Este mes que finalizamos bursátilmente hablando hoy ha dejado dos claros ganadores, que son las acereras, acumulando subidas superiores al 20% en estas cuatro semanas y repitiendo la foto del ejercicio. En cambio, en la parte baja, no podía faltar un banco, aunque sorprende ver también a Grifols.

LOS MEJORES
ARCELORMITTAL
La acerera revalida su medalla de oro también este mes. ArcelorMittal se ha apuntado una subida cercana al 35% en julio, mientras que en el año se extiende al 80%.  Estas subidas se han producido por inercia de los inversores, que siguen confiando en la capacidad de recuperación del valor que en enero marcaba mínimos históricos, pues hasta hoy no hemos conocido sus cuentas semestrales.
 
Técnicamente ArcelorMittal se acerca a los 6 euros, un nivel clave, ya que comporta el último retroceso de Fibonacci de todo el movimiento entre los máximos de 2015 y los mínimos históricos. Si logra superar los 6 euros, su siguiente parada podría ser en 6,50. En cambio, si sigue descargando sobrecompra, podría retroceder a 5 euros (50% de Fibonacci) o incluso a 4,50 euros (38,2% de Fibonacci), por donde pasa la directriz alcista.






 
ACERINOX
Acompañando a su homóloga, se coloca en segunda posición Acerinox con una revalorización mensual del 23%. También repite segunda posición en el cómputo anual, en el que sube más de un 30%. Precisamente el último empujón alcista lo experimentó ayer, cotizando los resultaos presentados en el after hours. Acerinox redujo un 86,4% su beneficio semestral, pero en el segundo trimestre volvió a beneficios.
 
Técnicamente Acerinox y ArcelorMittal comparten fotografía, pues Acerinox también está atacando el retroceso de Fibonacci del 61,8%, que pasa por los 12 euros. Si logra situarse por encima, sólo le quedaría un obstáculo en 13,50 euros antes de reconquistar los máximos de 2015 en 15-15,50 euros.




 
LOS PEORES
BBVA
Hasta el cierre de la sesión de ayer BBVA se dejaba en el mes casi un 6%, mientras que en el acumulado del año pierde un 23%. BBVA ha sido penalizado arrastrado por la incertidumbre de la banca italiana, que ha arrasado con todo el sector en Europa. Sin embargo, hasta hoy los inversores no han podido cotizar sus cuentas, que ya se esperaban como unas de las peores del sector en nuestro país.
 
Técnicamente BBVA no levanta cabeza. Ni siquiera ha sido capaz de cerrar el hueco provocado el 24 de junio por el referéndum británico. Se frenó antes de hacerlo y se volvió a venir abajo, corriendo peligro aún de caer hasta mínimos anuales en los 4,68 euros. Por arriba para comenzar a confiar en BBVA tendríamos que verlo por encima de 6 euros, pues por este nivel pasa la directriz bajista que nació hace justo un año y que le ha retado a BBVA hasta un 44% de cotización a día de hoy. Pero antes de superar esta resistencia clave tiene otra en 5,50 (23,6% de Fibonacci).




 
GRIFOLS
Aunque ha sido un valor tradicionalmente estable, como demuestra que sea de los pocos que vienen de marcar máximos históricos hace unos meses, y pese a que no para de hacer máximos y mínimos crecientes desde octubre de 2014, este mes Grifols ha tropezado. El tropiezo le ha costado una caída superior al 6% y la práctica totalidad de este retroceso lo registró ayer al no convencer al mercado manteniendo los beneficios semestrales casi a la par que el año pasado.

Técnicamente Grifols presenta una tendencia alcista de muy largo plazo, pero cuando hacemos zoom al gráfico de este año, observamos que se ha metido en un canal lateral entre los 18 y los 21 euros. Dentro de este, hace dos días intentaba atacar la parte alta, pero se vino abajo dejando una tremenda vela roja ayer, por lo que no es de extrañar que visite el soporte del canal, aunque ya conllevaría la perforación de la directriz alcista que nació en octubre de hace dos años.

grifols