La compañía danesa Vestas, dedicada a la fabricación, venta, instalación y mantenimiento de aerogeneradores obtuvo un beneficio neto atribuido de 167 millones de euros en 2021, lo que equivale a un retroceso del 78,2% respecto del resultado contabilizado por la empresa en 2020.

De este modo, el fabricante danés de aerogeneradores ha reducido el dividendo a distribuir entre sus accionistas a 0,37 coronas danesas por título, frente a 1,69 coronas abonadas el ejercicio anterior, aunque ha mantenido la ratio de pay-out en el 30% del beneficio.

La facturación de la firma se elevó un 5,2%, hasta 15.587 millones de euros, con un crecimiento del 2,6% del negocio de soluciones energéticas, hasta 13.103 millones, mientras que el área de servicios ingresó 2.484 millones, un 20,8% más.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

De cara a 2022, Vestas espera que sus ingresos oscilen entre los 15.000 y 16.500 millones de euros, incluidos los ingresos por servicios, mientras que confía en alcanzar un margen de EBIT antes de atípicos de entre el 0% y el 4%, con inversiones totales de unos 1.000 millones de euros en 2022.

"Junto con el aumento de los precios de la energía, las interrupciones en la cadena de suministro y la inflación acelerada de los costos de las materias primas, el transporte y los componentes de las turbinas continuaron aumentando los costos a lo largo del año, lo que afectó severamente la rentabilidad", indicó Henrik Andersen, presidente y consejero delegado de Vestas.

"Dado que se espera que las interrupciones en la cadena de suministro continúen durante todo el año, 2022 será un desafío para la industria", añadió.