La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha afirmado que las medidas fiscales "excepcionales" adoptadas para combatir los altos precios de la energía se mantendrán mientras siga "la horquilla" elevada de precios.

En una rueda de prensa conjunta en la sede del Ministerio con la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, Ribera indicó que el objetivo del Gobierno es ir gestionado estas medidas "en horizontes temporales adecuados de acuerdo a cómo pueda ir evolucionando la realidad".

Así, señaló que la estrategia del Gobierno pasa por aprobar estas medidas fiscales sobre plazos temporales "muy cortos, ya que estamos en un contexto enormemente variable".

A finales del año pasado, el Gobierno amplió hasta el 30 de abril la rebaja de los impuestos incluidos en la factura de la luz que pagan todos los consumidores con el fin de paliar el efecto negativo que la subida del precio de la electricidad está causando en los ciudadanos.

En concreto, se prorrogaron hasta el 30 de abril las rebajas del 21% al 10% del IVA y del impuesto especial eléctrico del 5,11% al 0,5%, mínimo legal. No obstante, la suspensión del impuesto de generación al 7% que pagan las empresas solo se ha ampliado, por ahora, hasta el 31 de marzo.

Además, en el caso del gas natural, se aprobó limitar durante el último trimestre de este año y el primero de 2022 la subida de la tarifa regulada y evitar así que se disparara por el encarecimiento de los precios internacionales del gas natural.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Por otra parte, Ribera consideró ante la responsable energética de la UE la necesidad de adoptar "medidas extraordinarias" a nivel europeo para regular el mercado eléctrico y del gas natural ante la actual situación "excepcional", acrecentada por la crisis ante un posible conflicto en Ucrania.

"Compartimos que no es fácil, pero la actual situación sí que es justificativa de medidas excepcionales", afirmó, añadiendo que España espera que "haya medidas expresas y previstas" que puedan influir en el funcionamiento del mercado eléctrico y del gas ante el contexto existente.

SIMSON SEÑALA QUE EXISTEN MEDIDAS FISCALES "EXCEPCIONALES".

Por su parte, la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, achacó la práctica totalidad de los altos precios de la energía al impacto del gas natural y aseguró que, en este contexto, la Comisión Europea ya abrió la mano para que "de forma excepcional" los países miembros pudieran adoptar medidas fiscales "extraordinarias para amortiguar esta situación". "Pero sólo de forma excepcional y limitada", dijo.

Además, ante una posible crisis en el suministro por un recrudecimiento en la relación con Rusia, Simson indicó que se ha propuesto que los países miembros "de forma voluntaria" puedan empezar a comprar de forma conjunta gas natural para conseguir precios más competitivos.

En el caso del estallido de una crisis por una eventual invasión de Rusia a Ucrania, la comisaria europea aseguró que la Unión Europea está preparada "para la peor de las situaciones" y ya se ha puesto en contacto con países como Estados Unidos, Qatar, Noruega o Azerbaiyán para explorar la provisión adicional de gas.

A este respecto, consideró necesario que los países de la Unión Europea se preparen para afrontar la próxima campaña de calefacción y cumplan con sus obligaciones de almacenamiento de gas natural, que actualmente está regulado por normativa nacional pero que podría estudiarse que se adopte a nivel europeo.