Nouriel Roubini fue uno de los pocos economistas que supo ver cuáles podrían ser los efectos del pinchazo de la burbuja de las subprime, antes de que se produjera.  Es decir, fue capaz de presentir la presencia de un cisne negro, una capacidad muy poco común. El experto acaba de publicar un artículo en el que afirma que los mercados están ignorando los riesgos que subyacen en el mercado.

El experto acaba de escribir un artículo del que se hace eco el diario británico “The Guardian” en el que alerta de un exceso de complacencia de los mercados con la situación. Un problema que podría recrudecerse tras el alivio de por la victoria de Enmanuel Macron en Francia. En cualquier caso, Roubini afirma que los riesgos geopolíticos siguen prolifeando y que el problema del populismo no se va a evaporar tras la victoria de Macron.  Es más, apunta que con la salida del Reino Unido de la Unión Europea “el bloque económico podría romperse, con o sin Macron”.

Y no es el único problema. El economista señala al comportamiento de Rusia en países como los Balcanes, Ucrania o Siria. Los problemas en Oriente Medio, las relaciones entre Arabia Saudí o Irán.  Por supuesto no se olvida de la escalada de tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos.

Y a pesar de todo “los mercados globales –dice Roubini- han alcanzado nuevos máximos-. Por eso merece la pena preguntarse si los inversores están subestimando la posibilidad de que uno o más de estos conflictos pueda convertirse en una crisis más seria”.

En su opinión hay varios motivos por los que el mercado está ignorando estos riesgos políticos. En primer lugar, a pesar de las tensiones en Oriente Medio , la oferta de petróleo y gas en el mundo no está en riesgo. Eso es algo que en otros momentos como en 1979, o 1973 causó muchos problemas a la economía global y, en consecuencia, generó fuertes correcciones de los mercados.

En segundo lugar, considera que las políticas de los bancos centrales y los estados para responder a crisis como las del 11/S o la de las subprime, lo que ha hecho ha sido crear oportunidades de compra en los mercados.  “Esas políticas han provocado que las correcciones sean oportunidades de compras porque las caídas de los precios se revierten en cuestión de días o semanas”, afirma.

En tercer lugar, explica que los países en los que se producen problemas en los mercados, como Rusia o Ucrania, no son tan importantes como para afectar a Estados Unidos o los mercados financieros. “Es más, incluso a que el Reino Unido optase por un brexit duro, el país solo representa un 2% del comercio global”, señala.

Por otro lado, dice, por el momento ninguno de los problemas que se temen, como una guerra entre dos potencias, el colapso de la eurozona, políticas muy proteccionistas de Donald Trump-…..no han tenido ningún efecto sobre la economía ni la sociedad.

Con todo, el experto alerta de los problemas que tienen los mercados para poner precio a riesgos que no espera, como una escalada del conflicto con Corea y afirma “los riesgos no pueden ser calculados en términos propabilísticos”, alerta

El experto hace esta referencia justo en un día en el que los mercados se han tomado un respiro y han abandonado las subidas.  De hecho, a pesar de la victoria de Macron, en Europa solamente sube en estos momentos el selectivo británico, que hoy empieza la cuenta atrás del último mes antes de las elecciones que llevarán de nuevo a sus ciudadanos a las urnas para elegir un nuevo gobierno.