Tras la apreciación del 1% del dólar, los inversores apuestan a una contracción. La semana pasada los miembros del FOMC sorprendieron a los mercados al plantear la posibilidad de aumentar los tipos de interés tres veces durante el año que viene, contrastando así con solamente los dos que sugería el “gráfico de puntos”. Igualmente, al menos el primer incremento en un año fue bien descontado por los inversores.
 


Al otro lado del Atlántico, si bien el Banco Central Europeo (BCE) continúa marcando una divergencia de política monetaria con la Fed al extender su programa de compra de bonos a diciembre de 2017, ha reducido el volumen mensual de adquisiciones de €80.000 millones a €60.000 a partir de abril del año que viene.

Los anuncios sorpresivos de ambas entidades, provocaron la semana pasada una apreciación del dólar de un 1% frente al euro y un 0.7% frente a la esterlina. En los mercados de ETPs, los inversores creen que esta subida ha sido excesiva y por tanto han colocado $99 millones en los ETP cortos sobre USD-largos sobre EUR y liquidado $10 millones en los ETP largos sobre USD-cortos sobre EUR. Esperamos que 2017 beneficie a los sectores de activos cíclicos y alternativos. Desde febrero de 2016, los inversores han colocado $246 millones en los ETP sobre metales industriales, $127 millones en los ETP sobre robótica y $47 millones en los ETP sobre seguridad cibernética. En 2017 es probable que modifiquen consideradamente la exposición de sus carteras a medida que se acentúa la divergencia monetaria entre la Fed y el BCE, aumentan los rendimientos de las Treasuries y la fortaleza del dólar presiona al oro a pesar de que continúa siendo demandado como instrumento de protección contra las políticas de corte populista. Esto hará que los activos cíclicos -como los metales básicos- y alternativos sean algunos de los sectores más redituables el año que viene (a pesar de que primero se corrijan a corto plazo).  Continúa la toma de beneficios en los ETP sobre crudo a medida que el precio se mantiene en un máximo de seis meses.

Tal como hemos mencionado en nuestro blog titulado El espejismo de los fuertes recortes de producción, creemos que es excesivo el optimismo del mercado tras el anuncio en la reunión de la OPEC a fines de noviembre. Tras haberse apreciado en una media de 5.3% a principios de mes una vez culminado el encuentro, los precios del crudo han saltado al extremo superior del rango ($55/bbl) ante el anuncio de Arabia Saudita de la semana pasada de acentuar aún más el recorte. De todos modos, a pesar de que los países no miembros del cártel también han reducido la producción, creemos que los precios del crudo se contraerán a medida que los inversores constatan la brecha entre los niveles prometidos por la OPEC y aquellos que serán publicados en el próximo informe del crudo. Bajo este contexto, es probable que la producción de shale vuelva a estar sobre el tapete, lo que presionaría aún más al crudo.  El oro yace cerca de cerrar el año donde lo comenzó. La semana pasada los inversores retiraron de los ETP sobre oro un total de $76.8 millones a medida que el precio de la onza extendía su declive. Con la Fed buscando endurecer aún más su política de tipos de interés para que la inflación no se le vaya de las manos, el metal precioso cerró la semana pasada con una pérdida del -2.7%. El factor dólar sobre el oro seguirá pesando bastante en 2017 no sólo debido a la política de la Fed, sino también a las incertidumbres políticas que continuará habiendo en Europa como el proceso Brexit y las elecciones en Holanda, Francia y Alemania.