La situación actual de los mercados preocupa tanto a los expertos que algunas firmas, como Goldman Sachs, creen que ni el stock picking tradicional podría ser suficiente como para garantizarse la rentabilidad en los próximos meses. 
El equipo del estratega jefe de la firma de inversión que dirige David Kostin lo tiene claro, la tarea de selección de compañías no va a ser fácil para los gestores. De acuerdo con este estudio, la dispersión de la rentabilidad de la renta variable –la diferencia de retornos entre las diferentes compañías- ha caído después de la corrección este verano. Y esto dificulta mucho más el análisis, sobre todo cuando como afirman estos expertos es extremadamente raro que se produzca un sell-off cuando las bolsas están dominadas por tan baja dispersión.

Kostin afirma que esta situación sólo se ha producido dos veces desde 1981, durante el Black Monday en 1987 y algunas etapas finales de la burbuja tecnológica. “El desplome de la dispersión durante una corrección sugiere que las caídas no están provocadas por un cambio en la percepción de los inversores con respecto a los fundamentales de la economía, sino más bien por una serie de fuerzas macro que se mueven por todo el mercado”, explica Kostin.

Dispersión en burbujas


No es de extrañar que los expertos de Goldman Sachs prevean un mal año para la industria de la gestión y para las carteras de los inversores, ya que la mayor parte de los gestores activos lo suelen hacer peor que el mercado en estas situaciones. Lo peor es que la firma de inversión considera que no estamos ante una cuestión de corto plazo, sino que a medio plazo la situación no pinta mucho mejor.  En la entidad esperan que la dispersión siga siendo baja en los próximos trimestres.

En esta situación en Goldman Sachs creen que los inversores deben centrarse en otras formas de general Alpha, es decir, de batir al mercado. Para ello en la entidad han preparado una lista de compañías que podrían hacerlo mejor que el conjunto del mercado.

En concreto, se han fijado en una serie de compañías que podrían salir de este patrón de baja dispersión gracias a los flujos de noticias que ellas mismas generen, es decir, a sus fundamentales más que a la coyuntura macroeconómica.

Para ello han seleccionado a toda una serie de compañías con un alto grado de dispersión dentro de sus propios sectores y a las que los equipos de análisis del banco han asignado una recomendación de compra. “Creemos que este tipo de acciones son más propicias a reaccionar a sus propias noticias que otras”, dicen. La mayor parte de estas empresas tienen un potencial de revalorización de más de un 20%. Entre esta lista destacan nombres como Viacom, Dollar Tree, United Continental, Urban Outfitter, Netflix o Coca-Cola.

Compañías para comprar


Por el contrario, en la entidad apuestan por vender aquellas empresas con bajo nivel de dispersión y recomendación de neutral o venta, justo por las razones contrarias. En esta lista encontramos empresas como Transocean, Expedia, Biogen o Micron Technology.

Quintil venta


BofA Merrill Lynch aconseja invertir en acciones dividendo europeas