El EuroStoxx
también está dentro de un lateral desde el 20 de octubre, moviéndose entre los 3.000-3.100 puntos. Ahora está en la parte baja y, si acompañan los índices estadounidenses, que son los que mandan, es probable que volvamos a máximos de aquí a final de año.

Si el Ibex 35 apoya en el 9.600 y sube, tiene que ir de la mano de BBVA y Santander. En concreto,  BBVA, después de la subida superior al 50% que experimentó en verano desde los 6,10 euros, ha tenido una corrección pequeña para apoyarse en 8,20-8,24 euros. Después de este pequeño impulso podría tener un impulso a la parte alta (9,33 euros) que coincidiría con el Ibex 35 en 10.050 puntos.

Banco Santander, por su parte, tiene la misma figura desde este verano, con una caída sin profundidad. Por lo tanto, es probable que los grandes bancos y el Ibex 35 vayan a máximos de aquí a final de año.

Bankinter rompió el lateral en el que venía moviéndose al superar 4,70 euros, sin embargo, la ruptura no fue convincente y se ha vuelto a meter por debajo. No obstante, sigue siendo alcista, por lo que si se está dentro, se pueden mantener posiciones. En caso de que rompa con contundencia los 4,70-4,80 euros podría seguir con el camino alcista hasta los 5,30 euros.

Sacyr lo está haciendo bastante bien y se ha recuperado de la corrección que experimentó a finales de octubre y que fue de bastante profundidad (de 4,20 a 3,20 euros). Ahora creo que podría volver a 4,20 euros.

Si el Ibex 35 consigue aguantar los 9.600 puntos y va a buscar máximos anuales, Telefónica, como BBVA y Santander, debería subir. En este sentido, Telefónica tiene una corrección pequeña y puede ser una oportunidad de compra, aunque con prudencia, ya que estamos a final de año y la revalorización es importante. Desde verano subió de 9,5 a 12,5, algo menos que los bancos, pero ha roto ya una figura de vuelta y ha cerrado un hueco que tenía en 11,79. Ahora tras un canal correctivo pequeño, que podría ser una figura de bandera, podría volver a subir.