Anna Garofano, de activos financieros de DiverInvest EAFI, analiza las perspectivas de los mercados y las mejores oportunidades de inversión de cara a 2016. 

¿Qué comportamiento esperáis para la renta variable en 2016?
Para el año 2016 hay que hacer dos cosas:
- Ser cautos. Estamos viendo un final de año con mucha incertidumbre que puede extenderse hasta el próximo año.
- Debemos invertir en renta variable, pero ser muy selectivos porque los mercados están muy volátiles y cambiantes. Nadie se siente seguro. Además, a nivel macro y micro, debemos adecuarnos a las nuevas realidades de crecimiento y de retorno.

¿Será el año de la renta variable europea?
Decir que el 2016 va a ser el año de la RV europea quizás sea ser demasiado optimistas, aunque en comparación con la RV de EEUU, donde el S&P está en máximos históricos y el país ha alcanzado niveles de crecimiento altos con subidas de tipos a la vista, creemos que la RV europea va a tener un mejor comportamiento que la de EEUU y muchas otras a nivel global.
 
¿Qué criterios habrá que  mirar a la hora de seleccionar compañías?
Creemos que el potencial de crecimiento de la RV europea es mayor que el de la estadounidense y de otras regiones del mundo. Una vez elegido el mercado en el que queremos invertir, debemos tener en cuenta que últimamente está habiendo mucha volatilidad en los tipos de cambio. Por tanto, compañías que estén bien insuladas a estas volatilidades, son interesantes. También lo son compañías con potencial de crecimiento y que capitalicen la recuperación europea gracias a las políticas del BCE.
 
¿Alguna recomendación sectorial?
Ahora estamos recomendando una idea nicho: compañías que tengan prácticas casi monopolísticas y pricing power, pues hay un riesgo deflacionario que haga que estas empresas despunten en el nivel de negocio y de retorno, en comparación con los otros tipos de compañías. Por ejemplo, en España vemos que Endesa es una compañía afianzada en el mercado, con un pricing power muy interesante y que, si hubiera un riesgo de deflación, se vería bastante insulada con respecto a otras compañías del mercado español.

 

¿Creen que habrá caída del euro que pueda favorecer los beneficios empresariales?
La teoría económica nos sugiere que, si tenemos una política expansiva en Europa y una de subida de tipos en EEUU, tendríamos que ir hacia un fortalecimiento del dólar versus el euro. En cambio, la práctica nos indica que, cuando en la última reunión el BCE decidió ampliar la política expansiva de Draghi, el euro subió. De cara al próximo año seguimos pensando que el dólar debería fortalecerse frente al euro, aunque es verdad que la volatilidad se está incrementando. A nivel de beneficio de las compañías, las exportadoras europeas y las importadoras estadounidenses, se deberían ver beneficiadas.
 
Pronósticos para el petróleo y las energéticas
Actualmente hay demasiado riesgo geopolítico para saber hacia dónde va a ir el precio del petróleo. Lo primero que debemos hacer es diferenciar entre el precio del petróleo y la cotización de las energéticas y petroleras, pues cuando hubo la primera bajada sustancial del petróleo, la cotización de las energéticas no cayó al 50%. La razón es porque el petróleo es un bien inelástico y porque muchas de estas compañías no tuvieron que absorber directamente toda la bajada del petróleo en su margen de beneficios. Además, muchas veces esas compañías energéticas están muy diversificadas dentro de sí y tienen mucha exposición a renovables, a gas y a otras fuentes de income para ellas.

También hay que mirar la gran disparidad interna del precio break even del petróleo por compañías y por países. Por ejemplo, algunos productores de shale gas son sacados del mercado con niveles de petróleo de 70 dólares, mientras que todos los países del Golfo Pérsico podrían soportar precio de 10 dólares por barril.

El precio del petróleo ahora mismo es impredecible y está sujeto a demasiados riesgos geopolíticos  como para predecirlos. Es un mercado muy cerrado a nivel global y que tiene muchos inputs externos. Nosotros no lo recomendamos porque tiene mucho riesgo y volatilidad.