El precio del petróleo está sumido en una espiral bajista y su fuerza centrípeta está atrayendo al capital de las petroleras europeas a un pozo sin fondo. En este año y medio de descensos del crudo, las petroleras del Viejo Continente han sufrido pérdidas bursátiles millonarias. A continuación analizamos cómo ha afectado a cada una pero, un adelanto: la más vapuleada por los accionistas ha sido Repsol.
 
Desde que el petróleo marcara máximos en junio de 2014 en 115 dólares por barril, su precio ha caído en picado. Las tensiones geopolíticas, la caída de la demanda (especialmente china), la sobreoferta (a la que habrá que sumar la iraní) y la especulación se han llevado un 75% de su precio. (Ver: El precio del petróleo continuará en niveles bajos)
 
Con el abaratamiento indiscriminado del crudo, las petroleras europeas se han visto irremediablemente arrastradas. Así, si el petróleo ha caído un 75% desde hace año y medio, las petroleras del Viejo Continente han perdido de media un 37,54%. Pero, ¿de cuántos millones de euros estamos hablando?  De más de 206.000 millones de euros en total.

capital petroleras


La petrolera que más dinero ha perdido desde el pico de junio de 2014 es, como no podía ser de otra manera, Royal Dutch Shell. La compañía holandesa tiene una capitalización de mercado muy superior a la de sus homólogas europeas, 83.061 millones de euros, por lo que sus caídas bursátiles han ido más dolorosas. Así pues,  desde el pico de junio de 2014 RDS ha caído un 48,57% y, con ello, se le han ido 78.453 millones de euros por el pozo. Su pérdida multimillonaria es tres veces lo que se ha dejado de media el sector en nuestro Continente (27.000 millones).
 
Pero RDS no sólo ha notado las pérdidas en bolsa, también en sus propias cuentas. Como la propia compañía holandesa ha adelantado, sus ingresos descendieron en 2015 a 9.496 millones de euros, muy por debajo de los 22.560 millones facturados en 2014. Y, pese a todo, no se le quita el apetito y quiere seguir haciéndose aún más grande en el sector cerrando la adquisición de BG Group. Esta compra podría dar a luz un gigante con pies de barro, como le ha pasado a Repsol tras la compra “cara” de Talismán.

La menos desgraciada es Galp. No es de extrañar, ya que la compañía portuguesa es la que menos capitaliza. Aún así, ha pasado de valer 11.220 millones en la cima del petróleo, a 7.691 millones (una caída del 31,45%).
 
Otra a la que el miedo y la huida de los inversores han provocado un gran agujero en el bolsillo es Total. El gigante petrolero francés ha perdido en torno a 34.300 millones de euros en bolsa. Por el lado de la cuenta de resultados, Total ha adelantado que sus ingresos en 2015 cayeron un 20%. 

petroleras

 
Pero si miramos los resultados desde el lado porcentual, destaca que Repsol ha sido la petrolera más castigada.  La española ha cedido en bolsa más de un 50%, el doble que la media sectorial. Consecuentemente, su capitalización se ha visto reducida a menos de la mitad, pasando de valer 26.239 millones de euros en junio de 2014, a los actuales 12.255 millones. Repsol se ha dejado por este camino de espinas 14.000 millones. Esto ha hecho que IAG, Aena, Amadeus, Caixabank, Endesa, Ferrovial y Gas Natural ya pesen más en el Ibex que Repsol.

capitalización repsol

 
En cambio, la petrolera que menos ha caído en este tiempo es BG Group, precisamente el cebo de RDS. La compañía británica ha cedido la mitad que Repsol, un 27,75%, pero este porcentaje equivale a 15.613 millones de euros.

Quizás le interese: Repsol se dirige a mínimos de 2009 y pierde la mitad de su capitalización en tres años
Quizás le interese: Lo que Sacyr y Caixabank se juegan en Repsol
Quizás le interese:  Más de siete millones de accionistas de bolsa española, pendientes del precio del petróleo