Como viene siendo tradición, la gestora de fondos española Metagestión, hace ejercicio de conciencia y reconoce cuál fue su gran error de inversión en 2016. En este caso admiten que fue entrar en la empresa de medios americana Viacom. Reconocen que no tomaron en consideración “algunos riesgos de disrupción que también podrían sufrir también Atresmedia y Mediaset”.

Desde Metagestión comenta que se decidieron a invertir en Viacom ya en el primer trimestre de 2015 bajo la siguiente máxima: “se trata de una empresa americana productora de contenido audiovisual para televisión y cine. Viacom es propietaria, entre otros, de los canales de televisión Nickeledeon (líder en contenido infantil), MTV (entretenimiento), Comedy Central (humor) y Paramount (cine). Se trata de un negocio con fuertes economías de escala, márgenes elevados y elevada capacidad para generar caja. Además, Viacom ha demostrado una buena gestión de capital los últimos años, realizando compras de otras empresas y recompra de acciones propias a precios atractivos”.

El miedo a que algunas plataformas de contenidos no renovasen su contrato con Viacom y la marcha reciente de uno de sus presentadores estrella, propició una corrección importante en la cotización que aprovecharon para invertir en la compañía. Tan solo seis meses después comentaban: “Viacom es un caso diferente. El deterioro que la compañía está sufriendo en ingresos por publicidad está siendo mucho más acusado de lo que habíamos estimado en nuestro escenario base y empezamos a tener la sensación de que el equipo gestor no está siendo capaz de afrontar los retos que se le presentan a la industria, con la llegada de otras plataformas de consumo de vídeo, como puede ser YouTube. Por este motivo, hemos optado por ser más conservadores con nuestros números y reducir la inversión en la compañía”.

Finalmente, un año después de iniciar su inversión en Viacom decidieron “asumir el error de inversión y las consecuentes pérdidas” y acabaron liquidando el resto de posición pues, aunque valoraban que “el precio de la acción arrojaba cierto margen de seguridad, el deterioro estructural que estaba sufriendo el negocio y la mayor calidad del resto de compañías que tenían en cartera les llevó a asumir importantes pérdidas en esta inversión”.

Resumen operación de inversión en Viacom: construyeron la posición el 3 de febrero de 2015 a 66,45 dólares y liquidaron las últimas acciones de la cartera a 38,48 dólares. Una pérdida del 42%. Tras la venta el valor llegó a caer hasta los 30 dólares por acción. A fecha de hoy se sitúa por encima de los 40 dólares.

Ahora son conscientes de que su principal error fue “no valorar de manera correcta el impacto que el cambio de hábitos de consumo y de distribución estaban teniendo en la compañía. El usuario demanda, cada vez más, un consumo a la carta que le permita pagar por lo que realmente quiere consumir y no por paquetes con cientos de canales que no ve. De ahí que plataformas como Netfix, en las que el usuario paga una suscripción mensual, hayan ganado tanta tracción los últimos años. En este nuevo modelo de consumo/distribución, la publicidad pasa a un segundo lugar al pagar el usuario por el contenido. Por este motivo, la creación de contenido de calidad se vuelve esencial cuando una empresa no controla los canales de venta de ese contenido. Este ha sido uno de los principales problemas de Viacom los últimos tiempos. Su contenido es cada vez menos atractivo para el distribuidor, con lo que cada vez tiene más dificultades para posicionarse en estos canales de venta. Adicionalmente, plataformas como YouTube están generando nuevas amenazas para el tradicional consumo audiovisual, lo que también está perjudicando a la compañía”.

Tras realizar este ejercicio de análisis y contrición, desde Metagestión alertan de que “si Viacom no consigue reinventar su modelo de negocio, tendrá muchas dificultades para volver a ser lo que era”. Además, consideran que “este riesgo de disrupción sería extrapolable para otras empresas generadoras de contenido, como la españolas Atresmedia o Mediaset. Por este motivo, a día de hoy, nos mantenemos alejados de este sector”.