Cuando realice su revisión anual de las estrategias que usa para planificar su jubilación asegúrese de mirar con atención estas seis señales que le indicarán si está adoptando riesgos en su cartera.


En el momento de hacer la revisión de una cartera, mucha gente se fija en la rentabilidad.  Nosotros sugerimos ir un paso más allá y prestar atención a algunos factores de riesgo.

A continuación le presentamos seis factores que considerar y comentar con sus gestores sobre la cantidad de riesgo que está tomando al planificar su estrategia de inversión para la jubilación.

Planificación de su jubilación y acciones

¿Han subido mucho sus acciones recientemente?

Mucha gente piensa que si todas sus acciones suben mucho, su cartera es la ideal, aunque en realidad se trata de un signo que debería tomarse como una alerta. Si todas las acciones se mueven en la misma dirección, podemos estar ante una potencial señal de que usted no está muy diversificado.

La diversificación no se consigue solo por poseer más de una compañía, sino que se necesitan una gran cantidad de acciones, de varios sectores e industrias e, idealmente, incluso en muchos países. Si todas las acciones de su cartera se mueven simultáneamente, podemos suponer que todas están respondiendo igual a los mismos factores. Una cartera correctamente diversificada va a repartir las inversiones entre las mencionadas categorías que responderán a diferentes catalizadores.

Muchos inversores piensan que por poseer más de una acción ya están diversificados y, de alguna manera, eso es cierto. Pero este escenario solo aporta diversificación ante un tipo de incertidumbre: la específica de cada empresa. Aunque esta diversificación pueda protegernos  en situaciones como la que experimentó Enron, no le va a proteger de otras preocupaciones y consideraciones de más alto nivel.

Si, por ejemplo, ha comprado muchas acciones de empresas energéticas, estará diversificado frente al riesgo específico de cada compañía, pero sigue expuesto al riesgo de que el sector sufra pérdidas por una caída de los precios del petróleo, como ocurrió en junio de 2014. Si solo posee acciones de empresas españolas, puede diversificar su cartera con varias empresas e industrias. Pero aun no habrá mitigado el riesgo de que, por ejemplo, el gobierno español  apruebe leyes que puedan ir en detrimento de dichas empresas.

Reembolsos posteriores a la jubilación

¿Cuánto dinero saca de su cartera cada año? ¿podría recortar esa cantidad si tuviera que hacerlo?

Puede que esta pregunta le sorprenda por estar fuera de contexto, ya que pocas consideran las retiradas de efectivo un riesgo. Pero se trata de un tema decisivo cuando hacemos nuestra planificación para la jubilación, particularmente entre los inversores que se jubilan pronto. El principal objetivo de una cartera para la jubilación es poder financiar esos años en los que ya no estamos trabajando. El mayor riesgo al que se enfrenta durante ese tiempo los jubilados es a agotar sus activos cuando los necesite. Y las retiradas de efectivo anuales son el factor que más tensión infringe en nuestra cartera durante la jubilación.

Puede calcular la tasa de retiradas de efectivo anuales usando las herramientas online de su cuenta corriente. Es bastante sencillo organizar los extractos en su cuenta de manera que pueda ver cuánto dinero retiró el año pasado. Sume las retiradas del año pasado y luego divida esa suma por el importe de su cartera a principios de año. La cantidad resultante es su tasa de retiradas de efectivo para el ejercicio.

¿Cómo es de alta? Si trata de una suma elevada del 8%, 9%,10% podría tener un problema en un futuro inmediato, por lo que debería reducir dichas retiras. Incluso si se eleva a un nivel más manejable, 4%, 5% o 6%, debería pensar en el peor de los escenarios posibles y pensar cómo podría financiar su jubilación si tuviera que recortar esa cantidad por la mitad. Defina su plan.

Si es flexible con las retiradas de efectivo, mitiga el riesgo de agotar su cartera. Incluso aunque considere que puede prever cualquier corrección de los mercados, es sabio prepararse como si no fuese de prever dichas correcciones.

Diversificación durante la jubilación

¿Cuántas acciones de compañías individuales posee?

Seguramente se habrá dado cuenta de que este apartado no se titula “¿cuántas acciones posee? Se trata de algo intencionado, ya que muchas personas solo consideran el número de acciones que tienen en su cartera, pasando por encima el número de compañías que poseen. Si solo invierte en activos concretos (acciones, bonos, etc.), es fácil determinar cuántas compañías tiene en su cartera. Solo debe comparar sus inversiones y asegurarse de que no se repiten (por ejemplo, ¿tiene acciones y bonos de Apple?). Pero también debe mirar el porcentaje de activos que tiene en cada compañía. ¿Tiene más de un 5% de un solo emisor? De ser así, debería pensar cómo de diversificada están sus inversiones ahora mismo.

En cualquier caso, si invierte en fondos, debe preguntarse lo siguiente:

¿Cuántos fondos poseo?

¿Qué acciones hay en dicho fondos?

¿Están diversificados?

¿Se solapan el fondo A y el fondo B?

¿Posee muchos fondos cuyas compañías participadas pueden pasar del millar?

Si eso ocurre, ¿tiene una estrategia para determinar cuál es el mix ideal de sus participaciones, o usted se limita a poseer todo?

La diversificación es un acto de equilibro, no debería poner todos los huevos en la misma canasta.

¿Están diversificados sus bonos?

En nuestra experiencia, muchos inversores no tienen el mismo nivel de atención y cuidado con los bonos que con las acciones en lo que a diversificación se refiere. En general, se cree que los bonos son un activo seguro y por eso se suelen invertir grandes cantidades en pocas emisiones.

Mire a sus extractos bancarios. Si usted tiene una cartera de un millón de euros invertida en bonos (no fondos o ETFs), diversificar puede ser difícil. Después de todo, una posición de 50.000 euros en una sola posición es muy grande. Si posee 20 posiciones diferentes a ese nivel, no un número muy grande, significará que tiene el 100% de su inversión en bonos. ¿No podría invertir un porcentaje menor? ¿O unas posiciones menos elevadas? Si mantiene la cartera como la tiene, podría estar insuficientemente diversificado.

Espere lo inesperado en su jubilación

¿Incluye la planificación de su jubilación un fondo para emergencias?

Seguramente este punto le sorprenda de nuevo, ya que probablemente no identifique este aspecto como un riesgo de inversión. Sin embargo, deberían tener un fondo para emergencias en efectivo. El tamaño del fondo variará según cada situación, como la cantidad anual equivalente de retiradas. Pero tener un colchón del que echar mano con facilidad  y al que acudir en momentos de estrés en los mercados es clave. Además, saber que existe ese colchón en el que recostarse puede ayudarle a navegar en los momentos difíciles. Su fondo de emergencia no debería invertirse en activos volátiles, ya que perderían el sentido.

Mantener dinero en efectivo también tiene riesgos

¿Tiene mucha liquidez?

Algunas personas se toman el punto 5 muy seriamente y  mantiene grandes cantidades de efectivo para cuando ocurra algo poco probable. De ahí que deba comparar los aspectos positivos de contar con un fondo de emergencia, frente a los efectos negativos de tener demasiada liquidez. Deber comparas estas dos opciones a largo plazo y los efectos que tienen sobre la rentabilidad de su cartera.

También debería tener en cuenta que el efectivo no está exento de riesgo. La pérdida de poder de compra por la inflación y el coste de oportunidad de obtener una mayor rentabilidad en otras clases de activos son aspectos que debe considerar como riesgos que afectan a su dinero en efectivo. A largo plazo, tener demasiada liquidez es irremediablemente tan o más arriesgado que no tener suficiente dinero en efectivo. Algo que debe considerar siempre es si su asignación de activos total (dinero en efectivo, invertido en acciones, en bonos y en otros productos) está alineada con sus objetivos de inversión a largo plazo. Si no está seguro, tiene un problema grave y debería hablar con su asesor financiero de inmediato.

Obviamente, hay otros factores que se deben considerar al planear nuestras inversiones para la jubilación. Pero consideramos que estos puntos son un buen inicio y tenerlos en cuenta al planificar su jubilación puede ayudarle a afrontar el futuro.

Fisher Investments España es la sucursal española de Fisher Investments Europe Limited, compañía propiedad de Fisher Investments. Fisher Investments es una gestora de inversiones privada e independiente. Fisher Investments Europe delega la gestión de carteras a su empresa matriz. Este artículo refleja la opinión del equipo editorial de Fisher Investments. Dicha opinión puede cambiar en cualquier momento. Se proporciona la información sobre los mercados de valores con fines informativos. Este artículo no debe considerarse una recomendación de inversión para que compre o venda valores concretos.