Inversor, ¿está usted preocupado por el efecto en los mercados de una posible subida de tipos de interés? No debería. Según los cálculos del gestor de fondos, la bolsa casi siempre sube después de un encarecimiento del dinero.

O eso, al menos, es lo que traslucen los datos que acaba de publicar Ben Carlson en su web “A wealth of common sense”. La mayor parte de los expertos anticipa que la Reserva Federal va a subir los tipos en algún momento del año que viene. La creencia más establecida es que lo harán entorno a mediados del ejercicio, aunque en ese punto si hay divergencias.

Hay que tener en cuenta que el precio del dinero está cerca del cero desde el año 2009, poco antes de que comenzara el actual mercado alcista. Es decir, hace algo más de cinco años y medio.

Tipos de interés de la FED


Preocupa mucho a los expertos que el encarecimiento del precio del dinero unido al fin de la política de expansión cuantitativa de la FED (QE) el mes pasado, va a tener un impacto claro en las bolsas. Hay que tener en cuenta que desde marzo de 2009 el S&P 500 se ha revalorizado más de un 200%.

Pero el gestor Ben Carlson intenta tranquilizar apuntando que en 12 de los últimos 14 periodos en que la FED ha puesto en marcha un proceso sostenido de subida de tipos, el S&P 500 ha ganado. Es más, según sus datos, la subida media de estas subidas ha sido de un 20%, frente al 2% d los bonos.

Es más, el S&P 500 subió un 7,6% el año siguiente y un 10% anual en los tres años que siguen al alza de tipos.



Sin embargo, Carlson advierte que “los mercados no tienen por qué reaccionar de la misma manera en cada ocasión. Pero hay muchos inversores que tienen claro que los mercados de renta variable y renta fija van a morir cuando la FED suba tipos y los datos históricos no sustentan ese argumento”, explica.

“Sólo en dos periodos de los catorce desde 1958 y el peor corresponde a uno de los peores bear markets de todos los tiempos, -1973-1974-.

Subidas tipos a largo


También explica que la renta fija perdió la mitad de las vences, “lo que tiene sentido que el precio de los bonos y los tipos de interés están inversamente relacionados. Eso es por lo que los inversores de renta fija se han estado preparando para una subida de tipos en cualquier momento, incluso cuando aún no se ha producido”, explica.

Asegura Carlson también que se han producido algunos periodos históricos justo después de que finalizara la subida de tipos. Los tipos tocaron máximos justo antes de Black Monday de 1987 y también al principio del bear market del año 2000-2002. “Y la subida de tipos de 2007 justo terminó antes de que las cosas comenzaran a ponerse interesantes antes de la última crisis”, relata Carlson.

Si quiere recibir alertas cuando estos índices cambien de ciclo bursátil, pinche aquí