El oro
es un activo refugio por excelencia a pesar de todo. Manuel Chacón, de Iriondo Inversiones, destaca la importante de buscar ese contrapeso necesario en el metal dorado en el nivel de los 1.200 dólares la onza “si llegara a ese nivel”.

Dentro de las materias primas otra manera de cubrirse es vía también “el trigo y el gas natural”, afirma el experto.

El segundo activo en cuestión abre la puerta ya a las posiciones cortas. “Optar por ponernos bajistas en débiles como la libra respecto al dólar estadounidense o bien el par dólar neozelandés/dólar estadounidense” son las dos operaciones que podrían ofrecer cierta seguridad a nuestro portfolio. Aunque nada, desde luego, como la liquidez pues si no se tiene clara la estrategia a seguir o “la tendencia por la que atraviesa el mercado” es mejor estar fuera, tal y como reconocía Gisela Turazzini, co fundadora de Black Bird en el Trading Room 2013 organizado por Estrategias de Inversión.


¿Qué herramientas permiten cubrir la cartera?
Fundamentalmente se resumen en tres tipos de productos que evitarían pérdidas masivas en caso de desplome del mercado. “Creo que las caídas continuarán”, afirma Chacón. Y no solamente en los mercados. Jaume Puig, director general de GVC Gaesco, considera que en las últimas semanas hemos asistido al pinchazo de dos burbujas, la de los bonos y la otra, el oro. En opinión del experto, el metal dorado está llamado a regresar a los 800 dólares puesto que el precio actual es resultado de un continuismo de todos aquellos que han querido seguir la tendencia alcista.

ETF ProShare UltraShort Gold (FUENTE: YAHOO FINANCE)


En este contexto, y con el oro a la baja sin encontrar soporte, el ETF ProShare UltraShort Gold, un fondo cotizado doblemente inverso sobre este metal, acumula una revalorización del 62% en lo que llevamos de 2013.

Y es sólo un ejemplo. Hay ETFs inversos sobre índices como es el caso del db S&P500 X2 Short, un fondo que dobla –al igual que el anteriormente comentado- la cotización del índice estadounidense que es, en este caso, el que replica. A lo largo del año y dada la tendencia alcista de Wall Street sus números rojos alcanzan el 22%, pero quien supo reconocer la corrección del último mes se ha llevado al bolsillo un 2,76% de revalorización.

Último en discordia. El ETF inverso sobre Ibex 35. Dejamos de lado los dobles múltiplos pues este fondo cotizado replica a la baja el comportamiento del selectivo español, pero sin que sea multiplicado por dos. En el último mes lleva una revalorización del 11%.  (Más información sobre ETFs, en etfs.es)
Estrategias de Inversión


LYXOR ETF INVERSO IBEX 35 (FUENTE: YAHOO FINANCE)


Los CFDs son quizás el producto estrella a la hora de buscar cobertura de carteras. Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, apuesta por dos estrategias: o bien “comprar CFDs sobre volatilidad” o “comprar CFDs bajistas”.
Si se trata de un CFD sobre una acción, “la comisión es plana y cuesta 10 euros para la compra y venta” en el caso de IG, aclara Pingarrón. “Si se trata de un índice hay un spread” con lo que varía dependiendo de la plaza de la que hablemos. En el caso del Ibex 35 un contrato vale 10 euros y se requiere un margen para operar de 300 euros. El Eurostoxx exige un margen por contrato de 150 euros, mientras que el Dax eleva esta cifra hasta los 350.

Un clásico de cobertura es la venta de futuros cuando creemos que las bolsas van a caer, como nos recordaba Gabriel Montalto, director para España de Hanseatic Brokerhouse. Pero desde ETX Capital, Ramón Morell introduce un producto que va más allá: los CFDs sobre futuros.

Un ejemplo muy sencillo para entender el funcionamiento lo representa Telefónica, cuyas acciones rondan los 10 euros por acción en estos momentos. “Si tienes 1.000 acciones de Telefónica, con el 10% de cobertura sobre esos títulos a partir de la compra de CFDs sobre futuros serían suficientes”, asegura el experto. “Estarías invirtiendo 100 euros puesto que cada lote de CFDs son 100 acciones”, todo ello, claro, vía apalancamiento. ¿Cuál es la diferencia principal? En un CFD sobre contado “existe coste de financiación”, mientras que los futuros no tienen.

Preguntado Morell por qué porcentaje de la cartera destinaría a esta cobertura asegura que depende del perfil del inversor, aunque el 100% de cobertura no tendría ningún sentido si se quiere obtener rentabilidad. “Hay que gente lo hace, desde luego, pero se trata de salidas de unos tres días en los que esa persona no va a poder estar pendiente de la cartera y para cubrirse ante cualquier movimiento del mercado”.

Y, en último término, se encuentran los warrants. Desde Société Générale aseguran que en un escenario bajista “los warrants PUT, los turbo PUT y los Multi Bajistas son los productos más adecuados para estrategias bajistas a corto y medio plazo”.

De hecho y ante la previsión de un aumento de la volatilidad en los mercados, Francisco López Velayos, de SG, apunta a la capacidad que tienen los Warrants PUT de beneficiarse de ello.