Antonio J. Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles, hace balance de los 10 años de la compañía en bolsa.
 
¿Qué balance hace de estos 10 años en bolsa de BME?
Son muchos años y han coincido con la crisis financiera y todas las repercusiones que ésta ha tenido y que han dominado esta década. En este territorio se ha percibido que el modelo de financiación imperante en el mundo tenía un componente de deuda excesivo y no sostenible y esto ha introducido factores de enseñanza que van empujando en la dirección de corregir ese exceso de deuda.

La financiación bancaria, sobre todo en algunos países de Europa, especialmente en nuestro país, tiene también un componente excesivo y ahora se está iniciando una corrección de ese exceso, dando lugar al nacimiento de mecanismos alternativos en los mercados, como los mercados alternativos de renta fija y variable.

Las empresas españolas se han dado cuenta de la situación en la que estaban y de las oportunidades sustanciosas que les ofrecía el mercado para poder financiarse adecuadamente y para corregir el exceso de deuda en sus balances. Esto ha dado como resultado que la financiación a través de la bolsa ha sido la más importante en el mundo en estos 10 años, con una cifra que, entre ampliaciones de capital y salidas a bolsa alcanza los 465.000 millones de dólares. Es una cifra espectacular para un país medio como el nuestro y que nos tiene que llevar a pensar en las capacidades que tenemos y nosotros tenemos la satisfacción de haber puesto a disposición de las empresas lo que el mercado podría ofrecer.
 
En estos 10 años BME ha creado plataformas de financiación a través de renta fija, de renta variable y ahora ¿van a lanzar la plataforma de contratación de fondos de inversión próximamente?
Creemos que hay una oportunidad de mejorar y optimizar lo que ya existe en nuestro país y ser competitivos haciendo las cosas que sabemos hacer. Espero que los temas tecnológicos, que ya están resueltos, como los temas normativos, que no deben ser una dificultad, se resuelvan pronto y dentro del año estemos trabajando con esta plataforma de fondos.
 
Pese a las posibles inversiones que hayan tenido que derivar a la implementación de nuevas tecnologías para estos negocios, BME sigue destinando el 97% de su beneficio a dividendos. ¿Seguirán con esta política de altos dividendos?
El tener un payout elevado ha sido una de nuestras políticas, ya que el tipo de estrategia que hemos seguido para las inversiones en tecnología, así como la toma de participaciones en compañías, no han requerido esfuerzos financieros que debilitaran nuestra posición de liquidez y han permitido seguir atendiendo a los accionistas con un payout muy alto. El resultado es muy satisfactorio para los inversores, pues quien invirtiera desde nuestra salida a bolsa ha obtenido un retorno total (TSR) del 115%. En estos años hemos repartido más de 1.500 millones de euros en dividendos.  Nuestra idea es seguir en esta pauta.

A lo largo de este tiempo se ha rumoreado mucho sobre que BME podría fusionarse con otra operadora. ¿Se ven formando parte de un gran grupo de operadoras en el futuro?
Tenemos amplias relaciones con todos los mercados del mundo y siempre estamos atentos a cualquier alternativa que fuese consistente con nuestra filosofía, lo que representa nuestra compañías para el mercado financiero español y lo que pueda interesar a nuestros accionistas. Hasta ahora nos hemos mantenido independientes porque no hemos visto esa situación en la que clarísimamente fuera positivo para nosotros, al contrario, hemos visto que habría dificultades. Hasta ahora el tiempo nos ha dado la razón, pues somos el referente en cuanto a retornos de capital, eficiencia, cobertura de los costes con ingresos no derivados de la contratación que nos cubren más de un 117% los costes… pero siempre estamos atentos a posibles operaciones.

Hay que ser conscientes de que al final las fusiones conllevan serios desgastes en los equipos, problemas regulatorios complejos con las autorizaciones, etc, por lo que son pasos que hay que medir muy bien y nosotros aún no hemos encontrado el acicate, pensando en nuestros accionistas y en el sistema financiero español.

¿Sería un buen regalo de décimo aniversario regresar al Ibex 35, ya que el CAT se reúne a finales de este mes?
Eso no depende de nosotros, son normas públicas y hay ciertos temas de análisis de datos que corresponden al comité del Ibex 35, un organismo que han demostrado su independencia, de hecho, a nosotros nos sacaron del índice cuando nos tenían que sacar y, de momento, nos mantienen ahí fuera. Lo que sí es muy agradable para nosotros es que vengan más y más compañías al mercado y que sean importantes y, si hay que estar fuera porque hay empresas mejores, pues no pasa nada, aunque sí que nos gustaría estar.
 
¿Cuáles son sus deseos para los próximos años?
Por nuestra parte, seguir trabajando, pues tenemos buenas líneas de acción y estratégicas y una de esas líneas estratégicas se apoya en que los sistemas de financiación alternativa sean más considerados y crezcan, especialmente en los países de gran dependencia de la financiación bancaria. Este es un vector de fuerza en el que se va a apoyar nuestro negocio para tener más capital y menos  deuda.