Cuando parecía que la economía mundial comenzaba a caminar por si sola la crisis de Dubai hace tambalear de nuevo a los mercados. Se impone así un tupido velo negro sobre los ojos de la economía que no contaba con la ingente deuda del holding estatal Dubai World. Ahora, la duda es: ¿cómo afectarán los problemas del Emirato en el actual escenario económico?
Ayer estallaba la noticia que colapsó de nuevo a los mercados financieros. Dubai World, controlada por el Estado, pidió a los acreedores paralizar los pagos de deuda durante seis meses. El nerviosismo no se hizo esperar entre la mayoría de los bancos internacionales que, en medio de la confusión, se lanzaron a divulgar una pequeña exposición tanto a Dubai como a Dubai World o llamaron al silencio como mayor defensa.

Pero el seísmo financiero que ha provocado esta crisis en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), ha dejado más que un polvoriento escenario y las víctimas comienzan a desenterrarse. La deuda de Dubai asciende a un total de 88.133 millones de dólares (59.000 millones de euros) entre vencimientos de bonos y préstamos, lo que supone el 48% del total de la deuda acumulada por el Emirato, que suma 184.520 millones de dólares (123.842 millones de euros), según un informe elaborado por Bank of America Merrill Lynch.

Reino Unido tiene la mayor exposición…

¿Cuál es la exposición de las entidades financieras europeas? sin aún conocer las cifras oficiales y con el interrogante entre los inversores como bandera, los cálculos van más allá y los expertos señalan a Reino Unido como principal víctima. Las estimaciones de Royal Bank of Scotland cifran en 49.500 millones de dólares la exposición tan sólo de los bancos británicos, más de la mitad del total de Europa en su conjunto mientras Francia y Alemania tendrían una exposición de 11.000 y 10.000 millones de dólares respectivamente. Algo más tranquilos pueden respirar al otro lado del Atlántico, donde la exposición de la banca estadounidense rondaría los 9.900 millones de dólares.

…mientras España esquiva el golpe

Al contrario que los bancos de países como Reino Unido, Francia, Alemania, Suiza, Bélgica, entre otros, las entidades financieras españolas no parecen estar directamente salpicadas por la crisis de Dubai. La banca de nuestro país no figura en la lista de las entidades afectadas. No obstante, los expertos advierten que, aunque no exista una exposición directa, hay que ser prudentes y esperar a conocer nuevos detalles. Y es que si la deuda del Emirato empañara también a Abu Dhabi, el sistema financiero español podría resentirse pues la banca española sí tiene una implicación directa.

Una intervención “cuidadosamente planeada”

Desde que Dubai anunció echar el freno en el pago de las deudas, los mercados se han resentido y han sucumbido a los números rojos. Pero los expertos se muestran cautos y no ven en Dubai el anticipo a una nueva crisis que haga derrumbarse a las plazas bursátiles. “Dubai es un agente económico demasiado pequeño -Dubai World tiene un pasivo de 59.000 millones de dólares- para provocar un vuelco en los mercados”, aseguran desde Saxo Bank.

Pero tras los temblores que han vivido los mercados, el Gobierno de Dubai ha intentado inyectar calma a los mercados financieros asegurando que “la intervención en Dubai World fue cuidadosamente planeada y refleja su específica posición financiera", explicaba en un comunicado el presidente del Comité Fiscal Supremo del país, Sheikh Ahmed bin Saeed Al-Maktoum. Con este mensaje, el Gobierno del Emirato pretendía tranquilizar al mundo del mismo modo que excusaba su intervención en “la necesidad de tomar decisiones decisivas para hacer frente a la deuda”. Al igual que numerosas ciudades globales Dubai ha experimentado su cuota particular de desafíos económicos y sociales en esta recesión global.