Los vaivenes monetarios en los países que se la juegan en el Mundial de Rusia añade interés al mercado de fichajes futbolístico. Los clubes europeos podrían hacerse con gangas argentinas o brasileñas gracias al efecto divisa.

La revalorización del Euro se lleva a casa el copazo frente al conjunto de las monedas de los países emergentes. Así las cosas, todos los grandes clubes de fútbol que comparten la moneda común también se ven afectados por el triunfo de la apreciación de la moneda única. En la parte baja de la tabla están todas las monedas de aquellos países que han sufrido en el año fuertes depreciaciones que oscilan entre el batacazo del -67,25% del Peso argentino hasta el -0,13 del Won surcoreano.

La marejada monetaria podría afectar mucho al culebrón negociador que protagoniza cada verano el mercado de fichajes futbolísticos abaratando o encareciendo los traspasos, de este sector que mueve anualmente unos 3.000 millones de euros sólo en Europa. Según un informe publicado por la especialista en divisas Ebury, una de las principales fuentes productoras de talento como Argentina constituirá una auténtica oportunidad para los clubes encuadrados en la zona euro, que podrían utilizar el factor tipo de cambio como elemento de negociación.

No en vano, el Peso argentino se ha devaluado de un 70% respecto del euro en el último año. De esta manera, figuras de la selección albiceleste como Franco Armani, actual portero de River Plate, o Maximiliano Mezza, centrocampista del Independiente, ambos equipos de la liga nacional argentina, podrían representar interesantes oportunidades de compra para el fútbol europeo.

Por su parte, la cinco veces campeona del mundo, Brasil, podría ver cómo el foco de las oportunidades se coloca sobre jugadores como Cassio, actual portero del Corinthias, o el defensa Pedro Geromel, que milita en las filas del Gremio de Porto Alegre. Respecto al Euro, el Real brasileño presenta en el último año un descuento del 36%.

 

 

El Rublo ruso también se ha devaluado en el último año respecto al Euro en un 15%, lo que pone haciendo más accesibles a nombres tan cotizados como el del serbio  Branislav Ivanovic, actualmente lateral derecho del Zenit de San Petesburgo. Lo mismo podría ocurrir con jugadores de países árabes como el delantero de la selección egipcia Marwan Mohse, jugador del Al Ahly, y en quien recaerá el peso como ariete de la selección nacional en ausencia del lesionado Mohamed Salah. Su posible fichaje podría beneficiarse de un ahorro del 4%, que es lo que se ha devaluado la libra egipcia en el último año. Mismo caso podría ocurrir con jugadores de las selecciones de Irán o de Arabia Saudita. Las monedas locales de estos países han caído un 36 y un 5 por ciento, respectivamente, si las comparamos con los valores que tenían frente al euro hace un año.

El 'efecto divisa' ecarecería los fichajes ingleses un 1%

Según los datos que maneja en su ranking mundial Ebury, el efecto divisa no tendría efecto en el caso de fichajes de figuras de primer nivel como Cristiano Ronaldo, Antoine Griezmann, Neymar Jr., Robert Lewandowsky o James Rodríguez, que ya militan en clubes que juegan dentro de la zona euro. Caso contrario a lo que ocurriría si algún equipo continental de los que comparten la moneda única optase por la compra de jugadores de la Premiere League inglesa. Al cambio, tendrían que abonar un 1% más que hace un año,  la ganancia de la Libra respecto al Euro en este periodo.

“En tanto que los clubes de fútbol se gestionan como empresas con presencia activa en un mercado global, resulta obvio que deben dotarse de profesionales de perfil financiero que sepan manejarse adecuadamente en el mercado de divisas. Dependiendo del momento de mercado en el que nos encontremos, su cotización puede constituir un factor que ejerza un fuerte impacto tanto en la esfera deportiva como presupuestaria de los clubes”, comenta Duarte Líbano Monteiro, director general de Ebury.

Al margen de otras consideraciones económicas (solo los derechos televisivos y la publicidad comprometida supone un negocio superior a los 2.600 millones de dólares), el Mundial  de fútbol constituye la mejor ventana de promoción y de generación de mercado para las estrellas del balón durante el mes que dura el torneo.