 2.54 euros por título el pago a sus accionistas, un 700% por encima de los 0.36 euros que comenzó a pagar en 1999.

La subida del valor en lo que va de año se mantendrá siempre que se mantenga por encima de los 61 euros. De hecho, la pérdida de ese nivel “activaría la caída hasta los 59.4 y los 58.4 euros. Técnicamente, el TSI se sitúa por encima de 70 en tanto que el indicador de divergencia/convergencia de medias móviles se coloca por encima de su línea de señal y es positivo. 

Gráfico situación Red Eléctrica 
Gráfico REE


Iberdrola es el valor al que más han perjudicado las reformas llevadas a cabo por el gobierno. De hecho, en sus cuentas del primer semestre presentó un beneficio de 1.503 millones de euros, un 13% por debajo de las cifras publicadas en el mismo período de un año antes, reflejo de las “medidas regulatorias”, tal y como exponía el comunicado de la propia compañía.

También desde un punto de vista técnico, esta misma semana les contábamos que Iberdrola el blue chip que mejor aspecto técnico presenta. De hecho, tanto la inversión a medio como a largo plazo, invita a la inversión en la compañía. La superación de los 5.30 euros le lleva a la siguiente zona, los 5.60 euros que sería lo que le llevaría a romper la directriz alcista de medio plazo. Un panorama que cambiaría si perfora el primer nivel mencionado pues le haría descender hasta los 5 euros, donde tiene un importante soporte y zona por la que pasa la directriz alcista de largo plazo que nació en mínimos de marzo del año pasado.

Gráfico situación técnica Iberdrola
Gráfico de Iberdrola


Si quieres que te avisemos cuando estas compañías cambien de fase del ciclo bursátil, pinche aquí